Bancos de calostro, alternativa para tener crías bien alimentadas

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Febrero 2015
compartir
calostro
Los terneros deben consumir calostro los primeros días de su vida para fortalecer su sistema inmunológico. Foto: CONtexto ganadero.
Los primeros días de vida los terneros necesitan beber calostro para crear las defensas que los mantendrán de pie. Llegado el caso no puedan consumirlo del pezón de la madre, tienen la posibilidad de hacerlo si el ganadero precavido tiene un banco de este alimento en su predio.
 
La extracción del calostro se hace con medidas de higiene y se conserva en la nevera en el área de congelamiento. Por ningún motivo se puede perder la temperatura de frío, por lo que se recomienda revisar que el refrigerador siempre funcione. (Lea: Destete tradicional, precoz e hiper precoz, un asunto de cuidado)
 
Diego Ortiz, investigador PhD de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, dijo que los bancos de calostro los manejan los ganaderos en sus fincas como medida de prevención para aquellos casos en los que la madre no puede alimentar la cría durante los primeros días de vida.
 
Cuando la cría nace, el productor deberá tener el calostro listo para suministrarlo a la res a la misma temperatura que se mantiene en la ubre entre los 37 y 40 grados centígrados, lo cual se consigue hirviéndola por unos minutos.
 
Luis Fernado Yepes, profesional en gestión productiva y salud animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, en Santa Rosa de Osos, Antioquia, zona lechera del país, dijo que en la región algunos productores tiene bancos de calostro en sus predios pero no es una práctica masiva.
 
Señaló que algunos ganaderos mantienen el alimento vital en sus neveras porque la vaca madre puede morir o desechar a la cría. “El calostro se mantiene refrigerado y cuando se va a dar a la ternera se hace a una temperatura de 37 grados”. (Lea: Fetos bovinos necesitan energía, proteínas y minerales para su desarrollo)
 
Mauricio Mendoza Quesada, igualmente profesional de Fedegán, en Cota, Cundinamarca, explicó que en la región son los grandes ganaderos, los que cuentan con adecuada infraestructura, los que conservan bancos de calostro, sin que sea una costumbre generalizada en el sector.
 
Según Mendoza, los bancos de este alimento representan una solución nutricional para mantener la salud de los terneros. “Es fundamental que las crías consuman el calostro en sus primeras horas de vida porque por medio de él se transfieren las defensas”.
 
El funcionario manifestó que además del riesgo de muerte de la madre, puede que el calostro producido no sea de alta calidad, entonces se acude a utilizar el alimento refrigerado que contiene los nutrientes suficientes para las crías.
 
La calidad del calostro se puede valorar. Si el resultado es positivo se conserva como alimento ideal para los terneros.
 
El médico veterinario de Antioquia indicó que una vez se garantice la temperatura adecuada del calostro, este se pone en botellas y suministra al ternero a una altura equivalente a la ubre y pezones de la vaca.
 
“El ternero consume el calostro como si estuviera mamando el pezón”, resaltó. (Lea: Inflamación de ombligos en terneros puede generar 4 enfermedades)
 
Sebastián Ramírez, administrador de la finca La Montaña, ubicada en Santa Rosa, creó a finales de 2013 junto con la Universidad de Antioquia, dueña del predio ganadero, un banco de calostro para alimentar crías holstein y cruzadas con Blanco Orejinegro, BON.
 
Desde entonces ordeñan durante el primer día de paridas a las vacas de 4 y 5 partos con mejor estatus sanitario. Luego congelan el calostro y cuando lo necesitan lo suministran a las crías en teteros.
 
De acuerdo con Ramírez, la práctica ha sido bien recibida por los beneficios que genera en la salud de los terneros y con cuidados de higiene en la manipulación del alimento y los recipientes han logrado resultados positivos en la nutrición de los semovientes.
 
Sobre la conservación del alimento en zonas rurales donde el servicio de energía puede fallar, dijo: “Tenemos una planta en la finca y por acá poco se va la luz. Cuando pasa se ha suspendido por poco tiempo y no ha afectado los bancos”.
 
Los bancos de calostro se incorporan en pequeñas, medianas y grandes fincas ganaderas que dispongan de neveras con una adecuada refrigeración. Lo importante es tener el interés de cuidar la salud del futuro de la finca, como lo son los terneros.