México sufre una de sus peores sequías en años

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Abril 2021
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, Sequía, sequía México, efectos de la sequía en méxico, fenómeno de la niña méxico, ganaderos México
La falta de agua viene generando la muerte de reses en todos los estados mexicanos. Foto: © Jose Luis Gonzalez/ Reuters

La sequía se ha agudizado en México afectando a casi el 84 % del país y golpeando a un campo mexicano. Pese a su transformación agrícola, se estima que este año la producción caiga año, aumenten la importación de productos y por ende suban los precios.

 

De acuerdo con Forbes México, Según datos del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), las 210 represas del país tienen unas reservas actuales del 46,4 % de la capacidad total. Además de que 7 de los 32 estados del país concentran 16 reservas con agua para uso agrícola (riego) y actualmente están a solo un 33,1 % de su capacidad. Esto representa una bajada del 55 % en comparación con el año pasado. (Lea: ¿Cómo afecta la sequía a un pequeño, mediano y gran ganadero?

 

El fenómeno de La Niña

 

Juan Carlos Anaya, director del GMCA, señaló además el efecto climático de La Niña –relacionado con lluvias abundantes e inundación y también sequías–, que influirá en la baja producción por falta de lluvias este año.

 

En Sudamérica La Niña afectó a Brasil y Argentina con menor producción, se prevén en Estados Unidos fuertes sequías para mayo y en México advertimos ya esa situación”, dijo Anaya.

 

Agregó que este tiempo seco afectará la producción de granos básicos pero también a la caña de azúcar y otros productos agrícolas. Además a los ganaderos, lo que provocará fuertes daños entre el sector productivo mexicano. (Lea: Falta de alimento para ganado genera enormes pérdidas)

 

Según Anaya, una sequía “es muy difícil de enfrentar” y prefirió que “haya tormentas e inundaciones”, pues “el exceso de agua deja desastres, pero a la larga deja más beneficios que una sequía porque esta no hay manera de combatirla”, apuntó.

 

Los ganaderos también son víctimas directas de la sequía. Joaquín Arizpe, presidente de la Unión Ganadera Regional de Coahuila, le narró a El País que ya se han notificado muertes de vacas por hambruna, como ocurrió en 1996 y 2011. Cuando no llueve, los ganaderos no pueden plantar forraje para alimentar a sus vacas y deben sustituir su dieta con un suplemento de proteínas.

 

También deben hacerlas caminar más kilómetros para llegar a los arroyos o directamente subirlas a camiones para llevarlas a beber. Con las reservorios casi vacíos, los costos aumentan, y en los peores casos las reses acaban muriendo por inanición. (Lea: La sequía tiene solución)

 

Para Blanca Jiménez, directora de la Conagua, la problemática se produce tras un déficit de lluvias en 2020 –con una precipitación 3 % menor a la de 2019– y por la pandemia de la COVID-19, que generó “una demanda adicional de agua” en el país, principalmente en grandes poblaciones.

 

Por ello, “el almacenamiento de las represas más importantes del país se vio afectado; una sequía en un desierto es normal y no es un problema pero una sequía en zonas altamente pobladas o agrícolas es preocupante”, explicó y agregó que este año tampoco hay suficientes lluvias, colocándose en uno de los peores niveles de precipitación desde 1941.