Creerse el cuento, la clave para ser empresario ganadero

Por: 
Melanny Orozco Zabala
26 de Julio 2019
compartir
Ganadería, Ganadería colombiana, ganadería colombia, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, ganaderia negicio rentable, empresarios ganaderos, ganadería como empresa, formalidad en ganaderia, informalidad en ganaderia, organizacion en ganaderia, rentabilidad en ganaderia, Productividad ganadera, productores como empresarios ganaderos, ganaderos colombia, ganaderos
La organización de las fincas es uno de los principales elementos a tener en cuenta para un empresario ganadero. Foto: youtube.com: TvAgro - femeninorural.com - gastronomiaycia.republica.com

La tecnología, la educación, organización y el apoyo por parte del Gobierno Nacional están siendo algunas de las dificultades que encuentra el productor colombiano para poder crecer en el campo y así mismo considerarse un empresario ganadero.

 

La ganadería siempre ha sido una actividad económica importante que ha generado grandes beneficios no solo para el desarrollo y crecimiento del sector, sino que también lo ha hecho en la parte social porque sirve de base para contratación de personal. Sin embargo, en los últimos años se ha hablado mucho del sector como negocio rentable que está constituido por empresarios ganaderos.

 

El sector agropecuario en nuestro país ha ido creciendo a gran escala en los últimos años, pues hoy existen productores que han dedicado su vida a esta actividad y han logrado un crecimiento clave gracias a la dedicación y el trabajo.

 

Juan Carlos Álvarez, médico veterinario y gerente de ventas de MSD, Salud Animal, indica que la ganadería en Colombia siempre ha sido muy importante debido a que cuenta con un alto potencial, así como con recursos y capital que le han ayudado a crecer en el mundo.

 

Álvarez afirma que “Colombia tiene un potencial de producción ganadero muy importante, pues cuenta con todos los ecosistemas y los pisos térmicos que son fundamentales en esta actividad. Además tiene una capacidad de producir de forma muy eficiente gracias a sus recursos hídricos, el capital y la calidad del personal como productores, veterinarios, técnicos y todos los que trabajan en el campo”.

 

En términos geográficos, Colombia tiene una posición privilegiada por tener salida a ambos mares, así como territorios aprovechables para la ganadería, por tal razón la actividad ha crecido. Además esto se ha presentado debido a que los productores se han dedicado a capacitarse para así potencializar su negocio y volverlo más rentable.

 

Sin embargo, durante mucho tiempo el sector agropecuario se ha vuelto dependiente de muchos factores como el cambio climático, las politicas de gobierno, los ajustes empresariales que han sido unos limitantes para su crecimiento en productividad y rentabilidad. Basado en esto, las empresas ganaderas han tenido que cambiar su organización, modelo de produccón y su tiempo, para así adaptarse a nuevas necesidades del mercado.

 

La realidad

 

En palabras de Álvarez, “Colombia tiene una necesidad importante en la cultura, porque se debe transformar al productor y llevarlo por el camino del empresario ganadero, es decir, aprender acerca de administración y el manejo de la información, así como a la toma de decisiones empresariales basadas en datos precisos”. (Lea: 10 errores frecuentes de quienes empiezan en el negocio ganadero)

 

Teniendo en cuenta lo anterior, la productividad es la que más se ha visto afectada por esta falta de conocimientos e información, pues los niveles no son tan altos como se creería y para aumentarlos, el trabajador pecuario debe comenzar a cambiar varios aspectos.

 

Inicialmente se pensaría que el problema radica en que se necesita más organización para ser empresario ganadero, pero la solución no es tan sencilla. Para que un productor se convierta en empresario ganadero debe realizar un análisis del modelo de producción que está manejando, para así evaluar su rendimiento y funcionamiento en el predio.

 

Aunque parezca obvio, el tener un terreno apto para la ganadería no le garantiza a la persona considerarse ganadero y mucho menos empresario ganadero, sin embargo sí es el primer paso para convertirse en uno.

 

Muchas veces el ganadero no tiene un modelo de negocio claro, es decir, por ejemplo, en los modelos lecheros se pueden tener uno basado en producción de volumen de leche, puedes tener otro de producción de sólidos totales de la leche, otro de calidad de la leche y otro meramente de genética”, explica Álvarez.

 

Luego de saber acerca del sistema de producción, la persona debe identificar y catalogar su negocio dependiendo del tipo, por persona natural o jurídica. En Colombia la mayoría de las ganaderías están conformadas por miembros de la familia que han trabajado en el negocio durante un tiempo determinado y así lo han podido transformar y desarrollar.

 

Organización

 

Para que la ganadería colombiana comience a catalogarse como una empresa o negocio rentable, debe organizar su negocio en varias categorías:

 

- Es importante que se lleve un registro de la tierra.
- El empresario ganadero debe tener control de los costos que implica su producción, para así llevar un registro de pérdidas y ganancias en un determinado año.
- Para ser una empresa, la ganadería debe desarrollar un bienestar para las personas que laboran dentro de la explotación.
- Estos colaboradores de la empresa ganadera, necesitan de todos los requerimientos de ley como la seguridad social, de tal forma que se les garantice estar acorde con las políticas del Estado.
- Es fundamental llevar un registro de los costos y gastos en insumos y productos agrícolas que requiere el predio.
- La asistencia técnica permanente es vital en las empresas ganaderas, pues se necesita que en la finca se cumpla con los principios de bienestar animal.

 

“El hecho de forzar las vacas a tener un parto por año, de poder llevar un record adecuado de cada vaca, de tomar decisiones del diseño de un programa sanitario basado en la evidencia de cada finca y qué es lo que yo quiero que suceda más a allá de querer prevenir algo, lleva a que se genere un impacto y así se le pueda hacer un análisis a la finca”, precisa Álvarez.

 

Esta organización se puede hacer de muchas maneras, ya sea por medios manuales, en bases de datos o en software ganaderos, de tal forma que el empresario tenga la capacidad de almacenar toda su información y no solo llevar un registro, sino de tener unos datos que le sirven en la toma de decisiones para el mejoramiento de su predio. (Lea: 7 hábitos que conducen al éxito en el sector rural)

 

Los productores

 

CONtexto ganadero entrevistó a varios productores de algunas regiones de Colombia, para saber su opinión acerca de la cultura empresarial en la ganadería, por lo cual muchos consideraron que llevan organizados sus predios, pero a la vez creen que puede ser mejor si tienen mayor apoyo del gobierno en temas de tecnologías, inversión en el campo y educación.

 

Yamil Rivera, presidente de la junta directiva del Comité de Ganaderos de Caquetá, indica que “somos empresarios ganaderos porque esta actividad tiene su aspecto financiero y económico, además de una satisfacción personal y un aporte al país pues generamos empleo, bienestar y un alimento para las familias, además de la rentabilidad”.

 

De esta manera los productores organizan sus predios, para así aportar en el crecimiento de la economía del país y volver el sector más rentable.

 

El hecho de que esta actividad contrate al personal para el funcionamiento del predio, la convierte en una empresa que hace parte de las miles que conforman el sistema productivo colombiano, que ayudan al desarrollo de la población. (Lea: El futuro del negocio ganadero: La Sostenibilidad Integral)

 

Gabriel de la Ossa, presidente de Asosucre, expresa que “para ser un empresario ganadero se necesita que la persona sea organizada, técnica y administrativamente en su empresa, además de estar formalizado y que cumpla con los cánones técnicos y laborales”.

 

Esto refleja que a muchos productores en Colombia les hace falta formalizar su negocio, pues el ser ganadero implica una serie de gastos que se tributan al estado, además de los pagos de prestaciones de servicios y el cumplimiento con la ley.

 

Luis Alfonso Escobar, presidente del Comité de Ganaderos de Risaralda, asevera que “me considero un empresario ganadero porque tengo todo organizado en un software ganadero, de tal forma que tengo el control de los animales que se encuentran identificados en un programa, además en mis ganaderías contamos con una asesoría veterinaria permanente y una asistencia técnica para la reproducción y la nutrición de los animales”.

 

Los productores entrevistados llevan todos estos registros de forma manual, bases de datos y software ganaderos que le garantizan estar organizados dependiendo de las necesidades de la explotación.

 

Sin embargo no todos cuentan con este tipo de planificación, pues los principios administrativos son elementos fundamentales que hacen falta en algunas zonas de Colombia, para así poder crecer en el negocio y volverlo rentable, además de acabar con la informalidad.

 

El papel del Gobierno

 

Todos los productores consideran que para que ellos puedan crecer como empresa ganadera, deben contar con el apoyo del Gobierno Nacional en varios aspectos, “en Colombia faltan muchas cosas como tecnología, insumos, genética, mayor productividad, además de capacitaciones para el personal del campo, de tal forma que podamos convertir las fincas en empresas”, manifiesta Escobar.

 

Para esto no se debe dejar solo al productor en esta actividad, pues se le debe capacitar y brindar todas las herramientas que necesita para crecer en rentabilidad, productividad y sostenibilidad.

 

El apoyo del Estado es importante porque muchas veces al ganadero se deja solo y muchas cosas se hacen de manera informal en cuanto a pagos, a la parafiscalidad, pago de impuestos porque no se mejora las condiciones para el productor, por lo cual mucha gente no se consolida como empresa”, declara Rivera.

 

Para que formalizar la actividad ganadera como una cultura empresarial y así poder validarse como empresario ganadero, los mismos trabajadores pecuarios manifiestan que si bien ellos hacen contribuciones con el desarrollo del Estado, las políticas de Gobierno deben ser reciprocas con ellos.

 

Por su parte, De La Ossa indica que, “necesitamos que el Estado sea reciproco con unas políticas claras específicamente en los temas de créditos blandos, posibilidades de infraestructura en el campo, mejoramiento de las vías terciarias, mejoramiento en los subsidios de la energía rural y lo más importante, la educación rural”.

 

Con el cumplimiento de estas medidas, la actividad puede tomar un giro más empresarial y así se pueden cumplir con los cambios que se quieren para contribuir con la productividad mundial y convertirse en apoyo fundamental para el crecimiento global.

 

Finalmente, para que el aumento de las empresas ganaderas se presente, el productor debe creerse el cuento de su papel de empresario ganadero y comenzar a cambiar la estructura de su negocio, volviéndola más formal y organizada, de esta manera los beneficios serán en altos niveles y la productividad generará mayores ganancias.