Funciones básicas del aparato digestivo de los bovinos

Por: 
Mayra Pallarez
16 de Agosto 2016
compartir
digestión de los bovinos, 4 estómagos de los bovinos, bacterias del rumen bovino, alimentación bovina, ingesta de pasto o forraje, boca de la vaca, faringe y esófago de la vaca, pre-estómagos del bovino, retículo, rumen, omaso, abomaso, intestino delgado de la vac, intestino grueso de la vaca, recto de la vaca, CONtexto ganadero
De las 4 cavidades que tienen los bovinos, retículo, omaso, abomaso y rumen, este último es el más importante en la digestibilidad de las vacas. Foto: Fedegán.
Los bovinos son conocidos por alimentarse de pasto o forraje. La fisiología digestiva del rumiante adquiere características particulares por su capacidad de degradar materiales que un estomago simple no podría hacer. 
 
Los principales componentes del sistema digestivo de los rumiantes son: la boca, la faringe, el esófago, los pre-estómagos (retículo, rumen y omaso), el abomaso, el intestino delgado, el intestino grueso y el recto.
 
Boca 
 
Alejandro González, médico veterinario y experto en manejo animal, explicó que las vacas son rumiantes que ingieren grandes cantidades de pasto por aproximadamente 8 o 10 horas y cuando terminan de comer y almacenar, empiezan el proceso de la rumia.  (Lea: Lengua, órgano vital para la productividad de las reses)
 
"Durante el día, un animal se puede comer lo equivalente al 10 % de su peso en forraje verde, es decir, una vaca de 500 kilos puede ingerir cerca de 50 kilos de pasto diarios", sostuvo. 
 
Así mismo vale la pena mencionar que los semovientes tienen una lengua musculosa con glándulas salivales que utilizan para enrollar el pasto y arrancarlo ayudándose de los incisivos que poseen en la parte inferior de la boca
 
Función de la salivación
 
El experto detalló que las partículas gruesas son masticadas con los dientes y luego del salivamiento (en la saliva hay una gran cantidad de bicarbonato y urea, elementos necesarios para la digestión) la comida pasa al retículo. 
 
Faringe y Esófago
 
La faringe es un pasaje común a las vías respiratorias y digestivas. El esófago es un órgano que conecta este primero con el estomago. (Lea: Fístula ruminal, solución a los problemas digestivos de los bovinos)
 
El bolo alimenticio entra al lado de la saliva a la faringe y baja al estómago por el esófago, este proceso se conoce como deglución. Cuando la comida pasa del rumen a la boca por estos mismos órganos, se denomina regurgitación.
 
Retículo – Rumen
 
Estos 2 son los primeros estómagos de los rumiantes y el contenido del retículo es mezclado con los del rumen casi continuamente lo que los convierte en una sola unidad funcional.
 
El médico veterinario agregó que cuando la vaca almacena esa comida en el rumen, empieza un proceso de mezcla, luego el bolo de alimentos es regurgitado y es allí cuando el animal lo mastica
 
González manifestó que este proceso puede tardar cerca de 6 horas y ocurre entre el compartimiento del retículo y del rumen
 
Función de la rumia 
 
"En el rumen hay un flora bacteriana que convierte la comida en ácidos grasos volátiles (acetato, propionato y butirato). En este compartimiento también se da un proceso de fermentación", sostuvo. (Lea: El rumen, motor de la digestión en los bovinos)
 
Indicó que allí los microorganismos o bacterias fermentan los carbohidratos para producir energía, gases metano y bióxido de carbón, calor y ácidos
 
Ramiro Márquez Calle, médico veterinario y zootecnista de la Universidad de Caldas y experto en nutrición bovina, explicó que esta parte del sistema digestivo de las vacas es el más elemental de toda la cadena.
 
“Si un bovino no tiene rumen, sería como un cerdo. Esta es una cámara de fermentación anaeróbica que, con sus bacterias y hongos, permite que la fibra del alimento se convierta en carbohidratos digestibles y proteína”, apuntó Márquez Calle.
 
Omaso 
 
El tercer estómago de la vaca tiene una alta capacidad de absorción que permite reciclar agua y minerales. Es un órgano de transición importante entre el rumen y el abomaso. (Lea: El ganado también sufre de acidosis, conozca cómo controlarla)
 
Abomaso
 
Alejandro González sostuvo que este comportamiento también conocido como cuajar funciona como un estómago verdadero, en donde actúan enzimas para desdoblar las proteínas y absorber nutrientes. 
 
Intestinos
 
Eduardo Aguirre, zootecnista y especialista en nutrición animal señaló que en el intestino delgado se da un proceso de absorción de agua, minerales y productos de digestión como la glucosa, aminoácidos y ácidos grasos. Apuntó que lo que no se aprovecha pasa al intestino grueso, allí se da la formación de heces, las cuales se expulsan por el recto. (Lea: Timpanismo, un trastorno digestivo de cuidado en sus reses)
 
Los expertos coinciden en que resulta fundamental conocer bien el proceso de digestión de las vacas, inspeccionar continuamente tanto la boca de las reses como los pastos en los cuales los animales realizan su pastoreo diario. Seguir esas recomendaciones, evitará que haya afectaciones en materia de sanidad y economía.