El futuro del negocio ganadero: La Sostenibilidad Integral

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Junio 2019
compartir
Ganadería Sostenible, futuro de la ganadería, ganadería rentable, ganadería en colombia, ganadería colombiana sostenible
Es posible hacer una ganadería que genere mayores beneficios al medio ambiente, que sea de calidad, y que sea rentable económicamente. Foto: Adiosco2 - Perulactea

Este concepto hace referencia a que el negocio ganadero en Colombia tiene que enfocarse a ser sostenible, es decir, “posible” o “viable” en lo económico, en lo social y en lo ambiental.

 

De acuerdo con Juan Carlos Gómez Botero, coordinador del proyecto Ganadería Colombiana Sostenible, en muchos casos los productores del sector agropecuario de nuestro país son tradicionales y están acostumbrados a hacer las actividades del campo de una manera específica, y si les funciona, las siguen haciendo así.

 

“Con el proyecto GCS lo que buscamos es convencer al campesino de que es posible hacer una ganadería que genere mayores beneficios al medio ambiente, que sea de calidad, y que sea rentable económicamente”, explica Gómez. (Lea: Silvopastoriles permiten disminuir en 19 % los costos de producción)

 

A continuación explicaremos un poco sobre los aspectos que conforman esa integralidad:

 

1.            En lo económico. La ganadería es una actividad económica, un negocio. Es nuestro negocio y, como en todo negocio, el objetivo es la utilidad económica, la rentabilidad. Eso sigue siendo lo primero, porque quien trabaja tiene derecho a ganar dinero para su propio bienestar.

 

2.            En lo social. Pero el objetivo de ganar dinero tiene limitaciones, responsabilidades con la sociedad. La primera ellas es con la calidad de lo que producimos.

 

Pero, en términos generales y más sencillos, la ganadería, como todo negocio lícito, debe cumplir con “la Ley” en sus diferentes aspectos: en lo civil, lo comercial, lo laboral, lo tributario y, por supuesto, lo penal.

 

Es una responsabilidad muy importante que tiene que ver también con la “formalización” de las empresas ganaderas.

 

3.            En lo ambiental. Una de esas responsabilidades sociales es de tal importancia que hoy merece una atención muy especial. Es la protección de la naturaleza, la responsabilidad de producir con el mínimo impacto sobre el medio ambiente. (Lea: Efectos de los sistemas silvopastoriles en el comportamiento del ganado)

 

¿Es posible la sostenibilidad integral?

 

En otras palabras: ¿Es posible ganar dinero con la ganadería, cumpliendo con todas las normas, pagando todos los impuestos y, además, teniendo cuidado de no dañar la naturaleza?

 

La respuesta es SÍ. Sí es posible.

 

¿Cómo mejorar la rentabilidad del negocio ganadero?

 

Esa es la cuestión, la “pregunta del millón”.

 

La primera respuesta es: Mejorando “La Productividad”, es decir, haciendo más con menos, para lograr una mayor ganancia. Utilizando mejor los recursos: la tierra, el agua, los insumos.

 

¿Y cómo se mejora la productividad?

 

Ya lo dijimos: usando mejor los recursos a nuestra disposición; haciendo mejor las cosas; aplicando “Buenas Prácticas Ganaderas”. (Lea: La importancia de la asistencia técnica integral en predios ganaderos)

 

Las buenas prácticas ganaderas – BPG

 

Tienen que ver con el trabajo diario del ganadero en muchos aspectos:

 

-              La alimentación del animal (manejo de pasturas, suplementación, etc.)

-              La salud del animal (desparasitación, vacunación, tratamientos, etc.)

-              El manejo de los animales en todos los procesos (inseminación, monta estacional, castración, ordeño, transporte, etc.).

-              La administración de la empresa ganadera (registros legales, registros productivos, etc.)

 

Las Buenas Prácticas Ganaderas no caen del cielo. Son el producto de un proceso constante de investigación en ganadería, de aplicación de esa investigación en soluciones tecnológicas concretas, de su difusión a partir de procesos de Extensión, Capacitación y Asistencia Técnica, para llegar al último paso: la Innovación, es decir, la aplicación en cada una de las fincas ganaderas de esa mejor forma de hacer las cosas.

 

Entonces, ¿cómo aprendo buenas prácticas ganaderas?

 

Lo primero es la actitud del ganadero de buscar siempre una mejor forma de hacer las cosas, lo cual es posible a partir de lo que aprendemos de otros ganaderos exitosos, y también de la oferta institucional de programas de capacitación y asistencia técnica, a través de municipios, departamentos, gremios regionales y nacionales, fundaciones, empresas productoras de insumos, universidades y centros de investigación, entre otros. (Lea: Seis acciones para lograr las Buenas Prácticas Ganaderas)

 

Fuente: Cuaderno Ganadero Fedegán - FNG, primer semestre 2019.