Conozca la composición ideal de una sal mineral para bovinos

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Septiembre 2020
compartir
Sal mineral ideal, sal mineralizada ganado, sal mineral bovino, sales minerales, composición ideal de la sal mineral, composición sal mineral ganado, fertilización, bromatología, sales ganado, nutrición animal, ganado bovino, ganadería colombia, pastos, minerales pasto, coronavirus, coronavirus Colombia, COVID-19, cuarentena, Ganadería, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Una sal mineralizada debe cumplir con los requerimientos de minerales que no ofrezcan las pasturas, por eso es importante hacer un análisis bromatólogico previo. Foto: jairoserrano.com

Según el libro Formulación de raciones para ganado de carne a pastoreo: Métodos, Modelos y Aplicaciones, la composición de un complemento nutricional para el ganado vacuno depende de la cantidad y la calidad de pastura que se va a suministrar, así como la categoría del animal y el objetivo de producción.

 

Las necesidades nutricionales de los animales son las mismas, pues incluyen energía, proteína, minerales, entre otros, pero el balanceo de una dieta para rumiantes es complejo. Aun así, el texto ofrece algunas bases para formular una sal mineral.

 

Antes que nada, la carencia mineral en rumiantes a pastoreo es frecuente en muchas regiones siendo el fósforo considerado el mineral más deficiente a nivel mundial. (Lea: Estas son las consecuencias de un desequilibrio mineral en bovinos)

 

Los suplementos minerales están formados por las sales de los minerales a suplementar (como fosfato bicálcico, óxido de magnesio, sulfato de zinc, etc.) y un vehículo saborizante (sal común, melaza deshidratada, harina de algodón, etc.) que la hace apetecible.

 

Según McDowell, para un adecuado aporte, las mezclas minerales deben contener:

  1. Mínimo de 6 a 8% de fósforo, pero en áreas donde el forraje posee menos de 0,2 % de fósforo, es preferible un mínimo de 8 a 10 %.
  2. La relación calcio-fósforo no superior a 2:1, ya que el exceso de calcio en la dieta interfiere con la absorción gastrointestinal y la movilización ósea de fósforo.
  3. Deben aportar 50 % o más de los requerimientos de microminerales (cobalto, cobre, yodo, zinc, selenio, etc.), o el 100 % si son áreas con deficiencias confirmadas.
  4. Debe ser palatable para asegurar un adecuado consumo en relación a los requerimientos de los animales. Por ejemplo, el cloruro de sodio (sal común) es altamente palatable.
  5. Las partículas del suplemento deben ser de un tamaño adecuado para que las más pequeñas no sedimenten.

 

Para fines prácticos, al formular una sal mineral se suele presupuestar un consumo diario de sal mineral de 0,5 % del consumo total de materia seca. (Reportaje: ¿Por qué razón los bovinos consumen sal y de dónde la obtienen en Colombia?)

 

Teniendo en cuenta ese 0,5 %, para que la mezcla mineral aporte el 50 % de los requerimientos de microminerales del ganado de carne debe contener por Kg de sal mineral: cobalto (10 mg), cobre (1000 mg), yodo (50 mg), manganeso (2000 mg), selenio (10 mg) y zinc (3000 mg).