Conozca una hacienda que le apuesta al heno de pasto Angleton

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Septiembre 2022
compartir
Pradera establecida con pasto angleton
La Hacienda La Virginia cambió la ceba por la producción de heno a partir de pasto angletón, lo cual les ha dado buenos resultados de rentabilidad. Foto: Captura de pantalla

La alimentación del ganado es un factor fundamental para su desarrollo, desempeño y productividad, por lo que se debe procurar el mejor pasto posible.

 

Pensando en ello fue que César Gómez, propietario de la Hacienda La Virginia, en Puerto Boyacá (Boyacá), a la margen derecha del río Magdalena, decidió pasarse de una finca que tradicionalmente ha sido de ganado de ceba para transformarla en agricultura, básicamente pastos.

 

En estos momentos Gómez tiene un proyecto de cien hectáreas para consolidar estos potreros con pasto angleton climacuna con el fin de producir y vender heno. comentó en el programa Rehagornegocios.com, .

 

Para ello se está realizando diferentes manejos agronómicos en los cuales se llevan a cabo algunas actividades diferentes durante el mes con el objetivo de producir un pasto de excelente calidad, con muy buen follaje y palatabilidad que sea ideal tanto para consumo de equinos como de bovinos.

 

En estos momentos las praderas ya se encuentran establecidas y se les está haciendo un manejo de fumigación y de arranque de malezas. (Lea: Angleton, una gramínea ideal para el trópico bajo)

 

De acuerdo con lo expuesto por Gómez el proyecto se inició hace un año pese a tener muy buenos resultados con la ceba con ganancias de peso de 1.200 a 1.300 gramos por día pero con la producción de pasto la rentabilidad es mayor. Además se ofrece un pasto con muy buen nivel de proteína.

 

Se comenzó cincelando la estructura del suelo para mejorar la parte radicular y, por tanto, la planta va a tener mejor absorción de nutrientes.

 

 

Estas son vegas del río Magdalena que son muy ricas en nitrógeno, fósforo, potasio y elementos menores, lo cual hace que las pasturas tengan muy buenas características.

 

El proyecto consta de cien hectáreas con cortes entre 60 y 90 días para tener cuatro cortes al año lo cual garantiza una buena disponibilidad del producto durante los 365 días Las pacas de heno tienen un peso entre 10 y 12 kilos y se distribuyen en toda Colombia.

 

Dependiendo del comportamiento de los precios se decide si el pasto se guarda en bodegas o se vende inmediatamente, lo cual es una ventaja que tiene la finca y es contar con un espacio para guardar el heno el tiempo que sea necesario sin que se dañe. (Lea: Recomendaciones con el pasto Angleton)

 

Después de realizado el corte se efectúa un manejo cultural a las praderas que consiste en que las malezas que se consideran competencia para el pasto se les aplica un herbicida para matarlas pero también se hacen unos controles manuales de arranque.

 

Posteriormente se realizan unas fertilizaciones foliares orgánicas porque el propósito es que todos los pastos sean producidos sin el uso de productos químicos y para ello trabajan con una empresa de Medellín que lleva más de 20 años en el mercado.

 

Se trata de entregar un producto limpio, de tal manera que no se encuentren malezas o residuos que puedan afectar el heno y por lo tanto la salud de los animales.

 

La región es rica en pluviosidad porque se encuentra cerca de la cordillera y eso permite tener un buen régimen de lluvias a lo largo del año, y el nivel freático que se maneja es alto porque se encuentra sobre el río Magdalena por lo que la tierra se mantiene húmeda.