Pastoreo holístico planificado, una práctica rentable para la ganadería

Por: 
CONtexto ganadero
06 de Diciembre 2022
compartir
Ganado en pasoreo
El pastoreo holístico planificado es una manera de ganar en eficiencia y competitividad para tener un hato más rentable. Foto: Captura de pantalla

El pastoreo holístico planificado es una de las cuatro metodologías del manejo holístico en la ganadería, y el objetivo principal es promover en la finca la máxima regeneración posible de las pasturas y el ecosistema en general.

 

Así lo vienen haciendo en la Hacienda Bélgica, ubicada en el municipio de Corozal (Sucre) donde se realiza la planificación del pastoreo en dos épocas de acuerdo con la distribución de la humedad en los diferentes ambientes. 

 

Según Astrid Arroyo Montesino, zootecnista, en una nota de La Finca de Hoy, en esta zona se tiene una época del año en que llueve y por ende se tiene crecimiento del forraje y de la vegetación y otra época en que no llueve absolutamente nada y basado en eso, en la primera época se hace lo que se denomina plan abierto que consiste en que los animales pasen rápidamente por los potreros. La meta es disminuir al máximo el tiempo de ocupación y aumentar el tiempo de descanso de los poteros 

 

Durante la época de lluvia, en el plan abierto, el tiempo máximo de ocupación por área de pastoreo es de dos días y el de descanso asciende a 60 días, tiempo en el que se promueve la mayor tasa de regeneración posible.

 

Durante la época de no crecimiento, que corresponde a la época seca, realizan lo que se denomina plan cerrado y es donde se va a administrar toda esa acumulación de forraje que se promovió en la época de lluvias. (Lea: ¿Cómo influye el manejo holístico en el plan sanitario del predio?)

 

Sostuvo la profesional que en los pastoreos extensivos se promueve la desertificación de los pastizales, las leguminosas por ejemplo no hacen parte del ecosistema y se pierden por no respetar los tiempos de descanso.

 

 

En cambio, dijo, en esta finca se ajustan los tiempos de descanso, basados en el periodo que necesitan las plantas que son más palatables y más susceptibles al sobrepastoreo. Por ejemplo, una leguminosa que es de alto valor nutricional difícilmente podrá prosperar en un ambiente de potrero donde todo el tiempo hay animales pastoreando.

 

Allí con 60 días han logrado recuperar muchas especies que se habían perdido a causa del sobrepastoreo y que contribuyen mucho en la nutrición de los animales.

 

La planificación holística del pastoreo es toda una combinación de diferentes formas de administrar el forraje. En esta finca se maneja un solo lote de animales, se utilizan cercas fijas y hasta el momento han logrado hacer 54 subdivisiones que en la planificación se manejan de acuerdo con la oferta forrajera de cada área.

 

Las Carolinas

 

También en Sucre también está Las Carolinas, una ganadería que cambió su modelo de trabajo radicalmente hace 13 años para pasarse al manejo holístico. (Lea: Manejo holístico y pastoreo continuo, dos sistemas positivos en Argentina)

 

La teoría del manejo holístico como un método para gestionar el ecosistema con la ganadería fue el punto de partida para que Nelson Martelo y su familia decidieran pasar de una ganadería convencional a una regenerativa.

 

El ganadero indicó que el manejo holístico es un modelo para tomar decisiones que tiene en cuenta no solamente los animales sino la naturaleza, la comunidad, el medio ambiente, la parte financiera y dentro de eso también se tiene en cuenta temas como la rotación de potreros.

 

Se trata de evitar la desertificación de los suelos y para ello se necesita hacer una buena rotación, darles descanso suficiente a los potreros para que los pastizales alcancen a recuperar sus raíces.

 

Pensando en evitar la erosión y promover la recuperación de los suelos se eliminó completamente el uso de químicos y a cambio se incluyeron árboles y arbustos así como caminos ecológicos para beneficiar a la fauna y flora de la región.

 

Entre sus propósitos está fomentar la biodiversidad y por eso cambió la idea que la finca debe ser un monocultivo de pastos y sembró diversos tipos de plantas ya que al final todo eso termina siendo alimento para los animales y ayuda a que el suelo siempre esté en movimiento para que sustancias que están en lo profundo suban a la superficie y las pasturas lo tomen. 

 

Desde 2013 esta finca empezó a implementar las primeras prácticas del manejo holístico, un camino que cinco años después se volvería un modelo más estructurado que es el que tienen hoy día.