Cómo tratar 2 tipos de indigestión en bovinos

Por: 
CONtexto ganadero
29 de Agosto 2016
compartir
Indigestión en bovinos, indigestión por acidosis en bovinos, síntomas de la indigestión por acidosis en bovinos, indigestión por alcalosis en bovinos, síntomas de la indigestión por alcalosis en bovinos, tratamiento de la indigestión en bovinos, formas de tratar indigestión en bovinos, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Una vaca con indigestión puede presentar debilidad y postración. Foto: es.slideshare.net
Los bovinos también pueden sufrir de indigestión cuando consumen una gran cantidad de comida, que dependiendo del tipo de alimentos puede clasificarse como con acidosis o con alcalosis.
 
Indigestión con acidosis
 
Luis Antonio Cuadros Moreno, zootecnista especialista en nutrición animal, explicó que este problema digestivo se da cuando el bovino consume una gran cantidad de alimentos ricos en carbohidratos, como cereales, frutas y subproductos de la industria. (Lea: Cómo evitar la impactación del rumen en bovinos)
 
Añadió que el exceso de carbohidratos favorece la proliferación de bacterias Bacteroides sp y Streptococcus bovis, que fermentan el almidón y producen ácido láctico no volátil. Esto causa una rápida disminución del pH ruminal, con lo cual los protozoarios y la flora útil mueren, deteniendo la digestión y la síntesis de aminoácidos y vitaminas.
 
Existen 3 formas clínicas de la enfermedad, cuyos síntomas se dan de forma súbita. En la forma leve, los animales presentan atonía ruminal, anorexia, disminución de la producción de leche, deshidratación, hemoconcentración e hipertemia.
 
La siguiente forma, la grave, incluye otros síntomas como diarrea, taquicardia, dificultad para respirar y caminar, laminitis y cólico por la rumenitis. La tercera forma, la comatosa, se da con pérdida del reflejo pupilar, ceguera y postración, produciendo la muerte en cuestión de horas. (Lea: Fístula ruminal, solución a los problemas digestivos de los bovinos)
 
Para tratar los casos leves, se deben suministrar sustancias alcalinizantes como el bicarbonato de sodio o gel de hidróxido de aluminio por vía oral, acompañada de soluciones para rehidratar por vía endovenosa.
 
En cuanto a los graves, se debe agregar la rumentomía, abriendo quirúrgicamente el rumen para extraer el contenido. La acidosis se neutraliza con lactato de sodio o bicarbonato por vía endovenosa, y se suministra líquido ruminal sano por vía oral.
 
Indigestión por alcalosis
 
De otro lado, este malestar se caracteriza por la ingestión de elementos nitrogenados que favorecen la proliferación de E. coli y B. proteus, que utilizan nitratos y nitritos. (Lea: Funciones básicas del aparato digestivo de los bovinos)
 
En condiciones normales la concentración ruminal del amoníaco que resulta de la digestión proteica y la hidrólisis de la urea, no supera los 5-8 mg. Cuando se incrementa este nivel, las bacterias del rumen se ven afectadas y el amoníaco absorbido produce hiperamonemia que actúa sobre el sistema nervioso central, bloqueando las enzimas de la respiración y el nervio vago.
 
Los síntomas que se presentan son disminución del apetito, sed intensa, movimientos ruminales disminuidos, taquicardia, mucosas de color rojo oscuro, cese de la producción láctea, diarrea y contenido ruminal fluido, de color verde negro y olor fétido.
 
También se debe proceder a la rumentomía para extraer el contenido. Luego hay que aplicar actibacterianos como la tetraciclina y la estreptomicina por vía oral, ácido acético y líquido ruminal sano para repoblar la flora. (Galería: Así funciona el aparato digestivo de los bovinos)
 
Una forma de prevenir este padecimiento es controlar el suministro de la urea, que no puede superar el 1 % de los componentes de la ración o el 3 % de los concentrados. Así mismo, el productor debe procurar mezclar este elemento de forma homogénea con los demás ingredientes.