FEDEGÁN presenta la Hoja de Ruta para la ganadería en Colombia 2022-2026

Por: 
Angie Barbosa
16 de Diciembre 2022
compartir
Hoja de Ruta de la ganadería colombiana 2022-2026
Una de las metas es alcanzar 300 000 hectáreas de sistemas silvopastoriles en 2026. Foto: Fedegán FNG

La Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), a través de la Hoja de Ruta, presenta un balance general de la ganadería y las metas que tiene el sector tanto a nivel nacional e internacional y el cómo hacer para lograrlo. Una guía para los siguientes cuatro años donde la articulación público - privado es indispensable.

 

Nueve capítulos conforman el documento Ganadería Colombiana: Hoja de Ruta 2022-2026 con el que la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) presenta la visión sobre la ganadería, exhorta a los productores a seguir avanzando y a la vez invita al gobierno para que, durante los próximos cuatro años, trabajen de la mano en pro de que la producción de leche y carne del país sea cada vez más sostenible, se fortalezca el desarrollo económico, el bienestar social y se genere la verdadera paz en el campo colombiano, como lo dice la misión sectorial planteada por el gremio cúpula de la ganadería colombiana. A continuación, CONtexto Ganadero presenta un resumen del documento y los ejes centrales que lo conforman.

 

El primer capítulo de este documento hace un balance general de la ganadería colombiana en el que destacan las cifras económicas del sector, como, por ejemplo, que el sector agropecuario contribuye con el 6,8% del PIB nacional y, según las cifras del DANE para la vacunación, en el 2015 había 32 millones de cabeza de ganado, mientras que en 2022 se registraron más de 29 millones de cabezas. Desde esa cantidad considerable es factible ver que Colombia cuenta con grandes oportunidades en el mercado mundial de carnes, pues a sus ventajas comparativas se suma el fortalecimiento de la competitividad gracias a que sus indicadores de productividad y de reproductividad vienen mostrando mejorías desde hace una década, dice la Hoja de Ruta.

 

En este primer capítulo se evidencia que la ganadería bovina, además de tener un papel estratégico en la seguridad alimentaria del país, es la actividad económica de mayor presencia en el campo colombiano, por eso, debe ser un componente importante a la hora de hablar de políticas públicas rurales y de articulación público- privado, para que el país, durante los siguientes cuatro años, vea un avance y no un retroceso en materia de seguridad alimentaria, presupuesto y tenencia de la tierra.

 

Los siguientes capítulos son enfáticos en plantear soluciones para el sector. En el segundo y tercer capítulo el tema de la ganadería sostenible demuestra ser un concepto transversal, que marcará el futuro de la ganadería y en el que deben sumarse esfuerzos de inversión económica y técnica. La tecnología y la innovación también hacen parte de la ecuación, como un componente indispensable para el mundo y para que Colombia esté a la vanguardia del mercado en materia de eficiencia productividad y sostenibilidad.

 

En el cuarto apartado la formación integral es el eje para la productividad y por eso FEDEGAN tiene alianzas con entidades como el SENA o AGROSAVIA para avanzar en educación rural y agropecuaria, así como impulsar proyectos de investigación que benefician al sector. En el quinto, FEDEGAN destac el encadenamiento con otros sectores productivos y traza la meta de tener en 2026 el sello de leche 100% colombiana.

 

En el sexto capítulo FEDEGAN reitera la importancia que tiene el bienestar animal para el sector, las acciones que se están llevando a cabo para protegerlo y lo que debe pasar en estos cuatro años para avanzar en acciones de capacitación y actualización a los médicos veterinarios, para que en las ganaderías se implementen prácticas rutinarias de sanidad y envío de muestras como apoyo diagnóstico para la toma de decisiones frente a las enfermedades.

 

El séptimo capítulo habla de uno de los temas económicos más importantes: las exportaciones, donde se evidencia un crecimiento del país, pero a la vez grandes retos para seguir consolidando un mercado internacional cada vez más fuerte.

 

En el octavo apartado, FEDEGAN plantea la necesidad de seguir fortaleciendo el gremio en las regiones con la ayuda de la tecnología para hacer crecer la Comunidad Virtual Ganadera que, hasta junio del 2022, está compuesta por 5.400 grupos cerrados de WhatsApp con más de 240 mil ganaderos.

 

El último capítulo plantea las metas de donación que tiene el sector como parte de su responsabilidad social y como fomento al consumo.

 

“Procuraremos cumplir las metas propuestas o, cuando menos, acercarnos a ellas lo más posible, ajustándolas frente a nuevas realidades, si es necesario, pero con el objetivo final inmodificable de no detenernos en la construcción de una nueva ganadería, moderna, competitiva, rentable para el ganadero, solidaria y ambientalmente sostenible. Esta Hoja de Ruta 2022 – 2026 es el derrotero a seguir” dice el presidente ejecutivo de FEDEGAN, José Félix Lafaurie.

 

 

Ganadería Sostenible, transversal en la Hoja de Ruta

 

Si bien la ganadería sostenible tiene un capítulo completo en la hoja de ruta, es evidente que es un tema transversal al sector, en el que FEDEGAN plantea hacer alianzas estratégicas para la planificación participativa del uso sostenible del suelo, generando modelos de intervención que se adapten a las condiciones de cada uno de los paisajes ganaderos, a las necesidades y preferencias de los diferentes actores del territorio: sector público y privado, empresas, proyectos en ejecución, productores entre otros, para potencializar la adopción de una ganadería regenerativa y silvopastoril.

 

Óscar Cubillos Pedraza, jefe de Planeación y Estudios Económicos de FEDEGAN, asegura “es de especial interés para nosotros que el tema silvopastoril quede en el plan de desarrollo del Gobierno, pues en la medida en que eso se ejecute, se saque adelante, será un beneficio inmenso para la productividad del sector”.

 

La meta propuesta por FEDEGAN es alcanzar 300 000 hectáreas de Sistemas Silvopastoriles, y lograr en el 2026 haber capturado un total de 1 620 000 toneladas de CO2 equivalente en estos cuatro años.

 

Por su parte, José Felix Lafaurie dice que el factor determinante, “la llave hacia el futuro”, es la ganadería sostenible a partir de Sistemas Silvopastoriles Intensivos, “con los cuales no solo lograremos aumentos relevantes en capacidad de carga por hectárea, ganancia de peso y rendimiento en canal al sacrificio, sino que la ganadería podrá disminuir su ocupación territorial y ser un gran contribuyente a las metas ambientales del país, principalmente la de ser carbono neutral para 2050.”

 

 

Las exportaciones siguen siendo un reto para el país

 

En cuanto a las exportaciones, en los últimos años, específicamente desde 2019 se ha evidenciado la materialización de los esfuerzos gremiales realizados por FEDEGÁN, a través del incremento en las exportaciones colombianas de carne bovina y en el incremento de países receptores del producto colombiano.

 

Sin embargo, la meta de corto plazo sigue siendo colocar carne colombiana en el mercado de Estados Unidos y ascender en el valor de las exportaciones. En cuanto al valor de las exportaciones, esta meta trasciende el límite temporal del cuatrienio y se proyecta a diez años, hasta 2032, para alcanzar exportaciones superiores a 1 000 millones de dólares, con un 85 % de carne y productos cárnicos, y un 15 % restante bovinos en pie. En el mediano plazo la meta es llegar a los mercados de China, Singapur, Canadá, Unión Europea, Filipinas, Argelia y Malasia, logrando hacer parte de la lista de productos exportados con más de 1 000 millones de dólares como el café, el banano y las flores.

 

“Sabemos que para llegar a mercados de mayor valor como Estados Unidos o China, tenemos que seguir manteniendo el tema sanitario en el radar y ojalá en algún momento logremos que por lo menos una parte de Colombia pueda lograr ser libre de aftosa sin vacunación.” dice Oscar Cubillos.

 

 

Hace falta apoyo gubernamental en la producción de leche

 

A pesar de que durante los últimos cinco años la producción de leche ha mantenido su tendencia creciente, inclusive durante la pandemia y el Paro Nacional, con un incremento del 5,8 % en el 2021, frente al año anterior. Para el caso de la leche en polvo “aún estamos lejos de competir con los grandes productores mundiales”, dice Lafaurie.

 

Algunas de las dificultades de la producción de leche en polvo en Colombia es que este producto continúa ingresando al país a pesar del alto precio de la leche en polvo entera y descremada, y de la elevada tasa de cambio. Lo cual ha afectado el precio interno al productor y la supervivencia del renglón lechero, afectación que se recrudeció durante la pandemia y el Paro Nacional, lo que llevó a FEDEGÁN, durante 2021, a adelantar un proceso de solicitud para la imposición de una medida de salvaguarda contra las importaciones de leche en polvo provenientes de Estados Unidos, en virtud del TLC suscrito con ese país.

 

Frente a este proceso, el Comité de Asuntos Aduaneros, Arancelarios y de Comercio Exterior, más conocido como el Comité Triple A, evaluó la solicitud y determinó no aceptar la medida propuesta a pesar de la evidencia técnica que el mismo Ministerio de Comercio Industria y Turismo recopiló, incluido el reconocimiento expreso de daño grave al sector productivo de leche, ocasionado por las importaciones de leche en polvo desde Estados Unidos. Negada la solicitud, queda la posibilidad de que el nuevo gobierno inicie un proceso de renegociación de los TLC con Estados Unidos y la Unión Europea, en la que se revise la posición desfavorable en que quedó la leche en el tratado negociado, dice la Hoja de Ruta.

 

Para conocer la Hoja de Ruta para la Ganadería en Colombia 2022-2026, haga clic aquí