Así se castiga el abigeato en Latinoamérica

Por: 
CONtexto Ganadero
07 de Julio 2016
compartir
Abigeato
Mientras en otros países el delito es castigado con penas que oscilan entre uno y 8 años de prisión, en Colombia aún es considerado delito de menor cuantía. Foto: CONtexto ganadero.
Mientras en países como Uruguay o México las penas para quienes roban ganado son más drásticas, en Colombia los ladrones de bovinos siguen haciendo de las suyas ante la ausencia de castigos severos. Productores consideran prioritario que el delito deje de ser considerado de menor cuantía.
 
La comisión de Constitución y Legislación del Senado de Uruguay aprobó ayer, de forma unánime, las modificaciones en las penas para aquellas personas que comenten delitos como el abigeato. A la propuesta solo le resta ser ratificada y votada por los Diputados y sus ponentes confían en que este jueves logre la mayoría requerida. (Lea: El abigeato se recrudece en las sabanas araucanas)
 
De acuerdo con un diario charrúa, la reglamentación mantiene la pena que establece el Código Rural de 3 meses de prisión y máximo de 6 años de reclusión en sitio carcelario para quienes cometen el delito de abigeato (muerte, faena de ganados, etcétera), pero existe en la nueva redacción una ampliación de los sujetos activos del delito.
 
Ahora la Ley les será aplicada a aquellas personas que oculten o comercialicen los productos obtenidos del delito; también castigará severamente a quienes integren organizaciones que se dediquen al delito y los artículos incautados para cometer robo o despiece de bovinos, serán rematados.
 
Las sanciones en otros países de la región
 
En México tampoco se quedan atrás con las sanciones a los populares ‘cuatreros’. De acuerdo con la Unión Ganadera Regional de Jalisco, el país castiga con mayor severidad a quienes hurtan ganado mayor (bovinos, equinos, mulares, asnales y especies domésticas mayores). (Lea: Paro provoca cierre de planta y complica sacrificio animal en Yopal)
 
Las sanciones van desde uno y hasta 6 años de prisión y una multa económica que será establecida de acuerdo al valor de los animales, las cuales oscilan entre los 4 y los 80 días de salario. Incluso, el delito tiene tipificaciones en calificado, lo que agrava las penas que pueden ser de incluso 8 años en recinto penitenciario y 100 días de salario.
 
Para el caso argentino, quienes se atrevan a robar ganado también se exponen a ser castigados severamente por ley. El abigeato tiene penas más fuertes cuando el hurto es superior a las 5 cabezas de ganado.
 
Si el robo es inferior a ese número la pena oscila entre los 2 y 6 años de prisión. Pero si el abigeo supera es de 5 o más animales, el delincuente se expone a pagar una entre 3 y 8 años de cárcel, además es grave usar en el momento del hurto algún tipo de vehículo motorizado para transportar los semovientes, amarrar o infringir violencia a los dueños del predio, alterar las marcas de los animales, falsificar o alterar las guías de movilización. (Lea: 5 modalidades de abigeato que todo ganadero debe conocer)
 
En Ecuador, el abigeato también tiene penas drásticas. Eso se debe a que en 2013, el Código Integral Penal de dicha nación endureció los castigos por hurto en todas sus formas. Cuando se presenta un robo de ganado, el delincuente es castigado con una pena privativa de la libertad que va de uno a 3 años.
 
Sin embargo, la situación empieza agravarse si el criminal usa la fuerza para cometer el robo (3 a 5 años de cárcel); si hay violencia durante el abigeao (5 a 7 años de prisión) y si alguien muere durante el hecho (22 a 26 años en recinto carcelario).
 
El penoso caso colombiano
 
En Colombia, el principal inconveniente que tienen los productores pecuarios es que los robos de semovientes son considerados de menor cuantía, lo que les permite a los delincuentes seguir hurtando animales sin recibir los castigos correspondientes. (Lea: Preocupación en Caquetá por aumento de abigeato)
 
En días pasados, Alexis Tocaría, vicepresidente del Comité de Ganaderos de Hato Corozal, dio a conocer un robo de ganado en la región. Sin embargo, el hecho fue catalogado de menor cuantía, por lo que las penas que pagan los criminales son irrisorias.
 
“Hace unos días fue detenido una persona en flagrancia. El criminal tenía la pistola con el que asesinó a la vaca en la camioneta y fue capturado mientras se llevaba las canales en el vehículo. El revolver no tenía salvoconducto por lo que el delito era porte ilegal de armas y robo, pero no pasó más de 2 días en prisión”, añadió el dirigente local.
 
En ese mismo sentido se ha pronunciado Javier Francisco Barbosa Rozo, presidente del Comité de Ganaderos del municipio de Arauca, quien aseguró que los ‘cuatreros’ no tienen distinción en relación a sus víctimas, no importa si es un ganadero pequeño o grande, sino que tenga animales para robarle. Señaló que parece que no hubiera Ley, especialmente en las sabanas o en las zonas rurales. (Lea: Casos de abigeato se están desbordando en el Cesar)
 
Aquí atrapan a los delincuentes en flagrancia, no les dan sanciones fuertes y en los pocos casos que los llevan a la cárcel, los liberan al poco tiempo pues supuestamente son delitos menores. Otra de las problemáticas que afectan al sector es que los ganaderos que denuncian son amenazados, a pesar de las acusaciones no hay un accionar y muchos prefieren no hacerlo por el miedo a las represalias”, expresó Barbosa.
 

Esas dificultades a la hora de aprehender los criminales generan más inseguridad entre los ganaderos colombianos, quienes claman penas severas y celeridad en los procesos para combatir uno de los crímenes que más los afectan. La justicia tiene la palabra.