Sonda esofágica, opción para dar calostro a terneros

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Diciembre 2015
compartir
sonda esofágica
Algunas crías bovinas rechazan el calostro. La sonda esofágica se convierte en la solución para alimentarlas. Foto: www.fotolog.com www.delaval.es.
El primer alimento vital que recibe un ternero cuando nace es el calostro. El suministro, que debe hacerse durante las primeras 6 horas de vida, normalmente se hace mediante la ubre de la madre, pero también es posible realizarlo mediante un tetero o una sonda esofágica.
 
Cuando un ternero nace y rechaza el calostro de su madre, la vaca no lo produce o su calidad resulta deficiente, se buscan alternativas que permitan a la ingesta oportuna del alimento. Los teteros son prácticos y usados en todo el mundo. Sin embargo, en lecherías especializadas ha surgido una nueva opción de suministrarlo: una sonda.
 
Yanina Pedevilla, médica veterinaria de Argentina, en su visita en días pasados a Colombia, expuso que el uso de la sonda es una posibilidad que hará posible que la cría reciba en las primeras horas de vida el alimento que creará su sistema de defensas, al darse la cantidad precisa requerida.
 
“La sonda se usa para alimentar terneros. Tendrá la cantidad exacta que necesitan en las primeras horas de vida”, anotó. (Lea: 5 estrategias que llevan a la crianza de terneras)
 
Ernesto González Cely, médico veterinario y profesional de Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, manifestó que en lecherías de Boyacá no se usa la sonda. Los teteros y el consumo directo son las técnicas usadas por los productores.
 
Pedevilla manifestó que el calostro se ingiere normalmente desde la ubre de la vaca o en lo que los colombianos llaman teteros, pero la sonda es una opción viable, sobre todo, cuando el animal no lo quiere recibir por voluntad propia.
 
Así se usa la sonda
 
La sonda esofágica se introduce por la boca del ternero recién nacido que está de pie o echado con la columna recta. Con esto se evitará que aspire el alimento hacia los pulmones.
 
El dispositivo se introduce por la boca de la cría la sonda, que antes se humectó para deslizarla con más facilidad y sin causar daños. Quien esté a cargo tendrá el cuidado de evitar que toque o llegue a la tráquea y corrobará que se ubique en el esófago. (Lea: ¿Por qué los terneros logran caminar 2 horas después de nacer?)
 
Cuando se verifique que está en el sitio adecuado se comenzará a introducir el alimento que se calentó a la temperatura ideal de 37 grados centígrados. La experta argentina dijo que se suministran 4 litros de calostro durante las 4 primeras horas de vida.
 
Un calostro muy caliente puede quemar al ternero y uno muy frío ocasionar rechazo. Elegir la temperatura adecuada no es un capricho, porque además de esta dependerá que el cuerpo del animal lo asimile. 
 
Una vez se ha depositado el calostro en el ternero, se retira la sonda con cuidado y se prosigue a lavarla y desinfectarla para hacer uso de ella en próximas ocasiones.
 
El manejo deficiente de la sonda puede ocasionar lesiones en la boca, tráquea o laringe del ternero. De igual manera, su desaseo puede producir infecciones.
 
¿Qué hace el calostro en el cuerpo de la cría?
 
El alimento no ingresa primero al abomaso e intestino. Se ubica en el rumen directamente.  (Lea: Terneras mueren menos y ganan más peso con en crianza con estaca)
 
El calostro tarda menos de 3 horas en salir del rumen e iniciar la absorción en el intestino. Durante los 3 primeros días de vida, anotó Yanina Pedevilla, a la cría se le deberán dar 2 litros de leche pasteurizada, 2 veces al día, como buena práctica de la crianza de bovinos.