Nuches en bovinos, un mal que afecta la productividad

Por: 
CONtexto Ganadero
20 de Abril 2016
compartir
nuches en ganado
Los nuches son larvas que ha introducido una mosca en la piel del rumiante. Foto: www.youtube.com / CONtexto ganadero.
Los nuches aparecen en el cuerpo de los bovinos a raíz de la presencia de 2 moscas que se deben controlar en los predios para evitar que la larva invada a los rumiantes y afecte su salud y productividad.
 
La mosca doméstica se posa sobre estiércol y parasita. Luego pasa los parásitos a otra mosca hematófaga que pone en la piel del rumiante una larva. Estas son los llamados nuches que se comienzan a alimentar de la materia orgánica del bovino, lo que causa molestia y dolor, según la cantidad de ectoparásitos que se proliferen.
 
Jesús Antonio Betancourt, médico veterinario-zootecnista, con maestría en parasitología veterinaria y doctorado en ciencias veterinarias de Texas A&M University, explicó que el nuche es la larva que ha dejado una mosca en el bovino. (Lea: Estrategias para desparasitar bovinos flacos en verano)
 
“La mosca dermatobia hominis introduce en la piel la larva. El ciclo de vida de esta mosca es de 40 a 45 días en el cuerpo del animal”, manifestó el experto en parasitología.
 
Juan David Morales, médico veterinario-zootecnista, manifestó que la mosca en vuelo deposita la larva, pero antes chupa la sangre del rumiante. Como tal la larva no genera patologías pero sí las moscas y por eso el control se apunta a ellas, para evitar la presencia de los nuches y de enfermedades parasitarias en los bovinos.
 
Germán Londoño Jaramillo, profesional en Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, expuso que los nuches “causan dolor y malestar, además grandes pérdidas en leche y afecta a los animales de ceba”.
 
No obstante, Betancourt reiteró que el control de los nuches parte por un tratamiento con químicos que se untan en el bovino o por medio de algunos productos novedosos que se inyectan en el rumiante afectado y que pueden protegerlo por un periodo de 90 días. (Lea: 3 pruebas que se deben hacer para controlar parásitos en el ganado)
 
Esto debe ir de la mano de la implementación de medidas de control de malezas y material vegetal donde puede vivir la mosca que causa el mal. De igual forma, conocer las características medioambientales de la zona donde se tiene el hato, toda vez que las regiones con pisos térmicos casi desde la altura sobre nivel del mar hasta los 1.800 metros de altura son susceptibles a la presencia de estos ectoparásitos.
 
Las zonas cafeteras, los Llanos Orientales y algunas partes del Valle del Cauca son endémicas a los nuches. De acuerdo con Morales, en Tuluá, por ejemplo, los ectoparásitos han sido controlados por los ganaderos al tenerse claro que la mosca está presente allí. Lo anterior sin olvidar que las razas bos taurus y el brahman cebú son vulnerables a ella, por lo que se requiere prestar más atención a estos semovientes.
 
Jesús Antonio Betancourt recalcó que la aplicación de los químicos para atacar a los nuches se hace en intervalos entre de 30 a 45 días, lo que indica que no se puede abusar de los antiparasitarios si se quiere un control eficiente.
 
Escuche lo que dice el PhD en ciencias veterinarias