En Guaviare la apuestan a los sistemas silvopastoriles para contrarrestar la deforestación

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Diciembre 2022
compartir
Ganado en Guaviare
Un proyecto de ganadería con sistemas silvopastoriles se viene implementando con pequeños productores en municipios PDET del Guaviare. Foto: colombiasostenible.gov.co

En Calamar, El Retorno y San José del Guaviare (Guaviare), municipios PDET (Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial) con alta incidencia por deforestación y conflicto armado en el país, le apuestan a los sistemas silvopastoriles para la reconversión.

 

Se trata de un grupo de 149 pequeños productores campesinos, entre ellos 36 mujeres, que decidieron implementar un proceso de reconversión del suelo ganadero para el establecimiento de sistemas silvopastoriles rotacionales.

 

Para Egidio Antonio Bañol, quien desde hace más de 40 años reside en la vereda Santa Bárbara en El Retorno (Guaviare), el proyecto que califica como novedoso, ha dejado grandes beneficios, pues “con la alimentación y las calidades del potrero en corto tiempo hemos mirado el rendimiento y el provecho del ganado”.

 

La iniciativa, apoyada por el Programa Colombia Sostenible, fomenta la planificación predial, incentiva el uso adecuado del suelo y promueve buenas prácticas ganaderas, consiguiendo elevar los volúmenes de producción de leche de 3,5 a 5,8 litros/vaca/día. Adicionalmente, se genera ganancia en el peso del ganado en pie, lo cual se convierte en una alternativa productiva sostenible y rentable para las familias beneficiarias. (Lea: El futuro de la ganadería del Guaviare)

 

En esta intervención el Programa Colombia Sostenible liderado por el Fondo Colombia en Paz invierte $1.331 millones, los cuales se complementan con una contrapartida local por $3.491 millones, incluyendo aportes del proyecto Caminemos Territorios Sostenibles financiado por la Unión Europea con recursos del Fondo Europeo para la Paz.

 

Estos recursos económicos se reflejan en acompañamiento técnico integral para el establecimiento de los sistemas silvopastoriles rotacionales en las fincas de los beneficiarios; la siembra de árboles forrajeros que funcionan como cercas vivas o bosques lineales para mejorar el bienestar y la alimentación del ganado; y la puesta en funcionamiento de acueductos ganaderos que disminuyen el riesgo de contaminación de las fuentes hídricas de la zona, entre otros.

 

“Hemos recibido tanque bebedero, manguera, tubos, postes en madera, aisladores y todos los implementos para el fortalecimiento de nuestra parcela y para mejorar las condiciones del ganado”, sostuvo María Alcira Sandoval, una de las beneficiarias del proyecto, citada en una nota del Programa.

 

Por su parte Rubeiro Bañol, también beneficiario, manifestó que el sistema silvopastoril “es muy bueno porque aumentó el peso del ganado en un promedio de 400 a 500 gramos por día en crías; además, ya no necesitamos que el ganado vaya a buscar el agua porque la estamos llevando directamente al potrero”.

 

El componente ambiental de la iniciativa contempla la restauración de áreas degradadas a través de la siembra de 84.930 árboles forrajeros, es decir “plantas arbustivas, leguminosas y material forestal que en unos 12 a 18 meses podrá ser aprovechado como alimentación directa de los animales”, explicó Javier Osman, Profesional productivo y de medio ambiente en ONF Andina, entidad ejecutora del proyecto. (Lea: Ganaderos del Guaviare diversifican su actividad y cuidan el ambiente)

 

Para Nelson Galindo, residente de la vereda La Marina en El Retorno (Guaviare), el proceso ha sido de gran beneficio porque “hemos recuperado parte del bosque sembrando árboles, adecuando nuestros potreros; y eso es algo importantísimo para mejorar las condiciones agroambientales de la zona”.

 

En términos generales, con esta intervención se fortalece la capacidad instalada y las capacidades técnicas, financieras y de comercialización tanto en las organizaciones vinculadas (asociaciones beneficiarias Asoproagu y Aproleg) como en los productores participantes.

 

“Hoy le agradezco a todos los que hacen posible este proyecto; gracias por esta oportunidad porque hoy miro que hay más rentabilidad, más recursos para nuestras familias; y la verdad, antes lo que hacíamos era un daño al medio ambiente, pero hoy sabemos que se puede trabajar sin necesidad de esto”, puntualizó Arcadio Daza Castañeda, beneficiario de la iniciativa.