5 soluciones para reducir la emisión de metano en ganaderías

Por: 
CONtexto ganadero
08 de Noviembre 2018
compartir
Metano en vacas, emisión de metano en ganadería, reducir emisiones de metano, CH4, vacas CH4, vacas metano, bovinos metano, Ganadería emisión GEI, emisión gases efecto invernadero, Ganadería Sostenible, ganadería sostenible Colombia, huella de carbono, gases de efecto invernadero, gases contaminantes de la ganadería, beneficios de la ganadería, efectos positivos en el medio ambiente, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
Una dieta variada con el uso de leguminosas puede ayudar a bajar la cantidad de metano que expulsan los animales. Foto: YouTube - Engormix
CONtexto ganadero presenta algunas opciones para disminuir e incluso eliminar la producción de este gas de efecto invernadero de las ganaderías, para continuar produciendo carne y leche sin afectar el medio ambiente ni la atmósfera.
 
De acuerdo con el experto Arturo Gil Pedraza, MSc en Química y PhD en Filosofía, el metano (CH4) tiene un efecto invernadero de unas 18 a 24 veces superior al del dióxido de carbono (CO2). En cambio, su vida media es 12 años en la atmósfera, comparada a los 100 años del CO2.
 
Una vaca alimentada con granos o concentrado puede emitir entre 100 y 500 lt de CH4 por día. En pastoreo, sin embargo, puede disminuirse y llegar a suprimirse por completo alimentando las vacas a solo pasto y leguminosas”, escribió.
 
En efecto, los expertos recomiendan una dieta basada en leguminosas como primera medida para eliminar la emisión de metano. Por ejemplo, esta es la recomendación de la zootecnista Ángela Mosquera, experta en nutrición animal, para reducir este gas con el manejo de la dieta. 
 
“Como las vacas son grandes productoras de metano por el proceso de fermentación en el rumen, lo primero que se debe tener en cuenta es corregir la alimentación de la vaca”, indicó. (Informe: Técnicas para mitigar la emisión de GEI en fincas ganaderas)
 
En segundo lugar, Gil Pedraza señaló que otra solución consiste en suministrar taninos para reducir el CH4 hasta en un 25 %. Asimismo, reveló que 2 universidades en Alemania y Japón desarrollaron 2 tipos de píldoras que sirven para eliminar las emisiones.
 
Como lo explicó Olga Lucía Mayorga, investigadora PhD de Agrosavia, existen compuestos en las plantas que cambian el microbioma de manera natural, o aditivos que se incluyen en el suministro diario del alimento en el animal, haciéndolo más eficiente sin modificar nada en su ambiente.
 
Al agregarse a la dieta, sirven como moduladores de los microorganismos del rumen, ayudando en la digestión lo que a su vez contribuye en la producción de leche, como también en la reducción de metano. (Lea: ¿Para qué sirven los aditivos en la alimentación de bovinos?)
 
Mosquera detalló otras soluciones, como hacer un manejo rotacional de pasturas y evitar el sobre pastoreo. O variar la alimentación, con leguminosas que contribuyen a la degradabilidad de la fibra. En clima frío, plantas como la morera o los tréboles ayudan en ese propósito.
 
También indicó que el uso de subproductos de cosecha con buenos niveles de carbohidratos solubles o tratamientos con urea y melaza en dietas de baja calidad nutricional son otra alternativa. (Lea: Ganaderos a reducir las emisiones de metano entérico de sus bovinos)
 
En 2014, un nuevo estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) demostró que un compuesto llamado 3-nitrooxypropanol era capaz de reducir la producción de metano en las ovejas.
 
David Yáñez, investigador del CSIC de la Estación Experimental del Zaidín, sostuvo para EFE que “hasta la fecha no se había descrito el mecanismo de acción de un compuesto que pudiese reducir la producción de metano en animales de manera persistente (un 30 % menos en la emisión por animal) y sin riesgos para la salud del animal o su productividad”.
 
Los resultados de este trabajo plantean la posibilidad de disminuir las emisiones de metano y contribuir a una reducción de la temperatura global, causa derivada de los gases de efecto invernadero, explica el CSIC en una nota.
 
Además, “se incrementaría la eficiencia de producción del sistema de los rumiantes al aprovechar mejor la energía ingerida a través de los alimentos, ya que la producción de metano implica una pérdida de hasta el 12 % de la energía que ingieren los animales”, apunta.