Aprenda a identificar y tratar la paraqueratosis bovina

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Septiembre 2016
compartir
Paraqueratosis, paraqueratosis en bovinos, enfermedades de la piel de los bovinos, Deficiencia de zinc provoca paraqueratosis, causas de la paraqueratosis, predisposición a la paraqueratosis, Piel de bovinos, Enfermedades de la piel de los rumiantes, Tratamientos para enfermedades de la piel en bovinos, micotoxinas, hongos, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
La paraqueratosis produce la aparición de lesiones o heridas abiertas en la piel de los bovinos. Foto: temasdezootecnia.blogspot.com.
Una predisposición en la pigmentación de la piel o una deficiencia de zinc en la nutrición puede provocar lesiones secas en la capa córnea de la epidermis, lo cual puede derivar en una paraqueratosis.
 
Giovanni Pinilla, médico veterinario, ganadero y miembro de la Asociación de Ganaderos de Ubaté, describió esta afección como un problema de la dermis en los bovinos, sobre todo en la capa córnea, que es la parte más externa de la piel.
 
La dermis se ve seriamente afectada y la paraqueratosis puede presentar estructuras cornificadas que al roce con algún objeto o con otro animal se pueden desprender y empezar a sangrar”, explicó. (Lea: ¿Cómo suministrar minerales traza para alimentar a los bovinos?)
 
Uno de los principales factores que influyen en la aparición de la enfermedad se da por la deficiencia de zinc en la alimentación de los terneros. La paraqueratosis se manifiesta con heridas abiertas en orejas, cuello, hocico, escroto y parte posterior de las patas.
 
Además de las lesiones, una falta de este mineral puede provocar retrasos en el crecimiento, decoloración del pelo, alopecia y tumefacción de tarsos y carpos. También registran menor ganancia de peso, arqueamiento y rigidez articular, e inapetencia. (Lea: 4 enfermedades que afectan la piel de los bovinos)
 
De otro lado, el médico veterinario aclaró que hay predisposición de ciertas razas a la enfermedad, sobre todo en aquellas que tienen tegumento blanco o piel blanca, pues son más susceptibles a los rayos ultravioleta.
 
En este sentido, los animales que estén en zonas más elevadas son más propensos a adquirir la paraqueratosis porque la incidencia del sol es más fuerte a medida que incrementa la altitud. (Reportaje: Tono de piel influye en precio de venta del ganado bovino)
 
“Por eso hay algunos ganaderos a los que no les gustan las vacas tan blancas o con caras blancas, porque pueden tener problemas en la piel o en los ojos. Razas de pigmentación muy blanca como las Holstein tienen más riesgo que otras como la Jersey o la Normando”, indicó Pinilla.
 
Añadió que aquellas partes blancas que empiecen a “acartonarse” y a tornarse más duras, constituyen una señal inequívoca del inicio de la paraqueratosis. Advirtió que en estos casos no tienen una buena resolución, pues los ganaderos no se percatan de las lesiones y si dejan avanzar la enfermedad, el animal puede morir.    
 
En los casos en que sangra el animal, se pueden presentar parásitos externos como las moscas y finalmente, estos bovinos terminan siendo descartados por el olor que estas lesiones avanzadas emanan”, dijo.
 
Pinilla aseguró que el olor es tan nauseabundo, que los productores prefieren sacrificar a estos animales infectados para evitar la contaminación de los parásitos que ingresan por las heridas abiertas.
 
Otro tipo de paraqueratosis se da en el rumen, debido a altas dietas en granos en ganado de ceba o vacas de ordeño. Se caracteriza por una queratinización crónica de la mucosa del rumen con algunas ulceraciones. (Lea: Piel de bovinos, clave para adaptarse al clima colombiano)
 
Los animales afectados no disminuyen su desempeño de forma drástica. No obstante, la penetración de bacterias y toxinas en la circulación, como en el caso de las lesiones en la piel, ocasiona abscesos en el hígado o laminitis, una inflamación de la lámina sensitiva de las pezuñas con edema.
 
El experto recordó que aunque no se pueden modificar las predisposiciones como el color de la piel o la altura en la cual se tienen los bovinos, una buena alimentación y un buen manejo son suficientes para prevenir la aparición de la paraqueratosis.