Informe: Sistemas de estabulación, ¿una apuesta arriesgada para su predio?

Por: 
CONtexto Ganadero
21 de Junio 2013
compartir
Estabulación ganadera
Mayor producción en menor tiempo, uno de los beneficios de este sistema ganadero. Foto: Foncegán.
Este método ganadero, que poco a poco se ha implementado en varios hatos del país por quienes lo consideran una gran opción, aún es resistido por muchos productores bovinos. CONtexto Ganadero habló con dos expertos en el tema.
 
Los sistemas de estabulación en la actividad ganadera consisten en mantener a los semovientes dentro de un establecimiento para que pasen allí la mayor parte de su vida, buscando obtener de ellos un incremento en sus índices de producción y un mejoramiento ostensible en la carne y leche que producen, todo esto en el menor tiempo posible.
 
El objetivo de este sistema es proporcionar cantidades adecuadas de alimento de buen valor nutritivo a las reses, para acercarse lo más que se pueda a la satisfacción de los requerimientos del animal. De esta forma también se hace posible que la res muestre todo su potencial genético en materia productiva. (Ganaderos de Boyacá realizaron Gira Técnica a la sabana de Bogotá). 
 
En la estabulación el ganado permanece confinado todo el tiempo por lo que el ejercicio físico que realiza es muy poco.
 
Por el hecho de alimentar a los animales en los comederos es necesario contar con un número importante de mano de obra capacitada en el predio. Por lo tanto, las instalaciones deben ser funcionales y prácticas para evitar el encharcamiento.
 
Para conocer más sobre los pros y contras de estos sistemas de la estabulación, CONtexto Ganadero estableció comunicación con Pedro Ferreira, de la Ganadería del Fonce, Foncegan, y con Alfonso Santana, director de la Oficina de Investigaciones Económicas de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, quienes explicaron más a fondo este tema.
 
Conozca de forma interactiva las ventajas y desventajas de los sistemas de estabulacion haciendo click en la imágen.
 
 
Planeación y organización, claves primordiales
 
Para pensar en un sistema estabulado en un hato ganadero, es necesario realizar una planeación de distintas áreas. Primero que todo en instalaciones: que sean adecuadas y para que los animales tengan buen confort. Segundo, que sean mecanizables para que el hato pueda tener varios animales en un determinado espacio y que una sola persona pueda racionar y otra llevar a cabo las funciones de aseo en el predio.
 
Estos sistemas de estabulación no pueden perder el concepto de la comida: si no la hay, estos métodos no se pueden ser viables. Nosotros, en Foncegan, le estamos añadiendo día a día lo que queremos que el ganado coma y, asimismo, lo que queremos que produzca. Debemos tener muy buena comida e importantes reservas de alimento”, señala Pedro Ferreira. (Forraje verde hidropónico: alternativa orgánica para el ganado). 
 
El problema de los concentrados y los suplementos ganaderos, es que el productor hace dependiente su ganadería a estos alimentos. El sistema estabulado necesita comida, es decir, lo que el ganadero no ocupa por área en su hato por vacas, lo tiene que utilizar para producir comida para las reses.
 
Lo que se ha demostrado es que al final el productor bovino resulta trabajando para la finca por los altos costos de los concentrados. Un ganadero puede lograr que un predio vacuno sea más eficiente dándole toda la comida del mundo a sus reses, porque la vaca es comida: come materia seca, pasto, etc., y produce leche. Pero si invierte tanto dinero en concentrados, la res sí llega a producir más leche pero el ingreso monetario deberá destinarlo al costo del concentrado”, asevera Alfonso Santana, de Fedegán.
 
Ante esto, Pedro Ferreira antepone la posición del funcionario de Fedegán y explica que en Foncegan orientan a los ganaderos para que siempre se hagan la pregunta: “a cómo sale el litro de leche”, con esto pueden hacerse una idea de las ganancias que percibirán con los sistemas de estabulación. (Kikuyo, un forraje bondadoso para la ganadería en el país). 
 
Si yo tengo un promedio de 20 litros de leche al día y me compran la leche a 1.000 pesos, son $20 mil. Ahora, si necesito 48 kilos para darle de alimento a la res y el kilo me cuesta $250, eso me saldría por $12mil. Entonces, en ese orden de ideas, la vaca se me está comiendo $12mil, pero me está dejando libres $8mil de utilidad”, agrega Ferreira.
 
La solución: producción alimenticia propia
 
Las dos partes concertaron en una posición final: los sistemas de estabulación ganadera son viables, siempre y cuando sea el mismo ganadero quien produzca alimentos como ensilaje de maíz, soya y algo de grano en su hato.
 
Lo que hemos encontrado en los estudios realizados por Fedegán, es que los ganaderos deben preocuparse por la provisión de comida, ojalá que sea producida en la misma finca. Para eso es importante, por parte del productor, analizar los suelos del predio y ver la capacidad de siembra que tiene allí”, concluyó Santana.