La tienta, práctica infaltable en las ganaderías de lidia

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Febrero 2015
compartir
La tienta en la ganadería de toros de lidia
A los becerros solo se les realiza la tienta con la presencia del caballo. Foto: Larepubliquedespyrenees
Esta práctica, que se realiza a los semovientes a partir de los 2 años, es la encargada de gestar la bravura en los toros. Conozca cómo se debe efectuar.
 
La tienta es una de las pruebas más importantes realizadas a los bovinos para medir su resistencia y bravura. Esta práctica procede, como otras labores del campo, de finales del siglo XIX y se generaliza desde principios del siglo XX.
 
Antonio García, productor de toros de lidia en Cundinamarca, explicó que la técnica se desarrolla en una plaza que lleva su nombre, de tientas, la cual es cuadrada o redonda y de tamaño mucho menor que la usada en la fiesta brava. (Lea: Toro de lidia, una raza de tradición)
 
La respuesta del animal al dolor, su reiteración en la embestida y su resistencia bajo el caballo le permiten al ganadero prever cuáles son las cualidades de cada semoviente”, señaló García quien recalcó que esto se hace con las hembras.
 
Asimismo, el experto señaló que por lo general el animal es tentado cuando cumple los 2 años, edad suficiente para que el ganadero logre observar las cualidades de bravura de sus semovientes hembras. (Lea: Criadores de toros de lidia capotean las adversidades)
 
Las becerras seleccionadas servirán de madres y, dependiendo de sus características, se cruzarán con los sementales previamente escogidos en la explotación. Las vacas que no sirvan, serán destinada a los frigoríficos”, precisó Antonio García.
 
Por su parte, José Luis Robayo, matador, banderillero y estoqueador colombiano, precisó que realizar esta práctica es “importantísimo” para el buen funcionamiento de una explotación dedicada a la crianza de toros de lidia. (Lea: El destino del toro de lidia cuando la faena concluye)
 
Para realizar la tienta se necesita capote, muleta, picador y el registro de cada vaca para conocer su genética. Como el productor siempre busca lo mejor para su ganadería, este ejercicio es recomendado”, añadió Robayo.
 
Los becerros no deben ser toreados jamás       
 
Los becerros también son tentados pero solo con la presencia del caballo. Es decir, nunca es usado el capote cuando se le realiza la tienta a un semoviente macho, pues no servirá para la lidia. (Lea: El secreto de la crianza del toro de lidia)
 
A los toros también se les practica la tienta, porque los ganaderos necesitan evaluar sus sementales. Además, cuando son becerros, se les practica para que tengan una idea de los encierros. Pero jamás son toreados antes de entrar a una plaza para lidia”, finalizó el matador colombiano.
 
En Colombia son varias las explotaciones dedicadas a la explotación de toros de lidia que no cuentan con un tentadero en sus predios. Para estos productores la solución está en el compañerismo del sector, pues los ganaderos que sí disponen de estas instalaciones la suelen compartir casi siempre sin costo alguno.