Que no lo engañe la estomatitis vesicular

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Octubre 2018
compartir
Colombia, ICA, estomatitis vesicular, fiebre aftosa, estomatitis vesicular indiana, estomatitis vesicular New Jersey, Ganadería, ganadería colombiana, noticias ganaderas, noticias ganaderas Colombia, CONtexto ganadero
En la estomatitis vesicular Los animales presentan vesículas, pápulas, erosiones y úlceras; estas lesiones se encuentran especialmente en la cavidad oral, pezones, patas, la ubre y el prepucio. Foto: perulactea.com
La presencia de Estomatitis vesicular en estos momentos en que la angustia por la aparición de focos de fiebre aftosa en sendos lugares del país tiene de punto los nervios de los ganaderos, resulta una broma de mal gusto.
 
Y es que los síntomas de las dos enfermedades son los mismos. De acuerdo con el ICA, los signos clínicos en los animales infectados son iguales a los que produce la fiebre aftosa. La única manera de saber cuál de las dos enfermedades padece el animal es a través de pruebas de laboratorio, es decir, tomar muestras y enviarlas para su análisis en el Laboratorio Nacional de Diagnóstico Animal del ICA, LNDV.
 
Es por ello que esta enfermedad, que afecta a las especies bovina, porcina, ovina, equina, caprina y algunas especies silvestres, es de reporte obligatorio por parte de los ganaderos.
 
Síntomas
 
Los animales presentan vesículas, pápulas, erosiones y úlceras; estas lesiones se encuentran especialmente en la cavidad oral, pezones, patas, la ubre y el prepucio. La salivación intensa es uno de los principales signos y a diferencia de la fiebre aftosa, la estomatitis vesicular afecta a los equinos.
 
Las erosiones en los pezones de los animales implican un riesgo para las personas que ordeñan y tienen contacto con esta zona, debido a que por el contacto directo, pueden salir lesiones u ampollas en las manos del ordeñador.
 
En este caso, el ICA recomienda la importancia de mantener una higiene estricta en los animales y que las personas que vayan a ordeñar, se laven muy bien las manos antes y después de tener contacto con los animales.
 
¿Qué es la estomatitis vesicular (EV)?
 
De acuerdo con la primera autoridad sanitara del país, es una enfermedad de origen viral que, como se enunció atrás,  afecta las especies bovina, equina, porcina, ovina, caprina, algunas especies silvestres y potencialmente al hombre.
 
Es producida por un Rhabdovirus, género vesiculovirus, del cual existen los serotipos New Jersey e Indiana, del cual se conocen los subtipos Indiana I, II o Cocal e Indiana III o Alagoas.
 
En la especie bovina, explica la Entidad, los síntomas corresponden a fiebre, aftas, vesículas y erosiones en la cavidad oral, pezones y patas, salivación intensa y disminución de la producción.
 
En los équidos (asnos, mulas y caballos) la sintomatología se presenta preferencialmente en los cascos, pudiendo involucrar más de un miembro con la consecuente repercusión en la locomoción.
 
La mayoría de los équidos tienen una presentación subclínica de la enfermedad.
 
En los humanos la enfermedad se caracteriza por un cuadro gripal, fiebre, dolores musculares, dolor de cabeza, y en ocasiones vesículas en los labios, lengua manos y ocasionalmente síntomas nerviosos.
 
Diagnóstico en Colombia
 
En Colombia el diagnóstico de la estomatitis vesicular en la especie bovina constituye el mayor porcentaje de las enfermedades vesiculares, siendo los departamentos más afectados Antioquia, Santander, Meta, Cundinamarca, Casanare, Huila, Tolima y Valle.
 
Durante lo corrido del 2018, el ICA, ha atendido 138 notificaciones por presencia de focos de estomatitis vesicular en todo el país, de las cuales 16 notificaciones corresponden al serotipo Indiana y 122 al serotipo New Jersey.
 
Los departamentos que han notificado un mayor número de focos de estomatitis vesicular durante el 2018 son Santander, Norte de Santander, Cesar y Antioquia, es por esto que el ICA recomienda a los ganaderos del país que vacunen contra esta enfermedad los animales de tres meses en adelante, una vez al año.
 
Pero durante todo 2017 los casos registrados sumaron 409, correspondiendo a Indiana 69 casos y al serotipo New Jersey 340.
 
El diagnóstico en equinos no refleja la magnitud de la enfermedad en esta especie, ya que la mayoría de muestras para diagnóstico proceden de la especie bovina, quizá en razón a la manifestación expresa de la sintomatología.
 
Los departamentos que reportan diagnóstico de estomatitis a partir de muestras equinas corresponden a Antioquia, Santander, Cauca, Casanare, Nariño, Putumayo, Meta, Putumayo, Boyacá, Córdoba, Valle y Huila
 
 
Se trasmite por contacto directo
 
La transmisión se realiza por contacto directo, ya sea por inhalación a través de los ollares, boca, o daños en la piel, siendo fuentes directas de infección la saliva, el líquido y el epitelio de las vesículas rotas, o el virus en sí.
 
Asociados a la transmisión de la enfermedad se han identificado como vectores moscas del género Lutzomya o flebotomos del género simulium o simulados, considerándose en general la asociación con vectores hematófagos. A pesar de que el virus infecta gran número de especies mamíferas y aves silvestres, aún quedan por definir los reservorios naturales.
 
Los équidos de trabajo dada su actividad, la forma de presentación subclínica de la enfermedad y la no usual toma de muestras para diagnóstico de enfermedades vesiculares, contribuyen de gran manera a la transmisión del virus entre predios e inclusive en la misma explotación, bien sea como portadores sanos o a través de la manifestación clínica o subclínica de la enfermedad.
 
Si bien, los équidos no son susceptibles a la fiebre aftosa, lo cual permite plantear el diagnóstico de EV a nivel de campo, ante la presentación de sintomatología vesicular siempre es necesario recurrir a la toma de muestras con el fin de llegar a un diagnóstico definitivo a través del laboratorio. Toda notificación de vesiculares debe incluir el examen clínico de los equinos de la explotación involucrada y la toma de muestras acorde con cada caso.
 
La toma de la muestra
 
La mejor muestra para diagnosticar la enfermedad es el tejido epitelial de animales con sintomatología clínica o el contenido de las vesículas.
Las muestras de epitelio deben ser enviadas al laboratorio de enfermedades vesiculares del ICA en glicerina buferada refrigerada o en su defecto, en una solución sobresaturada de azúcar, preparada en agua de buena calidad. Las muestras de líquido vesicular deben ser enviadas congeladas.
 
Diagnóstico serológico
 
Se realiza a partir de muestras de sueros pareados, tomando la primera muestra a los equinos con síntomas o en contacto con individuos enfermos de otras especies al comienzo de la enfermedad, y una segunda muestra a las tres semanas de haber comenzado el episodio en cualquier especie con la cual habiten los equinos
 
El diagnóstico se realiza por medio de la prueba de fijación del complemento a partir de muestras de epitelio, o líquido vesicular de animales con sintomatología clínica. Mediante los resultados de las pruebas de ELISA y seroneutralización puede inferirse la presencia de la enfermedad.
 
Ante un diagnóstico negativo a estomatitis vesicular en equinos, debe realizarse un diagnóstico diferencial de procesos infecciosos bacterianos, procesos tóxicos y procesos traumáticos con el fin de llegar a un diagnóstico definitivo que permita la prescripción médica acorde con la etiología del proceso que corresponda.
 
Fuente: ICA