Carne de bovinos muertos por traumas físicos no es apta para el consumo humano

Por: 
CONtexto Ganadero
26 de Febrero 2014
compartir
vacuno herido
Del adecuando sacrifcio del ganado depende la calidad de la carne comercializada. Foto: www.fao.org/docrep/005/x6909s/x6909s04.htm
Más de 59 mil 882 familias se han visto afectadas en 146 municipios de Bolivia por la muerte de reses en inundaciones como consecuencia de la ola invernal.
 
La primera recomendación que dictó el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuario, Senasag, de Bolivia a la población es evitar el consumo de la carne de los animales que murieron ahogados y sugirieron comprar la proteína roja en expendios legales que garanticen la inocuidad del producto.
 
La autoridad de sanidad del país suramericano señaló que la carne de ganado ahogado está expuesto a aguas contaminadas que pondrían en riesgo la salud de los humanos y generarían enfermedades gastrointestinales, infecciones y salmonelosis. (Lea: Comercialización de ganado enfermo acarrera sanciones monetarias)
 
Tampoco se recomienda el consumo de la proteína roja de ejemplares muertos por traumatismos o lesiones físicas grandes que deterioren los órganos.
 
Andrés Alcocer, gerente de la planta de beneficio de Friogán en Colosal, Sucre, explicó que cuando los animales sufren lesiones en los frigoríficos se verifica la gravedad de la herida para descartar el sacrificio de la res para su desposte.
 
En las plantas de beneficio no permiten el ingreso de animales con heridas graves, aseguró el gerente del frigorífico de Colosal, que aclaró que cuando sufren traumas físicos allí, se sacrifica el animal con la única finalidad de decomiso del producto para que no llegue al comercio ilegal.
 
No es apta para el consumo humano la carne de animales con lesiones graves y se elige el sacrificio de emergencia para no causar más sufrimiento al animal”, señaló Alcocer. (Lea: ¿Cómo prevenir que su ganado muera por un rayo?)
 
Óscar Leonardo Jiménez, profesional de Gestión Productiva y Salud Animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, en Cúcuta, explicó que la principal causa que impide el consumo de carne de animales que mueren sin pasar por el proceso de sacrificio adecuado en las plantas de beneficio es su desangre.
 
“Si no se saca la sangre del animal queda en los músculos y órganos. Esa carne se contamina porque la sangre facilita el crecimiento de bacterias y patógenos. Si no sale toda la sangre se pierde la vida útil y se deteriora el producto. Por eso no se puede consumir la carne de animales que mueren por lesiones u otras causas”, señaló Jiménez.