Altibajos en precios de alimentos afectan a productores y consumidores

Por: 
CONtexto Ganadero
09 de Octubre 2013
compartir
Precios altos de alimentos en el mundo
Precios de alimentos se mantienen volátiles, según la FAO. Foto: CONtexto Ganadero.
Los mercados mundiales atraviesan por una calma tenue por la reducción de los precios de los alimentos en lo que va de 2013. Sin embargo, continúa el debate sobre los problemas de la volatilidad de los costos de los productos de la canasta básica familiar.
 
Así lo señaló José Graziano da Silva, director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, (por sus siglas en inglés) durante una reunión realizada el pasado 7 de octubre con ministros de 30 países en Roma.
 
En la mesa de discusión se dijo que el panorama mundial de los precio de los alimentos en 2013 es más alentador comparado con el de 2012, cuando hubo críticas sobre el alza en los costos de diferentes productos, especialmente de los cereales.
 
"Finalmente, las perspectivas para los mercados internacionales de alimentos básicos parecen más tranquilas este año", dijo en la página oficial de la FAO Graziano da Silva. (Lea: 2 millones 400 mil toneladas de alimentos se desperdician en Colombia)
 
Aun cuando los precios se han estabilizado, aseguró que no hay que “bajar la guardia”, teniendo en cuenta que permanecen por encima de muchos años anteriores con una tendencia a variar constantemente.
 
De esta forma, la volatilidad de los precios de los alimentos de la canasta básica familiar impacta a productores y consumidores en diferentes momentos.
 
Por un lado, cuando hay alza del precio los consumidores son los más afectados, y cuando hay baja, las consecuencias negativas recaen sobre los campesinos que cultivan frutas, verduras, carnes y leche.
 
Ante eso, Graziano da Silva concluyó: "Si los precios altos y volátiles han llegado para quedarse, tendremos que adaptarnos".
 
¿Cómo ayudar en Colombia?
 
El representante de la FAO sostuvo que los países pueden plantear ayudas a sus pequeños productores para asegurar la sostenibilidad de los cultivos. 
 
Las dos contribuciones que planteó Graziano da Silva son generar un programa de protección social y otro de apoyo productivo desde los Estados, como pilares fundamentales a la hora de enfrentar los cambios de los precios de los alimentos en todo el mundo. (Lea: Colombia importa el 50% de los productos que consume)
 
En Colombia, el panorama de protección a campesinos productores no ha tomado fuerza en los últimos años y como consecuencia se han presentado varios paros agrarios.
 
Paperos, algodoneros, ganaderos, porcícolas, cerealistas, arroceros, cacaoteros, cafeteros, palmicultores, entre otros, están en la lista de los productores que han pedido al Gobierno nacional garantías para mejorar la producción, los precios y la comercialización de los alimentos.
 
Los compromisos del Estado, tras el paro agrario de agosto pasado, entonces se enmarcan en inyectar $3,1 billones del 4x1000 al sector agro del país en 2014, cifra que, si la aprueba el Congreso de la República, solventaría en parte, las necesidades de los productores.
 
Sin embargo, Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, señaló que ese valor no es suficiente al argumentar que "la gran mayoría del dinero serán asignados para el sector cafetero, los gastos de funcionamiento y el servicio de deuda; por tal razón la plata no alcanza".
 
Andrés Fernando Moncada Zapata, presidente de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia, Fenavi, agregó que en el país no se debe pensar en la asignación de los $3,1 billones, sino en el establecimiento de políticas públicas que aseguren el progreso en el campo.
 
“El día de mañana se acaba el dinero y ¿qué pasó con la política? Ese dinero tiene que ser la base del desarrollo de políticas públicas”, recalcó Moncada Zapata. (Lea: Los $3,1 billones del 4x1000 para el agro son insuficientes)
 
Finalmente, Graziano da Silva expuso que el mejoramiento de la gobernanza mundial juega un papel importante al momento de evitar picos altos en los precios de los alimentos. Por eso, el trabajo mancomunado de los países ha dado como resultado la disminución de los costos en 2013.