Uso ineficiente de nitrógeno conlleva a problemas en su ganadería

Por: 
CONtexto ganadero
12 de Abril 2019
compartir
nitrógeno, uso, ineficiente, energía, calculada, dosificada, metabolismo, proteína, proteico, rumiantes, bovinos, salud, suplementación, alimento, alimentación, balanceada, exceso, proteína verdadera, contenido, vacas, leche, producción, deficiencias, pasadas, contenido, ración, MUN, cantidad, necesaria, rentable, de, , CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
La manera más eficiente para medir la cantidad de proteínas de los rumiantes se hace mediante la prueba MUN. Foto: contextoganadero.com

Álvaro Martín Macías, médico veterinario de la Universidad de La Salle y Director Nacional de Ganadería de Solla, aseguró que el nitrógeno es usado para producir alimentos en todo el mundo, además dijo que, los fertilizantes nitrogenados son la mayor fuente de nitrógeno para la producción agrícola.

 

El nitrógeno es uno de los elementos más importantes, esenciales y abundantes que hay en la tierra, haciendo parte de los aminoácidos que componen las proteínas requeridas por todos los organismos. En la agricultura este proviene de fertilizantes inorgánicos, de estiércoles de animales, residuos de cosechas y el mineralizado en el suelo.

 

Pero cabe resaltar que en la actualidad existe un uso inadecuado de este elemento en los alimentos de los bovinos, se da en cantidades abundantes, incluso más de lo que el animal podría tolerar. (Lea: ¿Por qué se utiliza la urea en la alimentación de los rumiantes?)

 

“Cuando se sobrepasa el contenido de proteína en la ración de los rumiantes y principalmente la proteína viene de forrajes, lo cual sucede con más frecuencia en clima de trópico alto, lo que tenemos es un sistema saturado de nitrógeno, no tanto de proteína verdadera, sino de fracciones nitrogenadas”, aseveró Macías.

 

Estas proteínas pueden congestionar el sistema metabólico del animal con el exceso de amoniaco que tiene que ser convertido a una urea (compuesto químico) para que el animal pueda eliminarlo, llevando a que haya un exceso de energía y sobre carga de la función hepática del ganado. Adicional a esto, el exceso puede ser absorbido e ingresa al torrente sanguíneo, lo cual puede ser tóxico para el animal, añadió.

 

La manera más eficiente para medir la cantidad de proteínas de los rumiantes se hace mediante la prueba de Nitrógeno Ureico en leche MUN (sigla del nombre en inglés, Milk Urea Nitrogen), es un método de vigilancia de la salud nutricional del hato que le permitirá corregir fallas en la alimentación de sus bovinos.

 

“Esta herramienta permite evaluar la eficiencia de utilización del nitrógeno y de ciertos trastornos del comportamiento reproductivo de la vaca lechera; este procedimiento se realiza mediante reportes de las empresas acopiadoras de leche, las industrializadoras o mediante el envío de una muestra de leche del hato a laboratorios acreditados para el análisis de la misma”, agregó Macías.

 

Cabe resalta que los niveles de proteína que requieren el ganado de carne y el ganado de leche es diferente. Una vaca especializada en producción de leche requiere de 16 a 17 % de proteína en su ración, mientras que el ganado de carne requiere entre 13 y 14 %.

 

Metabolismo en los rumiantes

 

Macías indicó que, “el rumiante tiene la versatilidad de poder incorporar en su metabolismo, proteína verdadera de la ración, como nitrógeno no proteico, con el cual mediante la simbiosis con las microflora del rumen convierte ese nitrógeno no proteico en proteína bacterial que finalmente en el intestino delgado se incorpora al torrente sanguíneo como fracciones de proteína”. (Lea: ¿Cómo evitar la intoxicación por urea en la alimentación del ganado?)

 

Además tiene la posibilidad de alimentarse con proteína verdadera con una porción de la ración como el nitrógeno no proteico, complementó.

 

Sin embargo, la utilización del nitrógeno no proteico debe ser calculada y dosificada por un especialista, con un balance adecuado de energía para haya aprovechamiento y se convierta ese nitrógeno en proteína microbial.

 

Para entregar a su hato la nutrición adecuada y balanceada, le sugerimos consultar a un experto.