Las garrapatas toman fuerza si no se eliminan profesionalmente

Por: 
CONtexto Ganadero
04 de Mayo 2013
compartir
Garrapatas en Bovinos
La mejor solución contra estos ácaros, es la implementación de garrapaticidas con la supervisión de profesionales. Foto: Cortesía Perulactea.
Los ácaros comunes de los bovinos, conocidos científicamente como Rhipicephalus microplus, son considerados por los ganaderos y los profesionales uno de los problemas parasitarios más importantes en las áreas tropicales, pues debido a su desarrollo resistente frente a los acaricidas convencionales, su proliferación cada día es mayor.  
 
Gracias a un trabajo investigativo realizado por Edgar Díaz Rivera, docente de la facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad del Tolima, se evidenció que “las garrapatas son consideradas los más importantes parásitos externos del ganado vacuno, además de ser las responsables de pérdidas económicas directas al alimentarse de sangre y causar anemia”.
 
Estos parásitos, ocasionan en los bovinos enfermedades virales causantes de mortalidad. Según la institución universitaria, “la continua aplicación de plaguicidas para intentar controlar las altas infestaciones de garrapatas ha contribuido, en parte, a desarrollar una resistencia a los químicos en esta especie de ácaros”.
 
De esta forma, el productor bovino que sustituyó el diagnóstico y el asesoramiento profesional por la utilización de fármacos, ha permitido con esto que la resistencia de estos parásitos siga extendiéndose y se convierta en una amenaza para los semovientes. (Informe especial: Conozca las 5 razas bovinas más representativas de Colombia). 
 
Para Antonio Betancourt, líder de proyectos sobre garrapatas y cambio climático de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, “el problema también está en las enfermedades hemoparasitarias, las cuales son más comunes en áreas bajas y cálidas, donde las garrapatas y los dípteros hematófagos son más abundantes”.
 
Cómo erradicar estos ácaros  
 
La estrategia más manipulada para la supresión de estos parásitos, consiste en la aplicación de ixodicidas o garrapaticidas sobre el cuerpo de los bovinos infestados, Además, se podría realizar una aspersión con bomba de espalda.
 
La mejor prevención del hemoparasitismo clínico es la inducida por la exposición de los bovinos jóvenes a los artrópodos vectores como garrapatas, moscas picadoras y tábanos. Esto garantizará no solo el desarrollo de una sólida inmunidad, sin ocurrencia de episodio clínico previo, sino el mantenimiento de la misma, mediante el contacto permanente con los vectores”, concluye Betancourt. (Organización Mundial de Sanidad Animal pide destrucción del virus de peste bovina). 
 
Como conclusión, lo que indican desde la Universidad y desde el ente público a los ganaderos, es que la mejor solución contra estos ácaros, es la implementación de garrapaticidas con la supervisión de un profesional en medicina veterinaria y zootecnia que permita la erradicación completa del parásito.