Criadores de toros de lidia capotean las adversidades

Por: 
Diego Castrillón Franco
12 de Septiembre 2014
compartir
Criadores toro de lidia
En el país hay 44 ganaderías dedicadas a la cría del toro de lidia. Foto: CONtexto Ganadero.
En el país hay 44 ganaderías dedicadas a la cría del toro de lidia, que si bien se vieron afectadas por la decisión de las corridas en Bogotá, siguen trabajando para que ciudades como Cali, Manizales, Medellín y Cartagena disfruten de excelentes ejemplares en la fiesta brava.
 
En 2012, el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, tomó la polémica decisión de prohibir las corridas de toros en la capital del país. La plaza la Santamaría fue cerrada, lo que obligó a suspender la temporada taurina y los amantes de este espectáculo se vieron forzados a buscar otras ciudades para disfrutar de su pasión. (Lea: El regreso de la fiesta brava y sus incidencias económicas)
 
Fuertes y decididos, como lo son los toros de lidia, sus criadores no se dejaron derrotar por esta circunstancia y antes por el contrario tomaron acciones para capotearla de la mejor manera. De inmediato, entablaron conversaciones con los encargados de estos eventos en otras ciudades del país e incluso hicieron contactos en el extranjero, de esta forma no solo no dejaron morir su actividad sino que se han convertido en protagonistas de primer en orden en todo el continente.
 
Actualmente, el país tiene 44 empresas ganaderas dedicadas a este oficio, por lo que a pesar de la salida de una plaza importante como Bogotá, que tenía 6 corridas al año, los productores no se vieron obligados a tener que comerse los toros, así lo explicó Miguel Gutiérrez, presidente de la Asociación de Criadores de Toros de lidia de Colombia, Astolco. (Lea: Corte restablece autorización para corridas de toros en Bogotá)
 
El dirigente señaló que las corridas que se realizan año tras año en ciudades como Cali, Manizales, Medellín y Cartagena, más las que se llevan a cabo en los municipios durante sus tradicionales ferias y fiestas, han sido una carta importante para que el negocio sea estable.
 
“En cada población hay una plaza de toros así sea pequeña, para que en la época de las fiestas de los pueblos se dé la corrida, en algunas zonas son 2. Son esos lugares los que aún mantienen la tradición y disfrutan de las corridas de toros”, precisó Gutiérrez, quien afirmó que los departamentos que más demandan ganado bravo en esas fechas especiales son Santander, Boyacá y Cundinamarca. (Lea: La verdad de La Santamaría, una historia de toros y no de leyes)
 
Por su parte, en diálogo con CONtexto Ganadero, Gonzalo Sanz de Santamaría, empresario y dueño de la ganadería Mondoñedo, señaló que ante el cierre de la plaza capitalina, sus animales tuvieron alta demanda en Cali y Manizales, además organizó corridas en voz de protesta en cercanías a Bogotá.
 
“Yo organicé los eventos en una población aledaña que se llama Puente Piedra que queda en Madrid, Cundinamarca, los cuales tuvieron mucho éxito y resonancia porque eran rebeldes en el sentido de que no se pudieron dar en Bogotá. Con ellas demostramos que estábamos vivos, funcionando y conservando nuestra afición”, amplió Sanz de Santamaría. (Lea: Torear es una profesión que a nadie pueden prohibir, afirma César Rincón)
 
¿Cómo se mueve el toro de lidia en Colombia?
 
El dueño de la ganadería Mondoñedo y el presidente de Astolco le revelaron a este diario algunos datos importantes que evidencian que su actividad económica no sufrió daños colaterales tras la prohibición de los toros en Bogotá, a pesar de lo mucho que lamentan que la capital esté privada de un acto tan importante como las corridas taurinas.
 
Cañaveralejo (Cali), La Monumental (Manizales), La Macarena (Medellín) y La Monumental (Cartagena), se encargan de mover cerca de 50 toros durante la temporada taurina, además de presentarles a los aficionados de la fiesta brava 4 novilladas en las que se ven cerca de 20 animales. A esto se le suman las tradicionales corridas en los pueblos, las cuales movilizan alrededor de 100 ejemplares, por lo que la cantidad total de toros oscila entre los 500 y 600, algunos de ellos de primer nivel. (Lea: La fiesta brava se politizó en Colombia)
 
“El toro que va a la plaza de primera categoría es uno más importante, grande y serio. Mientras que a la provincia desafortunadamente va mucho animal que no es de tal calidad, esto es lamentable porque ese ejemplar daña la afición, porque en esos pueblos si no ven ejemplares importantes, le restan crédito a la fiesta brava”, precisó Sanz de Santamaría.
 
 
Perú, un mercado que cree en el toro de lidia
 
Uno de los beneficios que tuvo el cierre de la plaza de todos de La Santamaría, fue que sacudió a los ganaderos, los sacó del conformismo en el que estaban y los obligó a buscar otros horizontes en favor de su economía. Fue así que se llegó a Perú, una nación interesada en los animales colombianos y que desde hace 2 años se ha convertido en una de las fuentes de ingresos más importantes para los empresarios nacionales. (Lea: El destino del toro de lidia cuando la faena concluye)
 
“La actividad pecuaria se ha fomentado, porque aparece un mercado muy interesante que es el peruano. De allí han venido muchos compradores en los últimos años con el propósito de llevarse ejemplares para dicha nación”, aseveró Miguel Gutiérrez.
 
“Encontrar un torero bueno es como hallar un James o un Falcao”: Sanz
 
Ese fue el símil con el que el experto en la materia reseñó la calidad de los diestros, ya que encontrar uno de calidad es cada vez más complicado, porque para él no solo hay que tener arte y destreza, sino que hay un elemento más importante y es el valor para enfrentar al animal. (Lea: El secreto de la crianza del toro de lidia)
 
“Sacar un torero bueno y de renombre, es como sacar un Falcao o un James, no todos los días se ven como en toda actividad. La súper estrella o el crac no nace todos los días”, precisó.
 
Actualmente el país cuenta con un torero de gran nivel y es el matador  Luis Bolívar. Este caleño de nacimiento, ya ha demostrado su talento en plazas como Las Ventas de Madrid, España; Nimes, en Francia; la Plaza México, en el país azteca, y la Santamaría en Bogotá antes de que fuera cerrada, por citar algunos lugares en donde quienes asistieron pudieron admirar su destreza con el capote y el estoque. (Lea: Colombia, epicentro mundial de los toros de lidia)
 
Los toros son una parte de nuestra historia
 
Luego de la decisión adoptada por la Corte Constitucional en la que le pidió al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, la reapertura de la plaza de toros de la Santamaría, tanto Gonzalo Sanz de Santamaría como Miguel Gutiérrez, señalaron que la fiesta brava hace parte de la historia, tradición y cultura del país, por lo que esperan con ansias el regreso de la tauromaquia a la capital.
 
“No hay mal que por bien no venga, lo que ocurrió en la capital nos hizo abrir los ojos, porque estábamos adormilados en nuestros laureles y nos dimos cuenta que era necesario trabajar más en pro de la fiesta, para fomentar la afición y blindarnos en la parte legal. Personalmente, todo este tema ha sido positivo porque nos ha despertado de un letargo”, apuntó el empresario de la hacienda Mondoñedo. (Lea: El destino del toro de lidia cuando la faena concluye)
 
Serán 6 meses más los que deben esperar los aficionados capitalinos para disfrutar de toros en la ciudad, en tanto las demás regiones preparan el cartel para la temporada que iniciará a finales de diciembre.