Conozca cuál es la edad recomendada para preñar una novilla primeriza

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Enero 2022
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, gestación, tiempo de gestacion de una vaca, tardanza en la gestacion de una vaca, adelanto en el parto de una vaca, parto de una vaca, preñez en novillas primerizas, tiempo de preñez novillas
No solo la edad se constituye como un criterio confiable para decidir si la vaca está lista para ser madre por primera vez. Foto: ganaderia.win

Teóricamente se ha considerado que el punto de partida del ciclo reproductivo promedia los 20 meses de edad de la hembra. Sin embargo, existen algunas características que pueden generar variaciones en este periodo.

 

En un video publicado por La Finca de Hoy se explica existen factores especiales de cada raza que ponen en entredicho la apreciación genérica anteriormente mencionado, razón por la que hay que tener muy en cuanta cuál es la edad recomendada para que una novilla quede preñada por primera vez en la finca. (Lea: Cómo saber cuánto tiempo debe haber entre partos)

 

Mauricio Hurtado Arias, expone en el video que “los ganados Bos Taurus, que son los europeos, son animales mucho más precoces en su sexualidad, pues son bovinos que a los 14 o 15 meses están presentando su primer celo”.

 

En el caso de los Bos Indicus, el experto menciona que son animales que se retardan un poco más en su edad reproductiva, lo cual genera que tengan su primer celo a los 22 o 24 meses, aproximadamente.

 

El desarrollo mismo de los animales crea brechas notorias entre esos dos grandes grupos, pues por ejemplo, al nacimiento las vacas criollas o cebuinas pesan entre los 27 y los 32 kilos, mientras que las crías de los ganados europeos registran entre los 37 y los 40 kilogramos de peso.

 

Estos son aspectos suficientes para argumentar que no solo la edad se constituye como un criterio confiable para decidir si la vaca está lista para ser madre por primera vez o no. En este aspecto se debe hacer uso de técnicas conocidas como la palpación, que ayudan a tomar esa decisión y demuestran que considerar solo la cantidad de meses que tenga el animal es algo subjetivo y muy riesgoso para el funcionamiento de la explotación ganadera.

 

En palabras de Hurtado Arias, “se encuentra con ovarios lisos porque no tienen un desarrollo óptimo para entrar en un proceso de reproducción, entonces eso conlleva a otros problemas de reproducción que afecta la rentabilidad”.

 

El experto asegura que con esto se hace más difícil que las novillas puedan ser preñada en el futuro, afectando el ingreso de dinero para el ganadero y perdiendo la inversión realizada. Esto quiere decir que se generan repercusiones realmente catastróficas para el hato sino se preñan las novillas en el momento en que se necesita.

 

Si no se hace en el momento indicado, “no dejaríamos que se desarrolle como tal el aparato reproductor del animal, lo cual implica que aparezcan problemas productivos en la vida posterior del animal, pero puede llegar a pasar que estos lleguen a tener un alza inferior a la que deben de tener”. (Lea. ¿Sabe de qué dependen los cambios en el tiempo de gestación de una vaca?)

 

Realizar una preñez antes del tiempo indicado implica que los animales detengan el desarrollo de su potencial por lo que se recomienda que no se debe tener en cuenta tanto la edad, sino más bien analizar el tamaño y el peso.

 

“El animal lo vamos llevando al termino que uno quiera, esperando el tiempo. Pues si una ternera de 13 meses me entró en calor pero no tiene el peso, entonces no tengo que esperar tres calores sino muchos más. Hay ganaderos que trabajan con pesos 340-350 kg, pero hay otros que lo hacen con 380-400 kg”, menciona Hurtado Arias.

 

Esto quiere decir que el productor debe tener conocimiento de cada raza, para así guardar un equilibrio cuando se pretende hacer cruces, pues que esto puede llegar a generar consecuencias negativas.

 

“Cuando son muy jóvenes el problema está en que si utilizamos toros por monta natural con el peso corporal puede afectar y dañar a la novilla. Hay que mirar que las contexturas óseas de los animales vayan de la mano para que no existan complicaciones en el futuro”, concluye Hurtado Arias.