Bancos forrajeros para dietas de engorde de bajo costo en estabulación

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Junio 2022
compartir
Bancos forrajeros para dietas de engorde en estabulación
Bancos forrajeros para dietas de engorde en estabulación es una solución más económica que trae niveles altos de rentabilidad. Foto: infopastosyforrajes.com

Engordar ganado estabulado con dietas de bajo costo no es fácil de conseguir en las ganaderías, pues generalmente es una actividad que implica mucha inversión. A continuación, se explica una alternativa rentable para los ganaderos.

 

Victoria Arronis y Jorge Morales en un artículo del INTA explican que esto es posible gracias a una base de bancos forrajeros, por lo que realizaron un estudio en donde se engordaron 37 toretes F1 de Brahmán x Romagnola. (Lea: Aspectos a tener en cuenta para crear un banco forrajero)

 

En esta investigación la alimentación se basó en el uso de productos de la finca y de la zona, básicamente fueron forrajeras de corte como pasto taiwan y Camerún Pennisetum purpureum, caña de azúcar, botón de oro y harina de coquito.

 

Hay que tener claro que el costo de la dieta, incluyendo otros costos fijos y variables de la operación, fue aceptablemente moderado. Por lo tanto, se analizaron resultados con la condición de los animales que presentaron dos edades y pesos diferentes al entrar al sistema estabulado, en donde un grupo estaba con una edad promedio de 22 meses y 254.3 kg de peso promedio y un segundo grupo más pequeño de 6.5 meses de edad y 183.6 kg de peso.

 

De acuerdo con los profesionales, ambos grupos se analizaron separadamente tanto en su comportamiento durante su desarrollo y engorde, como en su resultado económico para la finca.

 

“Los resultados indican diferencias en ambos casos a favor de los animales de mayor tamaño que ingresaron al engorde; días en alimentación (390 vs 509 días); ganancia diaria de peso (0.800 vs 0.580) kg; peso final de mercado (529 vs 481 kg); rentabilidad (7.57 vs 0.58%).

 

Los animales del grupo 1 fueron más eficientes en ganancia diaria de peso en 25.9% y en tiempo en engorde en un 23.4% que los del grupo 2.

 

“La conclusión que se obtiene de este resultado es que el animal ideal para engorde debe andar cerca de los 300 kg de peso corporal. En general, los animales de ambos grupos recibieron calificación AAA por edad y rendimiento en canal (59.5%). (Lea: 5 errores comunes al momento de engordar bovinos)

 

La rentabilidad general del engorde fue de 4.97% en donde el grupo de animales pequeños pudo ver afectado su rentabilidad del engorde en su totalidad con -1.5% a pesar de la pequeña rentabilidad del 4.3% que un hubiera generado el grupo más grande.

 

Un punto a destacar en la investigación es que se destaca lo mencionado por otros académicos en donde los F1 de los animales del primer grupo tuvieron unos rendimientos decrecientes que indicaron que el peso de mercado debería andar alrededor de los 481 kg, debido a que los animales más pesados reducen la rentabilidad, la cual puede hacer la diferencia entre un caso y el otro.

 

El engorde como actividad en agricultura familiar con grupos pequeños de animales de 5 a 20, es viable en el tanto, significa un ahorro por la inversión de la propia mano de obra, la cual tiene un incuestionable gran valor de conversión de tiempo disponible en dinero. (Lea: Informe: Sistemas de estabulación, ¿una apuesta arriesgada para su predio?)

 

Es por esto que la base de la alimentación la constituyen los forrajes de energía y proteína, estos tienen un precio muy bajo con respecto a los alimentos concentrados con base en granos.

 

Los bancos forrajeros de energía y proteína se constituyen en una de las mejores opciones de alimentación para rumiantes en el trópico y una forma muy eficiente para enfrentar los efectos negativos del cambio climático.