Las pasturas para vacas también pueden sufrir estrés

Por: 
CONtexto Ganadero
22 de Octubre 2014
compartir
estrés pastos
Los pastos identifican amenazas en el ambiente y reaccionan con episodios de estrés, igual que el resto de seres vivos. Foto: CONtexto Ganadero.
Los forrajes que consumen las vacas y en general cualquier material vegetal sufren de estrés. Los cambios de temperatura son unos de los factores que más influyen en este síntoma, pero se encuentran otras causas. Conózcalas.
 
Científicos de la Universidad Nacional del Litoral evalúan los efectos del estrés en organismos vivos para determinar la capacidad de defensa que pueden adquirir ante esta amenaza.
 
El estudio se desarrolla con plantas, a propósito de los cambios de clima extremo a los que se enfrentan en Argentina y que repercuten en la calidad de alimento en las ganaderías. (Lea: Pastos amarillos, sinónimo de estrés o envejecimiento)
 
“Dentro del tema estrés en plantas, nuestro grupo estudia unas proteínas especiales que se llaman factores de transcripción, que tienen la capacidad de regular o controlar la expresión de muchos genes. Conociendo la función de estos factores de transcripción podemos encontrar una forma de hacer a la planta más resistente a los agentes de estrés”, indicó el investigador Guillermo Moreno-Piovano, al diario El Litoral.
 
Moreno-Piovani añadió que el material vegetal no tiene la capacidad de moverse de lugar pero reacciona a las amenazas ambientales que lo conducen al estrés.
 
“A veces se observa un cambio en la textura y el color de las hojas, o en toda la planta dependiendo la especie. Otras veces las hojas pueden perder su turgencia, es decir que se van marchitando por la falta de agua, y quizás pueden aparecer una mayor cantidad de tricomas, una especie de pelos que las hacen menos digeribles para los insectos que las quieren comer”, afirmó el experto.
 
Las plantas y forrajes, igual que otras especies, también buscan dejar descendientes, y ante un episodio de estrés, adelantan la floración, resaltó el investigador.
 
El estrés de los forrajes no es un tema ajeno en Colombia. De acuerdo a José Carlos Marrugo, ingeniero agrónomo, “los pastos se estresan por falta de agua lluvia, nutrientes, por acidez en el suelo o porque no se hizo un adecuado manejo o pastoreo”. (Lea: La ganadería no se regala a las peores tierras)
 
El tono amarillo, decaído o las hojas sueltas en el pasto reflejan envejecimiento, es decir, es consecuente al periodo de vida de la planta. El estrés puede afectar la vegetación joven como adulta y desencadenar en la muerte apresurada de esta.
 
José Óscar Sierra Posada, en el documento Fundamentos para el restablecimiento de pasturas y cultivos forrajeros, de la Universidad de Antioquia, señaló que el material vegetal se puede estresar incluso en sombra por la disminución del ingreso de luz solar.
 
De esta forma, se alude el estrés en pasturas por múltiples factores, pero lo más importante, resaltó el ingeniero agrónomo, es que se puede prevenir.