La lucha sanitaria contra la estomatitis vesicular

Por: 
ICA
29 de Enero 2021
compartir
Colombia, ICA, Estomatitis vesicular, Recomendaciones del ICA para prevenir estomatitis vesicular, enfermedad es endémica, 7 focos de estomatitis vesicular en el país, 2 focos en departamentos de Cundinamarca y Santander, uno en Córdoba, Cauca y Boyacá, respectivamente, ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, contexto ganadero,
Durante el 2020 se presentaron en el país 227 focos de estomatitis de tipo New Jersey y seis de tipo Indiana. Foto: ICA.

En el inicio de este año, el ICA viene reforzando la vigilancia y las acciones para controlar la estomatitis vesicular que –aunque no afecta el estatus sanitario del país–, representa una amenaza para bovinos, equinos, porcinos, ovinos, caprinos y potencialmente para la salud humana.

 

La estomatitis vesicular es una enfermedad endémica, producida por el virus del género Vesiculoris en la familia Rhabdoviridae. Los dos principales serotipos son New Jersey e Indiana. La transmisión de la estomatitis vesicular se realiza por contacto directo, ya sea por inhalación a través de los ollares, boca, o daños en la piel, siendo fuentes directas de infección la saliva, el líquido y el epitelio de las vesículas rotas, o el virus en sí y de manera indirecta por vectores. (Lea: Aprenda sobre las diferentes formas de la estomatitis en rumiantes)

 

Esta enfermedad tiene la misma signología de la fiebre aftosa, pero no está asociada a sus consecuencias económicas, como la restricción a la comercialización a nivel nacional e internacional”, indicó la gerente general del ICA, Deyanira Barrero León.

 

La funcionaria agregó que “si un ganadero observa signos compatibles con la enfermedad, debe reportar inmediatamente al ICA para la atención y verificación de la sospecha”.

 

Síntomas clínicos

 

La estomatitis vesicular se caracteriza por vesículas, pápulas, erosiones y úlceras; estas lesiones se encuentran sobre todo alrededor de la boca, pero también pueden estar presentes en las patas, ubre y el prepucio. La salivación excesiva es a menudo el primer signo. (Lea: Las pérdidas que causa la estomatitis vesicular)

 

Un examen más detenido puede revelar las vesículas abultadas (ampollas) características; estas varían mucho en tamaño, mientras que algunas son tan pequeñas como una arveja, otras pueden cubrir toda la superficie de la lengua. Al romperse se convierten en erosiones o úlceras, esto puede suceder antes de que se observen las vesículas.

 

Generalmente se desarrolla una fiebre transitoria cuando aparecen las lesiones. En los caballos, la mayoría de las veces se producen vesículas en la superficie superior de la lengua, encías y los labios y alrededor de la nariz y esquinas de la boca. En algunos caballos, las vesículas pueden pasar desapercibidas y la enfermedad puede aparecer como costras en el morro y los labios.

 

En los bovinos, las vesículas se encuentran generalmente en el paladar duro, lengua, labios y encías, a veces se extiende a la nariz y al morro; algunas pápulas no se vuelven vesículas. Además de las úlceras orales, los bovinos y caballos pueden desarrollar lesiones en los pezones o prepucio y en la banda coronaria y espacios interdigitales de los cascos. (Lea: Recomendaciones del ICA para prevenir la estomatitis vesicular)

 

En cerdos, las vesículas suelen aparecer primero en las patas y el primer síntoma puede ser cojera; el hocico y los labios también son afectados con frecuencia. Los sitios predominantes de las lesiones pueden variar en los diferentes brotes.

 

Las lesiones de estomatitis vesicular son dolorosas y pueden causar anorexia, disminución de la ingesta de agua, y cojera. En algunos casos, el epitelio de la lengua o del morro puede mudar y los orificios nasales y el hocico pueden inflamarse. Algunos animales pueden tener una descarga catarral nasal, sangrado de úlceras o un olor fétido de la boca.

 

Los ganados lecheros con lesiones en los pezones pueden desarrollar mastitis por infecciones secundarias; la pérdida de peso puede ser grave y la producción de leche puede disminuir. Algunos animales pueden parecer normales, pero ingieren aproximadamente la mitad de su alimento. Al menos que se desarrollen infecciones bacterianas secundarias u otras complicaciones, los animales se recuperan en aproximadamente dos a tres semanas. Sin embargo, si los animales recuperados son transportados, el estrés puede desencadenar la aparición de nuevas lesiones. También se observan infecciones subclínicas. (Lea: Preocupan los efectos colaterales de la estomatitis)

 

Diagnóstico clínico

 

El diagnóstico de laboratorio es esencial, debido a que la estomatitis vesicular no puede distinguirse en forma confiable de otras enfermedades vesiculares tales como la fiebre aftosa, exantema vesicular y enfermedad vesicular porcina. Sin embargo, la presencia de síntomas en caballos sugiere estomatitis vesicular.

 

Diagnóstico diferencial

 

En los bovinos, el diagnóstico diferencial incluye la fiebre aftosa, pododermatitis, y quemaduras térmicas o químicas. Las lesiones orales también pueden ser similares a las de rinderpest, rinoneumonía infecciosa bovina, diarrea viral bovina, fiebre catarral maligna y enfermedad hemorrágica epizoótica.

 

En cerdos, la fiebre aftosa, enfermedad vesicular porcina, exantema vesicular del cerdo, pododermatitis y quemaduras químicas y térmicas deberían tenerse en cuenta. La lengua azul, el ectima contagioso, ulceración de labios y patas y pododermatitis se encuentran entre las enfermedades diferenciales en las ovejas. Las causas tóxicas y mecánicas de las úlceras y erosiones deben ser consideradas en los caballos. (Lea: Que no lo engañe la estomatitis vesicular)

 

Estomatitis vesicular en Colombia

 

En el país existe una alta incidencia de estomatitis vesicular llegando a tener entre 300 a 400 focos anuales. Por vigilancia pasiva se atienden en promedio 36 episodios de enfermedad vesicular por mes. En los últimos 5 años se han presentado 1.340 focos de estomatitis vesicular, distribuidos por año así:

 

Haga clic en la tabla para ampliar

Durante el 2020, en el país se presentaron 227 focos de estomatitis de tipo New Jersey y seis de tipo Indiana. Y en lo corrido del 2021 se han presentado 4 focos de tipo New Jersey.

 

Haga clic en el mapa para ampliar

 

 

Recomendaciones

 

En caso de que se reconozcan síntomas como fiebre, aftas, vesículas y erosiones en la cavidad oral, pezones y patas, salivación intensa y disminución de la producción o afectación en los cascos, el ICA recomienda:

 

  • Facilitar la alimentación de los enfermos con pastos suaves.
  • Dedicar en lo posible personal y equipo para uso exclusivo.
  • Restringir la movilización de los enfermos y sus contactos.
  • Restringir la movilización de équidos enfermos o en contacto con animales enfermos de cualquiera que sea la especie afectada.
  • Realizar control de vectores hematófagos o picadores de acuerdo con su ciclo vital.
  • Limpiar y desinfectar las instalaciones, equipo, y utensilios en contacto con animales enfermos.
  • Ordeñar y tratar los animales enfermos después de los sanos.
  • Vacunar en épocas anteriores al comienzo de la presentación de la enfermedad, teniendo en cuenta la historia de ocurrencia en las diferentes regiones.

 

La vacunación es una de las herramientas utilizadas para prevenir la presentación de la enfermedad en las especies bovina y porcina. "Para la especie equina actualmente no se recomienda la aplicación de la vacuna, porque puede producir la formación de granulomas en esta especie”, acotó la gerente general del ente rector de la sanidad animal en el país. (Lea: Recomendaciones del ICA para prevenir la estomatitis)

 

El Instituto hace un llamado a los ganaderos para que notifiquen oportunamente, en la oficina del ICA más cerca al predio, la presencia de síntomas relacionados con la enfermedad.