Uruguay le apuesta a la ganadería de pastoreo para su competitividad

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Septiembre 2021
compartir
Uruguay, pastoreo, alternativa, Competitividad, campo natural, ingreso, sustentabilidad, intensificación ecológica, producción de forraje, consumo, eficiencia, productividad, sostenibilidad, resiliencia, variabilidad climática, costo, energia, Recursos Naturales, ecosistema, biodiversidad, ciclos biogeoquímicos, investigación, disponibilidad, servicios ecosistémicos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
El pastoreo es la apuesta de los ganaderos uruguayos para tener una producción más sostenible y competitiva internacionalmente. Foto: perulactea.com

Los productores uruguayos le apuestan a la ganadería basada en campo natural como alternativa para ser más competitivos en el mercado internacional.

 

Así se planteó durante un seminario realizado la semana anterior donde se presentaron los resultados de dos estudios sobre alternativas para mejorar el resultado económico, productivo y ambiental de la ganadería basada en campo natural.

 

La investigación del Grupo Ecología del Pastoreo tiene como objetivo principal contribuir a mejorar el ingreso neto y la sustentabilidad de los sistemas ganaderos sobre campo natural, a través de una propuesta de intensificación ecológica. Esto supone comprender y promover tres procesos que son centrales: la producción de forraje, el consumo de forraje y la eficiencia en la utilización del forraje por los animales en pastoreo.

 

Según el ingeniero y docente del Departamento de Producción Animal y Pasturas de la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República, Ignacio Paparamborda, ““a pesar del dinamismo que ha mostrado la ganadería en los últimos años, persisten algunos problemas de productividad, sostenibilidad y reducida resiliencia a la variabilidad climática-económica”. (Lea: Uruguay quiere diferenciar su carne con buenas prácticas ganaderas)

 

Añadió que para el desarrollo competitivo de la ganadería “se requiere mayor cantidad de producto por unidad de superficie con el menor costo y riesgo económico, sin deteriorar los recursos naturales, que son la base del sistema de producción ganadero”.

 

Paparamborda subrayó que “la herramienta para el cambio técnico de la ganadería es la gestión de la intensidad del pastoreo en el tiempo y el espacio. Esto es, controlar y manejar los principales procesos de la producción pastoril: la producción de forraje, el consumo de forraje por los animales y la conversión”. Para ello, resulta necesario profundizar en la relación entre producción animal y servicios ecosistémicos del campo natural.

 

Por su parte, la ingeniera agrónoma y docente del Departamento de Producción Animal y Pasturas, Varinia Figueroa, luego de enfatizar la importancia de la carne vacuna dentro de la matriz exportadora nacional, destacó que, “de las 12.579.000 hectáreas destinadas a la ganadería, 80 % es campo natural, y hay un gran número de establecimientos que realiza ganadería sobre campo natural que logra, desde hace ya un tiempo, bajos resultados productivos y económicos”.

 

A este respecto, señaló que los resultados se explican por un consumo de energía insuficiente de los rodeos que están sobre campo natural, que se deriva de la limitada gestión de la energía que se hace en los sistemas ganaderos. (Lea: Un nuevo comienzo: incorporar sostenibilidad en la producción lechera en Uruguay)

 

Para revertir esta situación “es necesario comprender la complejidad de estos sistemas, entendida como los procesos que tienen lugar durante un año productivo, desde los procesos de producción de forraje, pasando por el consumo por parte de los animales de ese forraje y llegando a la utilización de la energía de ese forraje para que, dentro del animal, y con todo lo que eso conlleva, se transforme en producto”.

 

Añadió que “aplicando la coinnovación y la propuesta de intensificación ecológica existe un margen de mejora en los sistemas ganaderos. Esto reafirma la importancia y el desafío que implica para el colectivo trabajar en los sistemas ganaderos sobre campo natural, contribuyendo a incrementar el acervo de conocimiento para avanzar en materia de innovación. En ese sentido, con estos resultados se confirma la importancia de la intensificación ecológica para atenuar los efectos adversos de la variabilidad climática”.

 

El trabajo del Grupo de Ecología del Pastoreo se enfoca en el “incremento de la producción por unidad de superficie sin aumentar los costos, mejorando los recursos naturales a partir del uso inteligente e intensivo de las funciones de soporte y regulación naturales del ecosistema por medio del manejo de la biodiversidad, de la energía solar y de los ciclos biogeoquímicos”.

 

El grupo está implementando un programa de investigación compuesto por tres proyectos. El primero está asociado al rol del parcheado y su vinculación con el patrón espacio-temporal de pastoreo, y busca cuantificar cuál es la estructura que se genera en el campo natural a partir de trabajar con más disponibilidad de forraje, ver qué pasa con el comportamiento animal en esas estructuras y evaluar el resultado productivo y económico. (Lea: Uruguay se ha convertido en un gran exportador de carne y ganado a China)

 

El segundo proyecto pasa por el desarrollo de modelos de simulación para analizar las relaciones entre producción y servicios ecosistémicos. Por último, se está trabajando a nivel de predios en un proyecto que monitorea la gestión espacial y temporal de ocho predios ubicados en la región este, para evaluar cómo esa gestión determina los posibles servicios ecosistémicos que brinda el campo natural.