Bioseguridad ganadera, en manos del Gobierno, productores y sanidad

Por: 
CONtexto Ganadero
22 de Enero 2014
compartir
bioseguridad bovina
Conozca los puntos esenciales a considerar para tener un hato libre de enfermedades. Foto: CONtexto Ganadero.
La bioseguirdad en la ganadería vacuna responde al conjunto de medidas sanitarias que se aplica para mantener a los ejemplares libres de enfermedades.
 
En varias regiones del mundo se implementan medidas básicas para disminuir el riesgo de agentes infecciosos, mientras que en otras se investiga cada vez más sobre los patógenos que pueden afectar el ganado y se desarrollan programas eficientes para erradicarlos.
 
Lo cierto es que en cualquier parte del mundo los productores deben responder a las siguientes preguntas, si proyectan conservar un hato libre de enfermedades, lo cual debe estar soportado con las políticas de seguridad vacuna de gobiernos y entidades de sanidad animal, según revelaron expertos en el 13° Congreso Internacional de Médicos Veterinarios Zootecnistas Especialistas en Bovinos que tuvo lugar en la Comarca Lagunera, México.
 
¿Qué debemos hacer para evitar la entrada de enfermedades infecciosas a la ganadería?¿Cuáles son las posibles puertas de ingreso de las enfermedades infecciosas? ¿Cómo lograr cerrar esas vías de ingreso? ¿Si la enfermedad ya está en la ganadería, cual es el conjunto de acciones a realizar para evitar que afecten más animales?
 
“Para responder estas preguntas es útil entender los mecanismos de diseminación de las enfermedades infecciosas y en particular de aquellas que siguen un curso crónico y pueden ocurrir sin manifestaciones clínicas”, explicaron veterinarios en el Congreso Internacional. (Lea: Colombia no dejará de vacunar contra fiebre aftosa, zona fronteriza el gra reto)
 
También mencionaron que “en esto casos los animales infectados suelen eliminar el microorganismo y diseminar la enfermedad con facilidad; ejemplos de esta problemática son la brucelosis, tuberculosis y paratuberculosis. Debemos poner énfasis al hecho de que cada animal enfermo representa un peligro de infección para los animales sanos con los que convive”.
 
Ante eso, dieron a conocer las medidas de prevención a tener en cuenta en cualquier país para mantener a los animales alejados de enfermedades.
 
La cuarentena interna se recomienda para mantener a los animales nuevos separados del resto del ganado por lo menos 15 días, durante los cuales serán revisados clínicamente.
 
Es necesario el control de vehículos y personas para evitar que se introduzca en el hato alguna enfermedad infecciosa, aplicar buenas prácticas de manejo de los animales con ventilación adecuada, evitar el hacinamiento y reducir los factores de estrés. De igual forma es importante tener zonas exclusivas donde las vacas puedan parir.
 
No es menos relevante desinfectar zonas en las que estuvieron fetos y crías; controlar la presencia de otros animales como perros, gatos, roedores y moscas, y evitar el contacto de animales que salen al pastoreo con animales de otras ganaderías. (Lea: ICA, obligado a contratar personal para cumplir ley de trazabilidad animal)
 
Además, mantener limpios los potreros de estiércol, secreciones y líquidos de placenta para evitar la paratuberculosis. Y como esencial, es necesario contar con un programa adecuado de vacunación.
 
Ciclos de vacunación, pilar de Fedegán
 
En Colombia se desarrollan 2  ciclos de vacunación. Uno en el primer semestre del año, el cual se realiza en mayo,  y el segundo que tiene lugar en noviembre.
 
Los ciclos de vacunación son liderados hace 30 años por la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán.
 
Olga Franco, profesional de la Coordinación de Seguimiento Epidemiológico de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán-FNG, señaló que la vacunación a bovinos es vital, pero es mucho más relevante hacer un procedimiento efectivo, para lo cual se capacita personal que contribuya con la ejecución correcta de los inmunológicos.
 
Un mes antes de iniciar el ciclo de vacunación, en todo el país se visitan los predios ganaderos y se les fija una fecha de vacunación, para que tengan el ganado listo para realizar la vacunación; además se realiza publicidad radial, perifoneo y se entregan volantes informativos”, señaló Franco.
 
Fedegán vacuna en cada ciclo por lo menos 21 millones de reses contra la brucelosis y la fiebre aftosa, mientras que la vacuna bivalente, que ataca la rabia bovina y la aftosa, se viene aplicando en las zonas donde hay presencia de ambas enfermedades, como  Cesar, Arauca, Sucre, Magdalena y Córdoba. (Lea: Colombia debe trabajar la trazabilidad para llegar a mercados más exigentes)
 
Esperanza Polanía, coordinadora de Seguimiento Epidemiológico de Fedegán, explicó que las capacitaciones a productores en bioseguridad llegan a todos los rincones del país, como parte del compromiso que se tiene con los ganaderos por parte de la entidad.
 
Control en la frontera
 
Una de las mayores responsabilidades que tienen los gobiernos, la entidades de sanidad, productores y gremios, es el control de las enfermedades en las zonas fronterizas con Ecuador, Perú, Brasil y Venezuela, siendo este último en el que más casos de transmisión de afecciones se presenta por el tráfico ilegal de ganado en pie.