Finca Bonanza, con adecuado manejo del doble propósito eleva la rentabilidad

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Diciembre 2021
compartir
Bonanza, doble propósito, producción de leche, carne, calidad, rentabilidad, sostenibilidad, sistemas productivos, Cumaral, Meta, base genética, pardo suizo, adaptabilidad, cruzamientos, ectoparásitos, vacas, preñez, Gyr, resistencia, Simmental, vigor híbrido, Terneros, sacrificio, descarte, destete, ovarios, configuración, aplomos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
En Cumaral (Meta) está la finca Bonanza que trabaja con éxito el doble propósito generando rentabilidad para el negocio. Foto: Captura de pantalla del video youtube.com/watch?v=b7Up1XMl8oA del canal de youtube TvAgro

La ganadería doble propósito es una buena alternativa para el productor ganadero, por eso se hace necesario perfeccionar la producción y calidad de leche y carne con el fin de incrementar la rentabilidad y sostenibilidad de estos sistemas productivos.

 

Así lo planteó Humberto Mahecha Bustos, de la Finca Bonanza, en Cumaral (Meta), explotación que comenzó en 1983 con una base genética de pardo suizo, siendo un ganado con buenas expectativas y además estaba de moda en esa época.

 

Sin embargo con el tiempo se fue dando cuenta que esa raza no se adaptada bien al medio donde tiene la finca y presentaba muchos problemas con ectoparásitos, además las vacas no se preñaban bien, sin embargo eran buenas en producción de leche y por eso empezó a cruzarlas con gyr lechero. Con ello se buscaba darle resistencia y fortaleza. De allí salió un producto por cruce absorbente, indicó en una charla con TVAgro. (Lea: ¿Por qué elegir el sistema doble propósito en las ganaderías en Colombia?)

 

Además, ceba los machos pero el gyr no es muy cárnico y por eso hizo cruces con simmental que le dio mucha fortaleza y vigor híbrido y los terneros salían muy productivos para el ganado de ceba.

 

Entonces empezó con cruces alternativos, inseminan con simmental y cuando se van mucho hacia esta raza vuelven con el gyr, explicó.

 

Esa base es la que le da las hembras de remplazo y son las vacas que sostienen la productividad lechera de la finca.

 

En todos los procesos y aun contando con buenos cruces es fundamental la selección y el descarte, manifestó.

 

En esta explotación ganadera han establecido algunos parámetros importantes para llevar a cabo el método del descarte que se realiza al destete, durante el proceso de levante, cuando se entoran y en el primer parto. (Lea: Cruce entre pardo suizo y cebuinos, ideal para el doble propósito)

 

Se revisa el peso, cómo están los ovarios, la configuración, los aplomos y otra serie de características de evaluación lineal para poder hacer los cruces posteriores.

 

Las hembras son preñadas a los 27 meses con un peso promedio entre 300 y 350 kilos para que tengan su primer parto entre los 30 y 36 meses. Las novillas que por alguna circunstancia no logren preñarse en este tiempo se descartan porque se afecta la rentabilidad ya que esta se obtiene con la fortaleza y la competencia de los mismos animales que se tienen en finca. “La mayor eficiencia se logra con una excelente reproducción”, indicó.

 

La inseminación bien manejada es eficiente pero hay que tener unas condiciones especiales como un buen inseminador, un buen semen y una vaca en muy buenas condiciones reproductivas

 

Una vaca de doble propósito funciona muy bien porque da leche que se vende a diario para el mantenimiento de la finca y da un ternero al año que en dos años y medio o tres ya está para la venta, concluyó.