Proliferación de garrapatas se debe a descuido en transporte de bovinos

Por: 
CONtexto Ganadero
05 de Diciembre 2014
compartir
garrapatas vacas
Las garrapatas se convirtieron en un mal de las ganaderías en todo el territorio colombiano. Foto: CONtexto Ganadero.

Las garrapatas se han extendido desde el trópico bajo hasta el trópico alto en Colombia. La situación ha hecho necesario reiterar a los productores la importancia que se le debe dar a la prevención de estos ectoparásitos.

 

Los ganaderos de la costa caribe colombiana y demás zonas bajas del país están acostumbrados a ver sufrir los animales por la presencia de las garrapatas, las cuales proliferan con más intensidad en épocas de cambios climáticos.

 

Los baños con diferentes químicos son una de las medidas a la que recurren en estas zonas bajas del país. Según Germán Orlando Mercado Peña, profesional de gestión productiva y salud animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, en la región de Magangué se acostumbra a hacer control cíclico cada 21 días cuando el ectoparásito tiene alta presencia. (Lea: Parásitos que afectan ganado son cada vez más resistentes)

 

Recurrir a cambiar de productos para controlar las garrapatas es una de las recomendaciones que han recibido los ganaderos en el país para evitar que los ectoparásitos se vuelvan inmunes a dichos químicos y el animal adquiera enfermedades.

 

Esteban de Jesús García, profesional de gestión productiva y salud animal de Fedegán, en Zipaquirá, afirmó que en predios ganaderos de este municipio, que está a más de los 2.500 metros de altura sobre el nivel del mar, y en otros ubicados 1.800 metros, se hallan  garrapatas, por lo que se recurre a realizar baños igual que en el trópico bajo.

 

“Se hacen baños, fumigaciones y se recomienda cada 6 meses echar cal en los pastos”, señaló el profesional de Fedegán en Zipaquirá.

 

La cal hace que el ph de los forrajes cambie en este espacio donde pueden sobrevivir los huevos de las garrapatas sin alimento por más de 6 meses.

 

Juan Carlos Arcos, profesional de gestión productiva y salud animal de Fedegán, en Ibagué, señaló que el vector está en la región y se ha culpado de su permanencia en todo el país a los cambios climáticos, ante lo cual recomendó un manejo integral de los animales y en general de los potreros.

 

Sin embargo, dijo García, también se ha asociado la presencia de garrapatas al inadecuado manejo del hato al momento de movilizarlo entre regiones. Esto también sucede con el heno. (Lea: Las 4 sarnas que atacan al ganado bovino)

 

Han llegado (las garrapatas) a la sabana cuando se trasladan animales. Estas caen al piso y luego al ganado. Eso sucede con las pacas de heno cuando se transportan del Magdalena hasta acá y como el heno es pasto puede tener garrapatas”, afirmó el profesional de Fedegán.

 

En concordancia con esto, García recomendó a los productores movilizar animales sin los hematófagos y a quienes reciben bovinos en sus fincas revisar que estén libres de ellos, medida de prevención, debido a que las garrapatas son difíciles de erradicar pues las hembras puede poner más de 2.000 huevos que producen larvas en un periodo comprendido entre los 21 y 80 días, dependiendo del clima.