Enfermedad articular degenerativa en bovinos, de qué se trata

Por: 
CONtexto ganadero
29 de Septiembre 2022
compartir
enfermedad articular degenerativa en bovinos
La enfermedad articular degenerativa en bovinos generalmente se presenta en vacas adultas de raza Holstein y Jersey. Foto: clinicaveterinarialaasuncion.com

Al igual que otras especies, los bovinos también sufren de la enfermedad articular degenerativa que suelen presentarse con mayor incidencia en vacas adultas de razas Holstein y Jersey. Conozca más detalles.

 

Conocida por sus siglas como EAD, la enfermedad articular degenerativa de las articulaciones femorotibiorotulianas ocurre en las razas mencionadas, pero también en algunos bovinos de sistemas cárnicas como o menciona Carlos Schild, Darío Caffarena, Flanklin Riet y Federico Giannitti en un artículo investigativo. (Lea: Artritis en bovinos: causas, síntomas y tratamiento)

 

Aunque se desconoce la causa, se menciona una predisposición hereditaria para esta condición, pues los signos clínicos incluyen claudicación uni o bilateral, dificultad para flexionar los miembros afectados, marcha rígida, bajas en la producción, adelgazamiento progresivo y atrofia muscular.

 

Las lesiones bilaterales se asientan en la epífisis distal del fémur, epífisis proximal de la tibia, meniscos y rótula, observándose degeneración del cartílago articular que se manifiesta por opacidad, erosión, ulceración y eburnación de cartílago con exposición del hueso sub-condral, formación de osteoporisis, engrosamiento de la cápsula articular y daño en los meniscos.

 

Hay que tener claro que microscópicamente hay degeneración de la matriz de cartílago articular y necrosis de los condrocitos, fibrilación del tejido cartilaginoso y formación de placas fibrosas o calcáreas.

 

Esta artropatía también se observa en toros y vacas secundariamente a desequilibrios nutricionales, inestabilidad articular por defectos de aplomos (parados de garrones), pezuñas descuidadas o traumatismo en los ligamentos o meniscos, como consecuencia de osteocondrosis o artritis sépticas, aunque en algunos casos raramente sigue un patrón bilateral.

 

El diagnóstico antemortem requiere una correcta anamnesis y examen semiológico. Además, se pueden realizar análisis clinicopatológicos del líquido sinovial, así como estudios radiofráficos y astroscopia. La confirmación se lleva a cabo por examen radiológico, astroscopia o estudio patológico postmortem. (Lea: 70 enfermedades pueden afectar las patas del bovino)

 

Los autores de la investigación aseguran que la enfermedad articular degenerativa no es una entidad específica, sino más bien una secuela común a varias formas de daño articular, que involucran la interacción entre factores biológicos y mecánicos en el cartílago articular, hueso sub-condral y la membrana sinovial.

 

Debido a las restricciones financieras y las dificultades de realizar exámenes radiológicos en bovinos, muchos animales con claudicación son enviados al matadero antes de realizarse un diagnóstico definitivo.

 

Es por este motivo que la enfermedad articular degenerativa, ya sea primaria o secundaria, podría estar sub- diagnosticada en este tipo de animales. (Lea: Aprenda a tratar lesiones en músculos de patas traseras de sus vacas)