Torear es una profesión que a nadie pueden prohibir, afirma César Rincón

Por: 
Sully Santos
28 de Agosto 2014
compartir
entrevista a César Rincón
César Rincón, torero y ganadero colombiano, radicado en Madrid, España. Foto: www.enriqueromero.tv.
El máximo exponente del toreo en Colombia, César Rincón, visitó a los novilleros que están en huelga de hambre desde el 5 de agosto pasado en la plaza La Santamaría, para expresarles su apoyo por defender la fiesta brava, tras el cierre del escenario para uso taurino por decisión del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.
 
CONtexto ganadero aprovechó la visita de Rincón a su país natal, al cual viene cada 8 meses, para hablar sobre lo que ha representado la fiesta brava en su vida, la profesión que eligió desde niño y que siguió como un sueño.
 
Manifestó que nadie está obligado a ir a la plaza de toros y quienes acuden a ella son una minoría a la que se le debe respetar el espacio de asistir como espectador, ganadero o torero, puesto que alrededor de la fiesta brava se genera empleo, entre esos a la ganadería del toro de lidia, a la que le debe todo lo que ha conseguido en su vida. (Lea: El destino del toro de lidia cuando la faena concluye)
 
Para finalizar recalcó en decir que el alcalde Petro está coartando a los taurinos su derecho al trabajo al desconocer las leyes que amparan a los colombianos. 
 
César Rincón aceptó en días pasados ser embajador de la Red Iberoamericana de Ciudades Taurinas, por invitación del alcalde de El Puerto de Santa María.
 
La Red Iberoamericana invita a personalidades con prestigio en las artes, cultura, ciencias y política a formar parte de sus adhesiones para promocionar eventos de los que sus miembros son especialistas.
 
El nombramiento oficial como embajador será el 3 de octubre próximo en el Castillo de San Marcos, España.
 
CONtexto ganadero (CG): Usted ha dicho que el toreo no le debe gustar a todo el mundo, pero se debe respetar el espacio de las personas que lo practican y de quienes asisten como espectadores a las corridas, ¿cómo convencer al colombiano de esta idea?
 
César Rincón (CR): Aquí estamos en un Estado de Derecho, y tenemos la libertad de elegir lo que queremos hacer y queremos desarrollar como persona. Por ejemplo, yo siendo niño elegí mi profesión, y nadie me puede prohibir a mí qué es lo que realmente quería hacer o desarrollar en mi vida.
 
A nadie obligan a ir a un espectáculo taurino, van porque les gusta. En ese contexto no quiero convencer ni a unos ni a otros, simplemente me parece que es un espacio que tenemos que respetar, aunque nosotros los taurinos seamos una minoría, y la democracia se construye con las minorías para darles sus espacios como pasa en cualquier escenario o con cualquier colectivo.
 
Creemos que las minorías en la democracia están. Colombia es un país democrático que debe tener espacios para todos, y cabemos todos.
 
CG: César Rincón es la imagen más reconocida de la fiesta brava en Colombia. Triunfos por doquier en plazas nacionales e internacionales así lo avalan. Entonces, una autoridad en el mundo taurino ¿cómo le  puede hacer entender al alcalde Gustavo Petro que se debe volver a abrir la plaza de toros La Santamaría en Bogotá para que haya espectáculos alredor de la fiesta brava?
 
CR: Si el señor tiene un programa de gobierno tiene que compartirlo con todos los ciudadanos, no porque él quiera imponer o un grupo de gente imponer sus gustos tiene que pasar por encima de un colectivo como el taurino.
 
No hablo solo de profesionales, a muchos les están coartando su derecho al trabajo, su derecho a desarrollar su personalidad. Él debe tener en cuenta que nosotros somos gente y que también deberíamos de contar. Ahí está fallando al desconocer el derecho propio como ciudadanos. (Lea: La fiesta brava se politizó en Colombia)
 
Hay un monumento que se llama la plaza de toros de Santamaría que se hizo hace muchos años para ser un escenario taurino y estamos amparados dentro de la constitución. Nos ampara una ley y si él quiere desconocer las leyes, yo creo que está cometiendo un gravísimo error.
 
CG: El público asistente a las corridas de toros de diferentes partes de Colombia se ha visto disminuido porque cada vez se encuentra con más contradictores, ¿ha faltado gestión de quienes están al frente de la fiesta brava para generar más afición? y ¿qué se debe hacer para rescatarla?
 
CR: Es verdad. No solo gestión, también proyectos. Una de las cosas importantes que se debería hacer es la pedagogía. Buscas espacios en los que podamos fomentar la fiesta brava, que nos la están coartando.
 
El fomento es fundamental para nosotros, no por convencer a los antitaurinos que están en todo su derecho, pero si alguien quiere acercarse a ejercer la profesión o a ver un espectáculo, nos ha faltado pedagogía de qué es la fiesta brava.
 
Otra cosa, si no salen figuras del toreo o de cualquier profesión, y lo comparo con futbolistas, ciclistas y conmigo como torero, si no tenemos escuelas taurinas, si no está esa gran figura del toreo, la gente no se anima.
 
Estamos viendo figuras grandes del deporte como Nairo Quintana, Falcao y James Rodríguez, entre otros muchos deportistas, y cantantes también, que son los que nos mueven el corazón y las raíces para asistir a un escenario.
 
Hoy en día todo mundo está pegado de la vuelta a España, el Real Madrid y el Mónaco. Hace varios años todo el mundo estaba pegado a ver torear a César Rincón. Llegó triunfando de Europa y todas las plazas se llenaban. Qué quiere decir? Que necesitamos la formación y los escenarios para desarrollar nuestra personalidad y ejercer nuestra profesión.
 
CG: ¿A quiénes afecta que la fiesta brava se acabe?
 
CR: Cuando se cierran las plazas, los animalistas están felices, pero sufre la merma de ese ganado de la raza bovina del toro de lidia porque si no hay espectáculo taurino los ganaderos pierden contando animales, quitando vacas de vientres, porque cualquier forma de acabar una raza es quitando la madre.
 
Por proteger a un animal estamos queriendo acabar con una raza. Los que trabajan en el campo también pierden y pueden ser desplazados al no tener trabajo, tampoco darán trabajo porque si tenían 10 empleados no podrán tenerlos. (Lea: El secreto de la crianza del toro de lidia)
 
CG: Debe haber muchos niños y jóvenes que querrán ser toreros, pero ante la difícil situación que viven en Colombia, quizás no quieran seguir su sueño ¿Qué le dice a esas personas?
 
CR: Lo mas importante es perseguir los sueños, si te enamoras de algo hay que perseguirlo. Indudablemente, no quiero que la fiesta brava desaparezca porque todo lo que tengo alrededor se lo debo al toro de lidia.
 
Quiero dejar un legado mejor a ellos, el legado que yo recibí fue extraordinariamente bello y quiero luchar por el legado que les voy a dejar. Hablo en plural porque hay muchas personas que están encaminadas a eso, al derecho de llegar al escenario en el que podamos gritar un ole o una ovación a un muchacho que por su propio interés se juega la vida y está creando arte, aunque muchos aficionados no quieran aceptarlo, porque ahí se crea arte.
 
CG: ¿Qué superstición tenía César Rincón antes de salir a la plaza de toros? 
 
CR: Muchos las tienen. Yo no, pero siempre teníamos que creer en algo, yo creo en Dios y siempre entraba a la capilla.