Destete del becerro de Lidia: entre pastos y granos

Por: 
CONtexto Ganadero
09 de Febrero 2016
compartir
destete de ternero de Lidia
Uno de los periodos más relevantes en el proceso de cría de los animales de Lidia es su destete. Foto: toroslidia.com/toro-de-lidia/las-edades-del-toro.
Los becerros de Lidia reciben comida de primera para convertirse en toros que destacarán todo su potencial genético en la plaza.
 
La dieta nutricional elegida para dar a los terneros de Lidia varía según cada finca. Lo único que no se puede descartar y que se aplica a todo negocio pecuario, es permitirles beber el calostro de su madre del que reciben inmunidad. 
 
Uno de los periodos más relevantes en el proceso de cría de los animales de Lidia es su destete. En algunas regiones inicia a los 3 meses, mientras que en Colombia se elige hacerlo hasta los 9.
 
Carlos Barbero, ganadero de toros de Lidia en Colombia, aseguró que mientras el ternero está en compañía de su madre se añade medio kilo de concentrado para reforzar su dieta nutricional. Luego se desteta a los 9 meses de edad. (Lea: 5 virtudes de la raza autócnona de Lidia)
 
El toro de Lidia vive en tierras frías, pero se puede criar primero en tierras cálidas. Así se vive en el negocio de Barbero, donde se les enseña a los becerros a comer concentrados y silo de maíz. El traslado al trópico alto lo hace hasta que el animal ha alcanzado los 13 o 14 meses de vida, periodo en el cual ha aumentado las raciones de comida.
 
“A medida que el becerro ccrece, se aumenta el concentrado y el silo de maíz”, recalcó.
 
El ternero de Lidia se purga cada 4 meses y se incluyen vitaminas en su dieta para hacerlos más fuertes y libres de parásitos.
 
La Unión de Criadores de Toros de Lidia, en España, informó en su página web que el nacimiento de los becerros se planifica y se hace coincidir con épocas del año en las que es más fácil conseguir alimento de calidad y en abundancia para que se críen y levanten con un adecuado desempeño. (Lea: ¿De qué depende el valor de toros y búfalos comerciales en Colombia?)
 
 “Los ganaderos planifican la fecha de nacimiento de los becerros (parideras), haciéndola coincidir con épocas del año en que las condiciones ambientales no son adversas, y en las que existe abundancia de recursos naturales”, indicó la Unión.
 
Luego del nacimiento del  becerro, se permite que la madre lo lama para estimular su circulación sanguínea y respiración. Momento después se pone de pie y consume el calostro de la vaca.
 
A la cuarta o quinta semana de nacido el becerro, se le permite el consumo de agua y pasturas para que desarrolle su sistema digestivo y se convierta en rumiante.
 
A la quinta semana el ternero deberá ser poligástrico, y aunque no se ha destetado, no dependerá del consumo exclusivo de la leche de su madre.
 
En las ganaderías de Lidia se realiza una práctica de emparejamiento entre las crías y las madres que consiste en identificar la casta genética en el Libro Genealógico donde queda registrado. Un médico veterinario se encarga del trabajo.
 
“Los becerros deben estar previamente identificados de forma individual con el crotal en la oreja y posteriormente con la marca a fuego”, describió la Unión de Criadores de Toros de Lidia, en España. (Lea: Criadores de toros de lidia capotean las adversidades)
 
Con el cumplimiento de las anteriores labores, el becerro se separa de la madre, para el caso de España, entre los 3 y 6 meses de edad. Al igual, entre los 7 y 11 meses de vida se hará una segunda identificación genética del animal.
 
Barbero recalcó que la genética de los Toros de Lidia es de gran valor y por eso un bovino en su edad adulto se puede comercializar por encima de los $10 millones. De ahí la importancia que tiene su cría y levante.