Identifique las causas de la fatiga y sobreesfuerzo en equinos

Por: 
CONtexto Ganadero
29 de Septiembre 2016
compartir
enfermedades, enfermedades en equinos, fatiga en equinos, sobreesfuerzo en equinos, rabdomiolisis, La enfermedad del lunes por la mañana, síndrome de fatiga muscular, engarrotamiento, miopatía relacionada con el ejercicio, mioglobinuria paralítica, azoturia
La deshidratación es uno de los síntomas evidentes de la rabdomiolisis. Foto: P. Nomes.
La rabdomiolisis, como es conocida esta enfermedad, se debe a factores como el ejercicio intenso, aumento de la temperatura corporal del animal y disminución de las actividades metabólicas. Una buena alimentación y adiestramiento correcto, son esenciales para que estos episodios no se repitan.
 
La enfermedad del lunes por la mañana, síndrome de fatiga muscular, engarrotamiento, miopatía relacionada con el ejercicio, mioglobinuria paralítica, azoturia, son algunos de los nombres que recibe la Rabdomiolisis, que es un síndrome que se caracteriza por la disfunción o daño muscular. 
 
Existen diferentes causas, aunque no se desconoce el agente etiológico definitivo, pero este síndrome se asocia con mayor regularidad con anomalías electrolíticas, distensión muscular y ejercicio excesivo para la condición física del caballo. (Lea: Uso de purgantes y vitaminas previene males en equinos)
 
De acuerdo con Daniel Eduardo Díaz Garrido, médico veterinario, los équidos presentan signos clínicos que tienden a ser progresivos y entre los que están la contractura muscular o calambre, dureza y firmeza las extremidades posteriores en mayor proporción que las anteriores.
 
Los músculos que más se afectan, según el experto, son los glúteos, bíceps femorales, semitendinosos y semimembranosos. La marcha se caracteriza por un paso corto, tieso y cojera que avanza hasta un rechazo total a moverse. (Lea: Escasa vigilancia en fronteras es un riesgo latente para los caballos)
 
El caballo afectado suele sudar en abundancia llegando a la deshidratación, hipertermia o fiebre, frecuencia respiratoria y cardiaca elevadas, tiene una actitud ansiosa, parece sufrir de cólico, es posible que presente dolor intenso; se pueden observar zonas de inflamación muscular e indicativos de desgarro muscular, insuficiencia renal (orina de color café oscuro) y colapso o estado de postración extrema”, agregó Díaz Garrido.
 
Para evitar que ese tipo de situaciones se presenten con los caballos, Leonardo Rivero, médico veterinario y especialista en ciencias agrícolas, indicó que es necesario no someter a los animales a ejercicios prolongados o intensos tras varios días de inactividad. Indicó que es necesario tener presente la edad, condición, raza, entre otros factores antes de que el animal empiece alguna actividad de mucha intensidad.
 
“Es clave que se tengan en cuenta las condiciones que aceleran el agotamiento como el estrés (caballos inexpertos o largos viajes en transporte), temperatura ambiental, terreno donde se realiza el ejercicio por el mayor esfuerzo muscular, así como compensar la pérdida de líquido por el sudor con administración de electrolitos, ya que estos aumentan la sed y por consiguiente el consumo de agua por el equino”, reveló Rivero a través de un diario especializado. (Lea: 5 mitos sobre los desparasitantes equinos)
 

El experto les recomendó a los jinetes estar atentos a los síntomas del sobreesfuerzo, ya que esa es la mejor alternativa para prevenir que se presenten enfermedades.