Uso indebido de antibióticos en vacunos, una mala praxis ganadera

Por: 
CONtexto Ganadero
10 de Marzo 2014
compartir
antibióticos en animales
Europa, Estados Unidos, Perú, Argentina y Colombia restringen el uso de antibióticos en vacunos. Foto: COntexto Ganadero.
Los lácteos que se consumen en EE.UU. tienen nivel bajo de residuos de antibióticos y demás medicamentos, por lo que fueron considerados alimentos “más seguros que nunca”, según anunció la Agencia de Estados Unidos para el Control de Alimentos y Drogas (FDA).
 
En el país norteamericano se analizaron 3,76 millones de muestras de productos lácteos y solo 731 resultaron positivas a drogas usadas en animales. Los alimentos pasteurizados dieron negativa en todas las pruebas.
 
La evaluación también se llevó a cabo a camiones de leche y se encontró, según informe de FDA, que 0,014 % del lácteo puro contenía residuos medicinales, cifra inferior a la reportada en 2012. (Lea: Drogas para prohibidas en Colombia por efectos cancerígenos en humanos)
 
Estados Unidos y Europa son mercados con exigencias severas en el uso de antibióticos en los animales para el consumo humano, tanto en leche y carne, por el riesgo a la salud pública que los residuos puedan ocasionar.
 
En 2013, Perú sacó un memorando en el que pone restricción al uso de ciertos antibióticos en los vacunos, en alerta a las denuncias presentadas por supuestos casos de cáncer provocados por el consumo de productos con residuos de drogas, lo que ha sido sustentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO (por sus siglas en inglés).
 
Colombia mediante su legislación restringe o prohíbe el uso y la comercialización de algunos antibióticos en animales para el consumo humano.
 
El Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, afirmó que el cloranfenicol, olaquindox y nitrofuranos son antibióticos prohibidos en uso y comercialización.
 
El ICA explicó que los medicamentos nitroimidazoles se utilizan en casos particuales y son considerados de aprovechamiento restringido, “es decir, solo se permite su uso en animales de compañía, como es el caso del metronidazol, el cual solo está autorizado para caninos y gatos. En animales destinados para consumo humano no está autorizado su uso".
 
 Los medicamentos no se pueden utilizar igualmente en bovinos para el consumo humano localizados en Estados Unidos, Europa, Argentina y Perú.
 
Uso inadecuado de antibióticos es una mala praxis ganadera
 
Cualquier medicamento que recibe un ser vivo, vía oral o intravenosa, permanece en el organismo durante varías horas o días dependiendo de la cantidad de la dosis dada.
 
Cuando los vacunos enferman de gravedad, los productores por sugerencia de médicos veterinarios utilizan antibióticos que combaten el mal. Sin embargo, sin las adecuadas prácticas ganaderas, por desconocimiento o terquedad, se pueden generar daños en la salud de los animales y consecuencias irreparables en la salud de quienes consumen carne o lácteos con esos residuos.
 
Así lo afirmó César Gómez, médico veterinario y director del laboratorio Dimevet-Over en Colombia, quien explicó que los ganaderos en el país sacrifican vacunos para el consumo humano sin contemplar el tiempo de espera para sacrificar u ordeñar. (Lea: Antibióticos en las carnes, ¿consecuencias irreparables para la salud pública)
 
Para el caso de ganado de leche el antibiótico tarda en salir del cuerpo en un mínimo de 4 días y en ganado de carne en 7 días. Esos datos son relevantes si se desea tener alimentos libres de drogas.
 
En la ganadería a veces no se tienen en cuenta los tiempos y se sacrifica el animal que pudo quedar con residuos del medicamento. En el caso de leche, si un ganadero ordeña 20 litros diarios perderá 80 mientras el animal se recupera, pero es mejor hacerlo porque las empresas cuando compran el producto lo someten a una evaluación de residuos”, señaló el director del laboratorio Dimevet-Over en Colombia.
 
Lorena Moreno Coral, profesional de Gestión Productiva y Salud Animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, en Ipiales, Nariño, expuso que los ganaderos cada vez toman más conciencia sobre la producción de leche inocua para proteger al consumidor de residuos de antibióticos que pueden quedar en los lácteos.
 
La determinación de considerar el ordeño después de que el antibiótico ha salido del cuerpo del animal se ha logrado en el país por las capacitaciones dictadas a productores en los talleres de Buenas Prácticas Ganaderas, BPG.
 
“Ahora que estamos con los talleres de BPG hablamos de las enfermedades reproductivas y otras por las fumigaciones y los antibióticos y básicamente el ganadero ha aprendido a valorar el proteger a las personas con productos de calidad”, afirmó la profesional de la Federación.
 
Los vacunos, porcinos y pollos son los animales que reciben más drogas medicinales y sus carnes son las más consumidas en el mundo.