Caso de éxito: Conozca la ganadería ecológica en la que nada se compra

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Junio 2022
compartir
Conozca la ganadería ecológica en la que nada se compra
Conozca la ganadería ecológica en la que nada se compra debido a que sus dueños decidieron trabajar en pro de la sustentabilidad. Foto: lavozdegalicia.es

Si le gustan los casos de éxito, esta ganadería ecológica lo sorprenderá porque no solo recuperó una raza de vacas para producir quesos, sino que todo lo que consume es elaborado dentro del mismo predio. Conózcala

 

La empresa ganadera está ubicada en Francia y es propiedad de tres socios, quienes desde su fundación le apostaron al impulso del medio ambiente, razón por la que tratan de manejar su negocio basado en la sustentabilidad económica y ambiental. (Lea: ¿Cómo funciona la ganadería ecológica?

 

Su nombre es La ferme des 7 chemins, traducida al español como la granja de los siete caminos en a que nada se tira, pues a todo se le intenta encontrar un aprovechamiento útil. En este predio, nada se compra porque como asegura Cédric Briand, uno de sus socios, “tratamos que todo venga de la granja”.

 

En el portal La Voz de Galicia se explica que estos ganaderos tienen claro que buena parte de la calidad de sus productos proviene de la biodiversidad en la que crían a sus bovinos, razón por la que tratar de ser autosuficiente y producir todo lo que consumen sus vacas sin hacer uso de fertilizantes ni ningún tipo de químicos. 

 

Uno de los trabajos que se destaca en este predio es que le apuestan a la recuperación de razas autóctonas de la región como la Pie Noir, que les proporciona leche con mucha grasa, y les permite hacer quesos de calidad.

 

Cédric menciona en el portal que “en este pueblo, el 35 % de las granjas son ecológicas, eso es un récord en toda Francia. El mencionado ganadero, junto con Hervé Mérand se sumaron a la finca que entonces tenía Mathieu Hamon en el año 1997, apostándole a trabajar en un sistema respetuoso con el medio ambiente.

 

Los tres productores querían una explotación autónoma de la que pudieran vivir y convertirse en grandes defensores de la biodiversidad, apostando por razas de vacas locales, preservando los ecosistemas naturales y practicando una ganadería ecológica. (Lea: “Las vacas de la ganadería ecológica viven más y mejor”)

 

Actualmente es un predio en el que hay 44 vacas en ordeño que producen 115.000 litros de leche al año, 100.000 de los cuales se destina a producir queso y otros derivados lácteos. Gracias a esto, elaboran distintos tipos de quesos, yogures, mantequilla, nata y una especialidad bretona llamada gwell, que la definen como “la única leche fermentada indígena que existe en Francia”, comenta Cédric.

 

Uno de los aspectos que destacan es que sus animales solo comen lo que se cultiva en sus tierras y por eso cuentan con 53 hectáreas de prado. Además de otras siete en las que cultivan una mezcla de cereales.

 

Actualmente están trabajando en un proyecto para diversificar su producción cultivando vegetales que también les servirán para la alimentación animal. De acuerdo a lo dicho por Cédric, “la grana puede ser autónoma, solo hay que encontrar la mejor forma de gestionar la tierra”.

 

Esta autonomía les ha permitido esquivar la subida de los costos de producción que tanto daño está haciendo al sector lácteo mundial. “Somos autónomos, no notamos incremento de los costos de producción, aunque sí en algunos materiales que compramos”, afirma Cédric.

 

En La ferme des 7 chemins apoyan la economía circular, razón por la que el abono para sus tierras sale del establo de las vacas que son encerradas los durante los dos meses de invierno. Además, los restos de hacer queso se destinan a alimentar a diez cerdos de la raza Blanc de l’Ouest que también se encargan de criar.

 

Finalmente, esta consolidada empresa ganadera ha invertido en la adquisición de placas solares, pues uno de sus objetivos es ser totalmente autosuficientes, “lo que nos consume más energía es la producción de leche y por eso hemos invertido en placas, porque queremos ser autónomos”, concluye Cédric. (Lea: ¿Por qué hay que apostar por la ganadería ecológica?)