Deficiencias minerales en vacas pueden suplirse con forrajes

Por: 
CONtexto Ganadero
04 de Enero 2018
compartir
Deficiencia de minerales, disminución en la producción, estremecimientos musculares e inquietud, abortos, menor producción de leche, falta de apetito, diarrea, pelo aspero, baja fertilidad, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
Planta Llante aporta calcio, hierro, azufre, manganeso, magnesio, fósforo y potasio, entre otros minerales. Foto: buenasalud.net
Los forrajes Diente de León, Llantén, Bolsa de Pastor, Pamplina y el Cenizo, pueden suplir las deficiencias de minerales en las vacas. Aportan calcio, hierro, azufre, manganeso, magnesio, fósforo y potasio, entre otros.
 
Ponga atención a los minerales que suministra a su ganado de lechería. Las deficiencias o desequilibrios de los mismos pueden ocasionar disminución en la producción, trastornos reproductivos y metabólicos, que afectan negativamente la productividad del animal.
 
Así lo menciona vistaalegrebaserria.com portal de España especializado en ganadería lechera, que afirma que los minerales son necesarios en la formación de células para el funcionamiento de los órganos de los bovinos.
 
Según este sitio web las vacas lecheras tienen necesidades macro y micro minerales. Las primeras son las que requieren mayores cuantías y es el caso del Calcio (Ca), Fósforo (P), Magnesio (Mg), Sodio (Na), Cloro (Cl), Potasio (K) y Azufre (S). (Lea: Los nutrientes minerales que requiere la vaca en el periparto)
 
Las segundas son las que requiere pero en menores cuantías: Cobalto (Co), Cobre (Cu), Yodo (I), Hierro (Fe), Manganeso (Mn), Selenio (Se) y Zinc (Zn).
Considera que para las vacas lecheras, los macro minerales de mayor importancia son: el cloruro de sodio, calcio, fósforo, magnesio y azufre.
 
Las deficiencias
 
vistaalegrebaserria.com informa que el calcio y el fósforo actúan junto con la vitamina D en la formación de los huesos.
 
La baja presencia de magnesio -más conocida como hipomagnesemia o tetania de los pastos- ocasiona la disminución en la producción, estremecimientos musculares e inquietud en las vacas.
 
Por su parte la deficiencia de Sodio genera falta de apetito y la consiguiente pérdida de peso por deshidratación y diminución en la producción.
 
Agrega que el cobre actúa en dos procesos metabólicos, el primero es el catabolismo que libera energía y el segundo, el anabolismo, que utiliza dicha energía para crear proteínas. Viene al caso decir, que cuando hay déficit de cobre, los animales presentan pelo áspero, mala condición y presencia de diarrea.
 
“El Cobalto es parte esencial de la vitamina B12 y en caso de deficiencia el crecimiento y la producción disminuyen”, sostiene.
 
El Yodo interviene en el crecimiento al formar parte de la hormona tiroidea. Tiene influencia sobre la producción de leche y su insuficiencia causa bocio (aumento del tamaño de la glándula tiroides), abortos o crías débiles. (Lea: Importancia de los minerales en el ganado lechero)
 
El Selenio es importante en el proceso de reproducción y junto con la vitamina E, evitan la formación de músculo blando. “La deficiencia de selenio causa bajas tasas de fertilidad”, enuncia.
 
Considera que la vaca debe recibir a diario 30 gramos de Calcio, 20 de Fosforo, 12 de Sodio y 15 gramos de Magnesio. Igualmente indica que para producir un litro de leche se requiere 2.5 gramos de Calcio, 2 de Fosforo, 0.8 de Sodio y 0.6 de Magnesio.
 
Usar plantas  
 
Aconseja establecer las deficiencias de los minerales y suplirlas con determinadas especies de plantas.
 
Dice que las leguminosas ayudan a equilibrar algunas lagunas de las gramíneas. “El trébol blanco por ejemplo, tiene un mayor contenido en selenio”, asegura.
 
Se pueden utilizar otras especies que también ayudan a balancear la necesidad de minerales. El Diente de León, el Llantén, Bolsa de Pastor, Pamplina y el Cenizo, aporta calcio, hierro, azufre, manganeso, magnesio, fósforo y potasio, entre otros minerales. (Lea: 7 recomendaciones para nutrir mejor a vacas lecheras del altiplano)