Conozca la importancia de la palpación rectal y la ultrasonografía

Por: 
CONtexto Ganadero
13 de Enero 2016
compartir
palpación rectal
Expertos recomiendan que tanto la palpación rectal como la ultrasonografía sean realizados por profesionales del área. Foto: CONtexto Ganadero.
Contrario a lo que muchos creen, la palpación es una técnica que no solo sirve para conocer si una vaca está en gestación o no, también es de gran ayuda para determinar el estado fisio-reproductivo del animal y esto se apoya con la ecografía.
 
A través de una ultrasonografía se puede determinar a qué vaca se le va a colocar el semen más costoso, dependiendo de cuales animales tengan un folículo de mayor tamaño y de mejores características el día de la inseminación artificial; asimismo se pueden identificar preñeces más tempranas, entre otras ventajas del procedimiento.  
 
Los 2 procedimientos son importantes y deben practicarse por personas con conocimiento y relacionadas con el área de la salud animal. (Lea: Preñez bovina, lo que todo ganadero quiere asegurar)
 
Con la palpación se puede determinar si ya están ciclando y están aptas para un programa de inseminación artificial. Si se tiene una hembra que parió y desde hace mucho no ha vuelto quedar preñada, con esta técnica se puede determinar que está pasando, si tiene quistes o retención de placenta u otra anomalía.
 
La palpación también es muy útil al momento de la selección de unas receptoras para transferencia de embriones, si se quiere determinar cuál es la vaca más apta de acuerdo a como se encuentra ovulando.
 
Con una ecografía es posible determinar cuál es el género de la cría que viene, entre el día 55 y 70, se puede saber si una vaca está aportando una hembra o un macho. Por ejemplo, en el caso de empresas ganaderas que solo están interesadas en conservar crías hembras, pueden vender las vacas preñadas con un macho, ahorrando así tiempo y generando flujo de caja.