El calcio, elemento clave en las dietas a corral

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Agosto 2020
compartir
calcio, minerales, bovinos, Corral, alimentación, suplementación, vitaminas, Producción, reproducción, salud, nutrientes, ganancia de peso, conversión, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
El calcio es un elemento que no puede faltar en la alimentación del ganado y debe usarse como suplemento cuando están en corral. Foto: elcampesino.co

Los minerales y las vitaminas son nutrientes esenciales cuyas deficiencias tienen efectos negativos sobre la producción, la salud y la reproducción.

 

Los alimentos contienen varios de estos nutrientes pero por su concentración y/o disponibilidad para el animal pueden ser insuficientes para satisfacer sus requerimientos. Es por esto que su adición en las dietas resulta una herramienta nutricional necesaria para optimizar la performance animal.

 

Así lo plantean Pablo Guiroy y Luis Ignacio Vidaurreta, de Provimi, en un artículo publicado en El Clarín de Argentina, donde recuerdan que el calcio forma parte de los llamados macrominerales ya que es requerido en mayores cantidades (gramos/día) que los microminerales (mg/día). (Lea: Los requerimientos de macrominerales para el ganado bovino)

 

El calcio es el mineral más abundante en el cuerpo y cumple funciones tanto estructurales (componente de huesos y dientes) como metabólicas en diversos procesos fisiológicos (coagulación sanguínea, impulsos nerviosos, contracción muscular y cardíaca, secreción de hormonas y activación de enzimas).

 

Las carencias de calcio se asocian a problemas óseos (raquitismo y osteomalacia), a retardo en el crecimiento y a bajas en la ganancia de peso y eficiencia de conversión.

 

En general, los requerimientos de Ca están influenciados por la edad y el peso del animal. Pero en engorde a corral estos requerimientos están directamente relacionados a la ganancia de peso. Así, los animales jóvenes y los de alto crecimiento o ganancia de peso son las categorías más susceptibles a no obtener la máxima performance cuando su consumo no es adecuado.

 

Un trabajo de investigación reciente (2018) de la universidad de Nebraska (EE.UU.) reevaluó en razas de carne y con técnicas de manejo y nutrición actuales los trabajos originales de los requerimientos de calcio del bovino para etapas de crecimiento y terminación. (Lea: Estas son las consecuencias de un desequilibrio mineral en bovinos)

 

Los resultados no solo validaron como correctas las estimaciones previas, sino que remarcaron la relación directamente proporcional que existe entre ganancia diaria (especialmente ganancia de proteína) y la retención de calcio en el animal. Así, a modo de ejemplo, un animal de 350 kg que en su máxima performance durante el engorde este ganando 1,4 kg/día y consumiendo 8 kg de ración (materia seca) necesitaría 51 gramos de calcio por día, o lo equivalente a una dieta con 0.64% de calcio.

 

Los alimentos son una fuente de calcio. En general los forrajes tienen buenas concentraciones; sin embargo, hay que tener en cuenta que una baja proporción del mismo es verdaderamente disponible para el animal (20-35 % en el caso de la alfalfa). (Lea: ¿Qué tan seguro está de que sus vacas no están afectadas por la hipocalcemia?)

 

Por el contrario, los granos, el silo de maíz y los subproductos tienen bajas concentraciones de calcio (casi menospreciables en el caso de granos como el de maíz).

 

Así es que en el engorde o la recría a corral es necesario adicionar calcio a las dietas para poder cubrir los requerimientos. Es común que del total de calcio en una dieta, el 75-80 % provenga del suplemento para poder llegar a los mínimos requerimientos del animal.

 

Es por esto que el conocimiento sobre la concentración de minerales de las dietas, junto con una suplementación que permita satisfacer los requerimientos, no solo de calcio sino también de todos los macro y microminerales y las vitaminas, es la estrategia recomendada para optimizar la performance de los animales durante la recría y el engorde.