Denuncia: 8.000 cerdos al mes ingresan ilegalmente desde Venezuela

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Septiembre 2014
compartir
Contrabando cerdos
Al país llega un cerdo desde Venezuela con un valor de $2.000 el kilo en pie, en Colombia está entre $4.800 y $5.000. Foto: Cortesía.
La denuncia la hizo Asoporcicultores, quien indicó que el daño no es solo para el productor, también para la industria y el consumidor. Tanto el gremio como el ICA hacen un llamado para que haya más apoyo en las fronteras.
 
La Asociación Colombiana de Porcicultores, Asoporcicultores, denunció que mensualmente ingresan al país 8.000 cerdos de contrabando que vienen desde Venezuela. Este es un tema que ya genera zozobra entre los criadores, ante el posible contagio de enfermedades; en la industria porque el consumidor es el primer afectado y en las autoridades de control, que señalan no tener el suficiente respaldo.
 
El gremio señaló que la situación requiere de “medidas inmediatas”, debido a que las consecuencias que genera el contrabando son difíciles de reparar. “Este flagelo contribuye a que haya exceso de oferta, además se corre el riesgo de que los animales contraigan la Peste Porcina Clásica, (PPC)”, señaló el presidente ejecutivo de Asoporcicultores, Carlos Alberto Maya Calle.
 
De acuerdo con Diego Ricardo Rojas Mórea, director del área de erradicación de PPC de Asoporcicultores, con la situación se produce una competencia desleal entre los productores porque los cerdos ingresan con un diferencial de precios muy altos, teniendo en cuenta el valor del bolívar venezolano frente al peso colombiano. (Lea: INFORME: Cuidados que usted debe tener con la carne que consume)
 
Fácilmente, puede ingresar al país un cerdo desde Venezuela con un valor de $2.000 el kilo en pie, mientras que acá está entre $4.800 y $5.000, entonces la utilidad es infinita. Eso afecta toda la cadena productiva, el estatus sanitario del país y la salubridad en los consumidores”, señaló Rojas.
 
En la actualidad el gremio viene desarrollando una labor con la Policía Fiscal y Aduanera, Polfa, con mesas de trabajo, en las cuales se estableció la identificación de los pasos fronterizos, “para nadie es un secreto que hay redes criminales detrás del contrabando que son muy difícil de controlar”, agregó Rojas Mórea. Por ello se han determinado medidas como operativos en los pasos fronterizos y en los lugares de sacrificio clandestino, “han sido eficientes, pero hace falta darle a la Polfa darle más herramientas para su trabajo”. (Lea: Casanare: sancionarán a carnicerías que no cumplan la norma)
 
“Nadie respeta al ICA”
 
Según el director del área de erradicación de PPC de Asoporcicultores, con el Instituto Colombiano Agropecuario se han llevado varias tareas con el fin de evitar el contrabando de cerdos. Sin embargo, “a pesar de que ellos son autoridad sanitaria nadie los respeta. Es muy difícil hacer un control si no hay presencia de la Policía en regiones como el Casanare, La Guajira y Norte de Santander”.
 
Por su parte, Olga Lucía Díaz Martínez, subgerente de Protección Animal del ICA, señaló que en el país hay aproximadamente 120 puestos de control, de los cuales el
90 % están en zonas de frontera, teniendo en cuenta el riesgo que representa el contrabando.
 
Lo que pasa es que el ICA, dentro de su marco sanitario, puede establecer controles y tienen que tener una participación fundamental la Dian (Dirección de Impuestos y Aduana Nacional), la Polfa y el Invima, pero si no hay una vinculación seria es imposible que el país tenga éxito con la erradicación de ese flagelo”, señaló Díaz. (Lea: “El contrabando es la peor plaga del agro colombiano”: MinAgricultura)
 
Maya recordó que en varias oportunidades se ha denunciado el contrabando de porcinos que llegan de Venezuela a Colombia, pero que desde el Gobierno nacional no se han establecido las medidas necesarias. “No se ha solucionado este grave problema que ha afectado al sector agropecuario, en general, durante los últimos años. Si no se hace nada el respecto, el programa de erradicación de PPC se podría ver afectado”, concluyó.