“Esfuerzo de Don Ignacio con la plaza, fue futurista”, Gonzalo Sanz de Santamaría

Por: 
CONtexto ganadero
12 de Febrero 2019
compartir
Aniversario 88 plaza de toros de Santamaría, inauguración en 1931, Enrique Olaya Herrera, ganadería Mondoñedo, Don Ignacio Sanz de Santamaría, tardes apoteósicas, ruedo de la Santamaría, CONtexto ganadero, noticias de ganadería bovina.
“Ver la plaza tan hermosa y altiva cumplir sus aniversarios es de gran orgullo y honor”, dijo Don Gonzalo Sanz de Santamaría. Foto: Estilo Taurino
La plaza de Santamaría cumplió 88 años de existencia. Por su ruedo han pasado los mejores exponentes del arte taurino del mundo como Palomo Linares, Pepe Cáceres, Cesar Rincón, Manolete, Luis Miguel Dominguín, El Cordobés, José Tomás, El Juli y Enrique Ponce, entre muchos más.
 
El 8 de febrero de 1931 Don Ignacio Sanz de Santamaría inauguró la monumental plaza que lleva su nombre con la temporada taurina de Bogotá y lo hizo con la presencia del Presidente de la República, Enrique Olaya Herrera y de importantes personalidades de dicha época. 
 
“La primera temporada de abono de este recinto se llevó a cabo precisamente con los toros de su propia ganadería que siempre ha llevado el nombre de Mondoñedo y además era la única de lidia que existía en el país”, dijo José Félix Lafaurie Rivera, presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán.
 
Según el dirigente, el coso taurino fue alternado en su inauguración por los toreros Manolo Martínez, Gallito de ZAFRA y Mariano Rodríguez, el exquisito.
 
Alegría y orgullo
 
“Siempre he sentido alegría y orgullo ver la plaza tan bonita e importante cumplir sus aniversarios”, dijo Don Gonzalo Sanz de Santamaría, bisnieto de Don Ignacio y quien ahora dirige la ganadería creada en 1923, Mondoñedo. (Lea: “El toro de Mondoñedo se maneja con mucho respeto”, Sanz de Santamaría)
 
Mi bisabuelo comenzó la obra en el año 1928 y luego lo agarra la crisis de 1929 y 1930 con la gran deflación mundial y se arruina.
 
“No obstante con un gran esfuerzo continua con la obra y logra inaugurarla en 1931, tiempo después pierde la plaza y toda su fortuna, lo que lo afecta moralmente y posteriormente, una neumonía le causa la muerte siendo muy joven, de 56 años”.
 
Sin embargo, mi abuelo José logra salvar la plaza. Ya estaba 100% construida en obra gris, le faltaba la fachada. Los bancos se quedan con este recinto y la iban a tumbar.
 
Entonces mi abuelo cede la plaza al Distrito, para que no la tumben y siga haciendo las temporadas taurinas y fomentando la fiesta y la afición. (Lea: El toro bravo más grande que se ha lidiado en la historia de las corridas)
 
“La Alcaldía de Bogotá se queda con ella, ya que no solamente se hacían espectáculos de toros, sino boxeo, lucha libre, basquetbol, conciertos y obras de teatro”, expresó.
 
La fachada final la termina un tío abuelo, el doctor Carlos Sanz de Santamaría, 15 años después al ser alcalde de Bogotá.
 
Para la familia siempre ver la plaza tan hermosa y altiva cumplir sus aniversarios es de gran orgullo y honor”.
 
Pese a que su construcción representó una gran ruina para la familia, la visión y el esfuerzo que hizo Don Ignacio fue algo grande y futurista. (Lea: Torear es una profesión que a nadie puede prohibir, afirma César Rincón)
 
“La ciudad de Bogotá y la afición taurina mundial siempre lo han reconocido con un cariño y agradecimiento enorme”.
 
“Desde entonces, la plaza que tiene una capacidad para 14.500 personas, ha sido el escenario de tardes apoteósicas del arte taurino y de inolvidables mano a mano. Por su ruedo han hecho sus mejores galas los toreros de los mejores carteles del mundo”, puntualizó el ganadero y empresario.