Mal manejo de residuos, enemigo oculto de la producción ganadera

Por: 
CONtexto ganadero
17 de Febrero 2014
compartir
Producción leche
Una de las recomendaciones para evitar pérdidas es el uso de las Buenas Prácticas de Higiene. Foto: Fedegán-FNG.
Sobrantes de sustancias químicas farmacéuticas, como antibióticos, hormonas, antiparásitos, insecticidas y herbicidas, entre otros, podrían no solo perjudicar al lechero, también a la industria y al consumidor final.
 
Según el Consejo Nacional de Calidad de la Leche y Prevención de la Mastitis, Cnlm, es responsabilidad del ganadero tener los cuidados pertinentes para que sustancias químicas como antibióticos, hormonas, estimulantes de crecimiento, antiparásitos, antibióticos, insecticidas y herbicidas, no afecten aspectos como la calidad del líquido blanco, su acopio, la economía del productor, e incluso la salud del consumidor final.
 
“Cuando a cualquier vaca se le hace un tratamiento a través de medicamentos, los residuos se pueden eliminar por medio de diferentes sistemas como orina, heces, saliva e incluso la leche. Hay algunas sustancias que dejan residualidades, que en el animal se llaman ‘tiempo de retiro’, y se presentan en la gran mayoría de antibióticos”, explicó Manuel Blanco, productor de leche del país. (Galería: Calidad de la leche y fecundación invitro pisan fuerte en el CDT del Cesar)
 
El ganadero también explicó que en la actualidad las plantas, con el fin de evitar la contaminación de la leche, realizan pruebas de calidad del producto, ya que con una sola vaca que tenga tratamiento con algún antibiótico, se puede dañar la producción tanto del hato, como la de la recolección que hace el camión con su tanque cisterna. Es decir que con una prueba de residuos realizada en la finca se puede prevenir la diseminación de la sustancia química en sitios que guardan entre 40 mil y 60 mil litros de leche.
 
“Muchas de esas leches van a procesos industriales porque posteriormente tendrán usos en kumis, quesos y yogur, entre otros derivados. Pero si llevan residuos de antibióticos el producto se daña. Además se ha detectado que los niños cuando consumen ese producto con antibióticos, a largo plazo podrían establecer anticuerpos y cuando reciban un tratamiento contra cualquier virus, no lo van a resistir”, agregó Blanco.
 
Por eso, Diego Ramírez Ávila, profesional de Cadenas Productivas de la Federación Colombiana de Ganaderos, y el Fondo Nacional del Ganado, Fedegán-FNG, recomendó a los ganaderos hacer un buen uso de las Buenas Prácticas de Higiene, tanto del personal que ordeñará al animal, como de las instalaciones y las fuentes de abastecimiento de agua.
 
“Las pérdidas que podrían tener los ganaderos por no hacer uso de estas prácticas podrían ser hasta del 100%, ya que con un solo animal que esté en tratamiento con antibióticos, baños de garrapatas o hasta mastitis, se podría contaminar toda la leche, por eso es importante también separar el animal, ordeñarlo de último y poner la leche en otro recipiente que esté identificado, de esta forma se evitará que hasta los mismos terneros se vean afectados”, comentó Ramírez Ávila. (Lea: Desarrollan investigación para mejorar calidad de la leche)
 
Por su parte, María Fernanda Toro Castaño, investigadora PhD, del Centro de Investigación Tibaitatá de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, explicó que otros factores que los productores deben tener en cuenta es la protección de la leche, equipos y utensilios, con el fin de que el producto no se contamine.
 
De acuerdo con Toro Castaño, para la persona que practica el ordeño, lo recomendable es enfriar la leche y mantenerla de ese modo hasta que llegue el camión cisterna que acopia el producto. En el caso de los equipos y los utensilios usados, después de la limpieza, deben quedar protegidos de cualquier posible contaminación.
 

“Ningún ganadero puede decir que no ha tenido pérdidas por contaminantes en la leche, a todos nos ha pasado y por eso es importante tomar las medidas necesarias que eviten una pérdida total”, puntualizó Manuel Blanco.