¿Qué tan difícil es preñar una vaca?

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Abril 2015
compartir
reproducción animal
La facilidad o dificultad de preñar una vaca depende del manejo sanitario y nutricional que se dé al animal. Foto: CONtexto ganadero.
Disminuir los días abiertos, detectar celos, identificar la tasas de preñez y concepción para aumentar la producción de leche son las metas a las que todo productor le apunta si quiere hacer eficiente y sustentable el negocio.
 
Sin embargo, "50 % de las vacas (holstein) que son inseminadas pierden su gestación a los 15 días. Del día cero al 42 se pierde", afirmó Gustave Decuadro-Hansen, médico veterinario francés, magíster en patología animal y PhD en reproducción animal, durante el primer Simposio de Empresarios Lecheros, 'Actuar en el presente pensando en el mañana', evento organizado por Infortambo Andina que contó con la presencia de más de 200 productores de leche colombianos y que tuvo lugar el pasado 17 de abril en Bogotá.
 
Decuadro-Hansen explicó que las deficiencias reproductivas en bovinos aumentan cada año en el mundo. En Estados Unidos, por ejemplo, la pérdida anual de reproducción animal es de 1.5 % y  en Europa de 1 %.
 
Bajo estas premisas, el experto consideró que las enfermedades reproductivas, el estrés calórico y la deficiencia energética en las vacas, de la mano de los cambios climáticos, son los factores a tener presentes en el hato, si se desea tener animales sanos que puedan reproducirse de forma eficiente.
 
Sobre la pregunta, ¿preñar una vaca es difícil?, el médico veterinario francés fue claro al sostener que "no hay una receta" que indique al ganadero qué debe o no hacer, pero hay factores que lo guían en su proceso de lograr identificar el celo de la vaca para que quede preñada y que su gestación se culmine satisfactoriamente. (Lea: Manejo reproductivo con baja consanguinidad)
 
Se trata de lograr un manejo integral del hato, tener visión de empresario como ganadero, lograr un trabajo cercano y humano con los empleados en finca, realizar registros sobre todo lo que sucede con las vacas y evaluarlo para actuar a tiempo, usar la vacunación reproductiva, que se refiere a biológicos que previenen patologías que obstaculizan la reproducción animal; el grado de consanguinidad al momento de usar pajillas debe estar por debajo del 6 %, es necesario analizar si requiere o no usar semen sexado y se deben medir las pérdidas fetales y tener claro el objetivo reproductivo.
 
Ulf Jaern, ingeniero magíster en administración de negocios de la Universidad de Stanford en Estados Unidos, quien en 2008 creó la empresa Legend, presente en Latinoamérica, Asia, Australia  Suecia, la cual brinda servicios y productos funcionales y avanzados para el sector lechero, habló de un caso exitoso en reproducción de una ganadería en Panamá.
 
Jaern expuso que antes de comenzar el sistema de detección de celos, el hato de la Hacienda La Montana, en Panamá, tenía una tasa baja de servicios y, para lograr cambios, se enfocaron en trabajar de forma conjunta la producción, reproducción, nutrición y sanidad.
 
Para ello, varios profesionales comenzaron a realizar el manejo sanitario, productivo y reproductivo de la vaca mediante el análisis de cada actividad que realiza en la finca. De igual forma, se trasaron la meta de disminuir los días abiertos a 80 con el uso de la tecnología. En este caso se trata del podómetro. 
 
Ambos expertos en reproducción aseguraron que todo lo hecho por la vaca requiere de análisis y el ganadero necesita de un equipo de trabajo preparado y de la tecnología para que se pueda preñar el animal y este dé una cría sana en el tiempo planteado como meta.