¿Grandes empresarios captan con mayor facilidad la atención de Iragorri?

Por: 
CONtexto ganadero
13 de Junio 2017
compartir
Aurelio Iragorri Valencia, Iragorri precio de la leche, situación de la lechería en colombia, crisis de los lecheros en colombia, dificultades de la lechería en colombia, Alejandro Galvis, mensaje de alejandro galvis al minagricultura, ganadería colombia, CONtexto ganadero
La situación de los productores lácteos cada vez es más crítica y requiere que el Ministerio de Agricultura tome medidas urgentes. Foto: mific.gob.ni / unilac.com.co / elcampesino.co / diariodelsur.com.co.
El sector lechero del país sigue sorprendido con la denuncia que la semana anterior develó el empresario santandereano Alejandro Galvis. Su malestar fue tal que le envió un mensaje vía WhatsApp al ministro de Agricultura que tuvo respuesta y hasta compromiso del funcionario para cambiar el panorama.
 
Lo curioso no es que Aurelio Iragorri Valencia haya sacado tiempo de su apretada agenda, como lo manifiesta en los audios, sino que demostrara interés por la situación que vive Galvis. Eso sin tener en cuenta que la crisis que vive la producción láctea nacional no es nueva y desde tiempo atrás pequeños y medianos productores han venido quejándose de la reducción en el precio de su materia prima.  (Lea: Iragorri responde WhatsApp sobre situación de los lecheros)
 
Ante ese hecho, Jaime Clavijo Picón, director ejecutivo de la Federación de Ganaderos de Santander, Fedegasán, aseveró que la problemática de la leche no es nuevo y durante mucho tiempo fue expuesto por el gremio cúpula –Fedegán–, pero sin que el Gobierno le haya dado la importancia que se merece.
 
Añadió que la situación vuelve a ser tan álgida y difícil que un empresario que ha hecho enormes esfuerzos de inversión, tecnología, generando empleo y produciendo buena leche (Alejandro Galvis), se ve abocado a tomar una medida desesperada como botar la leche. Eso no puede interpretarse sino como un acto desesperado en el que durante muchos años de lucha y esfuerzo económico decide parar y decir que la situación no puede seguir así.
 
“Lamentamos que se requieran esas medidas y en donde el Gobierno Nacional debe prestarle más atención al tema, pero esperamos que esa queja sirva. Lo que queremos es construir no quedarnos llorando sobre la leche derramada sino que el Estado se articule con la gremialidad, esté del lado de los productores y no del de los empresarios. La percepción es que el Ejecutivo ha estado en favor de la industria y no del lechero”, argumentó.  (Lea: WhatsApp de un productor de leche al Minagricultura)
 
El dirigente le pidió al Gobierno que escuche los llamados desesperados de los productores lecheros y tenga en cuenta que no solo es un problema de Alejandro Galvis, sino que es una tragedia que golpea a todos aquellos que se dedican a producir el lácteo diariamente.
 
Por su parte, Luaskin Pérez, gerente de la cooperativa Unilac, entidad que en repetidas ocasiones se ha visto afectada por las supuestas enlechadas, indicó que las empresas compradoras que operan en la región del oriente de Antioquia les manifestaron que no les pueden recoger un solo litro de los 70 mil que acopian diariamente a 820 familias de los municipios de Sonson, Abejorral, La Ceja, El Carmen de Viboral y La Unión.
 
Debido a esa situación, han tenido que llevar leche hasta Bogotá y la Costa Atlántica para pulverizarla. Dicho ejercicio comercial, aunque les permite seguir acopiando el producto de la zona, el precio no alcanza ni los $600 por litro después de sacar costos de maquila y transporte. (Lea: “Nos van a quebrar a todos los productores”, Alejandro Galvis)
 
“Desde esta cooperativa seguimos insistiendo que se necesita urgente una pulverizadora de leche para los pequeños productores del departamento de Antioquia. Ya contamos con el 50 % para este proyecto. ¿Dónde tenemos que ir?, ¿con quién hay que hablar para que nos ayuden con el otro 50 %?”, interroga el dirigente.
 

Finalmente el dirigente no compre cómo se habla de exportar leche como una posible solución a estas crisis cuando ni siquiera hay donde pulverizarla. Eso denota que la crisis genera atención en el Gobierno dependiendo quien las denuncie.