Piel de bovinos, clave para adaptarse al clima colombiano

Por: 
Sully Santos
11 de Noviembre 2014
compartir
piel de los bovinos
El tono de piel y el pelaje de los bovinos repercuten en su capacidad de adaptación a climas cálidos o fríos: CONtexto Ganadero.
La capacidad de adaptabilidad de las razas bovinas a los diferentes pisos térmicos está relacionada con su tono de piel y pelaje. Las cebú y criollas se destacan por vivir con más gusto en el trópico colombiano.
 
“Las razas cebú tienen en la piel unas glándulas sebáceas que ayudan a que soporte más el calor”, afirmó Jorge Luis Acosta Ballesta, profesional de gestión productiva y salud animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, en San Juan de Nepomuceno, Bolívar.
 
Esta ganadería doble propósito ha logrado vivir bajo las temperaturas altas de la costa norte con positivos resultados en la producción de leche y carne. 
 
Además, este ganado es más propenso a adquirir moscas atraídas por las zonas húmedas, pero al ser ganadería bos indicus también es más capaz de resistir al insecto que ataca la piel de los rumiantes. (Lea: Las 4 sarnas que atacan al ganado bovino)
 
A las zonas cálidas del país también ha llegado el girolando, cruce entre la raza holstein y la gyr, lo que indica que la herencia del cebú le ha permitido sobrevivir en regiones que jamás se hubiera contemplado. 
 
Sin embargo, las ganaderías en la costa norte utilizan la técnica de baño con rocío en los ejemplares girolando para evitar que padezca de estrés calórico, mencionó Acosta Ballesta.
 
Aunque la ganadería cebú está en la capacidad de resistir épocas de verano, se utilizan alternativas para proporcionar más confort a los animales. Los sistemas arbóreos constituyen una de las opciones más rentables para proteger su piel y de igual forma los índices de producción.
 
“Las leguminosas botan semillas que comen los animales, sirven de comida y de sombra como doble vía”, resaltó el profesional de Fedegán.
 
José Reinaldo Suárez, profesional de gestión productiva y salud animal de Fedegán en Tunja, Boyacá, dijo que en la región se tienen alturas desde los 300 hasta los 3.200 metros sobre el nivel del mar, limítrofes con los Llanos, Santander y páramos.
 
Por ello en al región se encuentran animales cebú y de razas especializadas en leche, como la holstein. Esta última se adapta con más facilidad a los 2.500 y 2.700 metros de altura sobre el nivel del mar, siendo su pelaje más abundante como condición natural que les permite resistir las temperaturas templadas y frías, mientras que las razas cebuínas tiene pelaje más corto, característica de las razas que habitan en zonas calientes y húmedas.
 
Sobre la pigmentación de las raza, Suárez indicó que los animales con tonos oscuros absorben más el calor. (Lea: Raza gyr: ideal para la producción de leche en climas cálidos)
 
José Antonio Velásquez, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Criadores de Razas Criollas y Colombianas, Asocriollo, explicó que las criollas poseen varias características que les otorgan la capacidad de adaptación a zonas húmedas y de altas temperaturas.
 
“Los criollos colombianos en su mayoría son ejemplares de pelo corto, con menos número de pelo por centímetro cuadrado de piel. Con distribución de glándulas sudoríparas en el cuerpo y comparativamente de mayor tamaño que otras razas”, describió Velázquez.
 
Manuel Blanco Rincón, director ejecutivo de la Asociación Simmental-Simbrah de Colombia, Asosimmental, explicó que entre las razas criollas colombianas solo una es de pelaje blanco y negro, como la blanco orejinegro, BON, las demás son de piel roja, lo que indica que estas últimas se adaptan con más facilidad al trópico colombiano.
 
En ese orden de ideas, añadió Blanco Rincón, el cruce entre simmental (5/8) y brahman 3(/8), origina la raza simbrah que aporta el color y el pelaje que ayudan a su adaptabilidad al trópico colombiano, más que la raza pura simmental. (Lea: El reencuentro del arquitecto Gabriel Lian con la ganadería)
 
Por ello, la raza simbrah se encuentra en el trópico bajo del país, es decir, zonas de santanderes y costa norte donde ha logrado sacar más a flote sus bondades, mientras que la simmental, especializada en leche, está en el trópico alto.
 
De esta manera, la pigmentación y el pelaje en los bovinos juegan un papel importante en la capacidad de adaptabilidad a una zona determinada, valores que les permitirán mejorar su producción de leche y carne.