2 millones 400 mil toneladas de alimentos se desperdician en Colombia

Por: 
CONtexto Ganadero
12 de Septiembre 2013
compartir
desperdicio de alimentos en Colombia
En Colombia hay 15 millones de habitantes que viven con menos de $3.000 al día. Foto: CONtexto Ganadero.
La Organización de Nacionales Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, reseñó que 1.300 millones de toneladas de alimentos se desperdician cada año en el mundo y consideró inamisible la pérdida de comida, cuando se registran 870 millones de personas que penan por hambre.
 
La FAO manifestó que los daños económicos alcanzan los US$750 mil millones y a eso se suma las consecuencias ambientales que provoca el desperdicio de alimentos por el uso de agua y suelos en la etapa de cosecha y efectos colaterales al momento de arrojarlos a los basureros.
 
El director general de la FAO, José Graziano Da Silva, dio a conocer el informe en el que se explica que los alimentos producidos, pero que luego no comemos, consumen un volumen de agua equivalente al caudal anual del Volga y son responsables de añadir 3 mil 300 millones de toneladas de gases de efecto invernadero a la atmósfera del planeta.
 
No podemos permitir que un tercio de todos los alimentos que producimos se pierda debido a prácticas inadecuadas", dijo Da Silva, quien denunció: "las normas estéticas y de calidad llevan a los minoristas a rechazar grandes cantidades de alimentos perfectamente comestibles". (Lea: FAO intentará medir hambre e inseguridad alimentaria mundial)
 
Las dificultades en la movilización de productos perecederos, los cambios climáticos y deficiencias en las técnicas de recolección generan el deterioro de los productos.
 
Es así como el 54% del desperdicio de alimentos en el mundo se da en las etapas iniciales de producción, manipulación y poscosecha y el 46% se presenta en los periodos de procesamiento, distribución y consumo.
 
La FAO añadió en su informe que los países en desarrollo reportan más pérdidas durante la producción de alimentos, y al momento de la comercialización, la incidencia mayor de desperdicio está en las naciones con ingresos medios y altos. (Lea: La FAO premia a 11 países por reducir el hambre a la mitad)
 
La pérdida de frutas y hortalizas es elevada en Asia, Europa y Latinoamérica. Y aunque el desperdicio de carne es bajo, gran parte se reporta en países de América Latina.
 
La Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia, Abaco, informó a CONtexto Ganadero que en el país se desperdician 2 millones 400 mil productos, entre frutas y verduras.
 
La cifras sobre pérdida de cárnicos y productos no perecederos no está registrado en la entidad ni las tiene el Gobierno nacional, lo que muestra que el dato podría ser más elevado.
 
Ana Catalina Suárez, directora de Abaco señaló que la cifra de desperdicio de alimento en Colombia corresponde al 2010, y del total solo se pudieron recuperar 800 mil toneladas que fueron entregadas a 214 mil personas en estado de vulnerabilidad: niños, ancianos, mujeres lactantes y en estado de embarazo. 
 
Suárez reseñó que 640 empresas (supermercados, centros de abastos, minoristas y asociaciones agrícolas) donaron en 2012, 13 mil toneladas de alimentos, que al estar en fecha cercana a corte de vencimiento o con daños en empaques salen de las cadenas comercializadoras.
 
De esta manera resaltó que los productos donados se clasificados en 3 categorías. Están los que se pueden comer, los que se entregan para el consumo de ganado o para hacer abono, y los que son desechados por completo. Ante eso, a los beneficiados solo se les suministran productos aptos para el consumo humano.
 
“Realmente es pequeña la recuperación de alimentos donados frente al nivel de pérdida. Pero venimos haciendo una labor de estrategia de comunicación para que se vinculen empresas y personas”, manifestó al directora de Unaga, que agregó que frutas y verduras es lo que más reciben por ser alimentos perecederos, mientas que reciben poco café, azúcar, leche en polvo, sal y granos, porque las cadenas esperan hasta el último momento de corte de vencimiento para vender los productos que en muchas ocasiones se dañan.
 
Este fenómeno se presenta porque las empresas donen o no, deben pagar IVA por los productos, y en la mayoría de los casos evitan regalarlos. (Lea: 49 millones de latinos sufren de hambre, según la FAO)
 
Suárez señaló además que el desperdicio de frutas y verduras se da porque los colombianos no consumen en grandes cantidades esos alimentos. Según datos del Ministerio de Salud Nacional, del 100% de los gastos familiares, el 19% se destina a alimento y bebidas no alcohólicas, y de este solo 3% va a frutas y 8% a verduras.
 
Además dijo que los estándares de calidad en el país y el exterior para la comercialización de frutas y verduras son elevados y eso contribuye con el desperdicio de alimentos.
 
“Es necesario generar conciencia sobre la importancia de donar comida. Las personas en sus hogares botan muchos alimentos”, anotó la directora del Banco de Alimentos de Colombia.
 
Opinan gremios
 
Diferentes gremios productivos del país avanzan en la formulación o ejecución de proyectos que favorezcan la producción de alimentos que deben llegar en condiciones ideales a las cadenas comercializadoras.
 
Juan Daniel Pérez, gerente de Fedepapa, manifestó que hace 5 meses trabajan en la creación de un plan de mejoramiento de la competitividad de pequeños productores que consiste en la utilización de semillas de alta calidad y el acompañamiento de soporte tecnológico.
 
El desarrollo de las buenas prácticas agrícolas como tema de calidad y clasificación se enmarca en ganar espacio en un mercado exigente que cada vez consume menos papa.
 
“El consumo per cápita de papa era de 72 kilos persona, ahora está en 62 kilos. Por eso hay sobreoferta y ante la poca demanda bajan los precios. Vamos a presentar al Ministerio de Agricultura el proyecto para mejorar la producción, y trabajaremos en una campaña sobre el consumo del producto”, aseveró el director de Fedepapa.
 
Voceros de la Asociación de Frutas y Hortalizas de Colombia, Asohofrucol, aseguraron que la pérdida de los alimentos se evita con la ejecución de un plan nacional de fomento hortofrutícola que opera en 22 departamentos. (Lea: Bancos de alimentos buscan elevar sus estándares sanitarios)
 
Los agricultores se capacitan en buenas prácticas de producción y cumplimiento de normas de calidad y sanidad antes de cultivar frutas y verduras.
 
Asohofrucol añadió que cuando el producto no cumple con los parámetros de comercialización se aprovecha en la fabricación de pastas de pulpa, jugos o mermeladas.
 
Juan Felipe Laverde, gerente de Corbanacol, Fundación Social de Banacol, comercializadora y transportadora internacional de banano y otras frutas tropicales, dijo que hace 6 años se desarrolla un proyecto de transformación del plátano verde que no cumple con los estándares de calidad para exportación por tamaño o grosor, pero que se puede consumir en el mercado nacional.
 
En la Fundación crearon un complemento nutricional que se dirige a población vulnerable de Antioquia. Se trata de una harina que puede ser preparada en coladas y por contener potasio, carbohidratos, hierro y ácido fólico se convierte en un complemento nutricional para personas con anemia.
 
“Son 7.000 familias vulnerables que reciben la harina que se hace con el banano verde con cáscara que no se puede exportar. Entregamos 1 tonelada mensual a centros de recuperación nutricional”, mencionó el gerente de la fundación de Banacol. (Lea: Precios de alimentos se mantendrán estables, dijo la FAO)
 
Sobre las cifras de desperdicio de alimentos Laverde señaló que “es triste que se pierda alimento, no solo en el mundo sino en Colombia donde somos altos productores. Por eso es importante capacitar a los campesinos en tema de cosechas y manejo de alimentos”.
 
La directora de la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia dijo que en Colombia hay 15 millones de personas que viven al día con menos de $3.000 que no alcanzan para comprar alimentos que incluyan los nutrientes necesarios.  Es así como el compromiso de aprovechamiento de la comida para la población total del país, es a lo que le deben amputar gobiernos, empresas y consumidores.
 
“Como lo dice la FAO: si se recuperara la comida que se desperdicia, se resolvería el problema de hambre mundial”, apuntó Suárez.
 
Las personas o entidades interesadas en donar comida o recursos económicos a alguno de los 20 bancos de alimentos localizados en 19 ciudades de Colombia pueden ingresar a la página web www.abaco.org.co y contactar a uno de sus miembros.