Fedegán… ¡Siempre!

Por: 
CONtexto ganadero
13 de Diciembre 2018
compartir
Fedegán, 55 años, Fedegán 55 años, 13 de diciembre de 2018 aniversario de Fedegán, Fondo Nacional del Ganado, Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, Iván Duque, Andrés Valencia, José Félix Lafaurie Rivera, Investigaciones técnicas de Fedegán, Investigaciones económicas de Fedegán trazabilidad, sanidad animal e inocuidad, asistegán, zonas ganaderas competitivas, Unidad de Gestión de Recursos y Operación de Proyectos – UGROP, ganadería colombiana: hoja de ruta 2018-2022, Ganadería, ganadería colombiana
Fedegán mantendrá levantadas las banderas de la ciencia, la tecnología y la innovación como factores de cambio, y de una ganadería rentable y respetuosa de la naturaleza. “Porque ese es el futuro”, señala José Félix Lafaurie R. Foto: Contexto ganadero
De la huella que ha dejado Fedegán en las cinco décadas y media de existencia, a la construcción de una senda técnica e institucional para llevar carne y leche colombianas a Europa, Estados Unidos y muchos otros mercados. Las banderas de la ciencia, la tecnología y la innovación; y de una ganadería rentable y respetuosa de la naturaleza, es la promesa de valor del futuro que inicia camino a sus próximos aniversarios.
 
Hace exactamente 55 años –el 13 de diciembre de 1963– se crea la Federación Colombiana de Ganaderos, FEDEGÁN.
 
Tal como ocurrió en esa fecha –que marcó un hito en la historia ganadera del país en donde luego de muchos intentos y frustraciones se consolidó una institucionalidad fuerte con el propósito de erradicar la fiebre aftosa y de ensamblar las bases para desarrollar el sector–, el aniversario número 55 reviste una connotación especial, porque se ha fortalecido la unidad gremial, y a la par, con el regreso a Fedegán de la administración de la cuota parafiscal ganadera, se habilitan opciones para enfrentar la necesaria reingeniería para recuperar el estatus de “país libre con vacunación”, y los nuevos desafíos que le impone al sector un mundo globalizado pero segmentado por los diferentes Tratados y Acuerdos de libre comercio, siempre con la mira puesta en la conquista de mercados internacionales de la carne y la leche.
 
El derrotero seguido por el gremio cúpula de la ganadería colombiana siempre se ha mantenido. Las vicisitudes que le han rodeado desde su nacimiento hasta llegar a la inimaginable férula gubernamental por no consentir sus procedimientos relativos al cómo obtener la paz, no la hicieron perder su norte.
 
Dicho derrotero descansa en la representación legítima de todos los productores pecuarios, bajo el marco de la responsabilidad, idoneidad y transparencia. Esa es la estructura que ha soportado los logros obtenidos por Fedegán en desarrollo de sus actividades con o sin recursos de la cuota parafiscal de la carne y la leche. –Y a propósito de la paz, los ganaderos siempre han abrigado la bandera de la paz por un principio elemental: porque son beneficiarios de la misma–.
 
Subyace a estos criterios, valores intangibles de gran magnitud, como la credibilidad, la confianza y la legitimidad. Es la reputabilidad ganada gracias al tesón y a la constancia que desde siempre ha revestido su trabajo con los ganaderos. Valores que se hicieron evidentes desde cuando el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), asumió el 4 de enero de 2016 el manejo de los recursos parafiscales de la ganadería y la endosó a una entidad financiera con escasa experiencia en el sector productivo real.
 
A estas páginas de CONtexto ganadero llegaron –y continúan llegando– muchos reconocimientos de productores que piden que dicho recurso sea administrado por Fedegán porque encontraron que el sector había perdido su norte y se limitó a cumplir una tarea que a la postre arrojó mayores pérdidas y devolvió el tema de la lucha contra la fiebre aftosa prácticamente al punto cero, además que habían perdido muchos beneficios.
 
Desde 1993, cuando por Ley (089 del 10 de diciembre de 1983), el Estado le asignó a Fedegán la administración y recaudo final de las cuotas de fomento ganadero y lechero, hasta el 29 de diciembre de 2015, cuando el MADR, determinó quitarle esta potestad, Fedegán logró darle un impulso a la ganadería con muchas actividades y cuyo logro principal fue el haberle cumplido al país, en 2009, de tener el sello de “país libre de fiebre aftosa con vacunación”.
 
Para llegar allí indujo un cambio de cultura sanitaria en el país. Con un rigor técnico y una gerencia de alto impacto, el ganadero se concientizó de la importancia de la vacunación. Tarea que fue posible con el acompañamiento del ICA, y cuyos efectos –por inercia de la tarea realizada por Fedegán–, se extendieron hasta mediados de 2017, cuando el gobierno de turno tuvo que reconocer el reingreso de la temible enfermedad a Colombia. No fue un secreto que la institucionalidad oficial fue desbordada por el contrabando y por la pérdida de controles. Fue un periodo de relajamiento institucional que tiró por la borda una inversión superior al billón de pesos de los ganaderos.
 
Cambio que logró Fedegán con un cuidadoso examen del estado del arte. El Pega 2019 –publicado en 2006– fue la bitácora ordenada, en el que a través de lo que se denominó el templo estratégico de la ganadería colombiana, se avanzó en la competitividad del sector soportada en seis pilares: focalización y regionalización; Sistema nacional de salud animal e inocuidad; empresarización y productividad; cadenas productivas y trazabilidad; fomento y promoción de la demanda y el consumo; y el modelo exportador.
 
Muchas iniciativas ayudaron a cumplir esos objetivos. Algunas con mayor profundidad según el sentir en los ganaderos, como la capacitación o las bodegas de alimentos para el ganado que ayudó a que muchas unidades productivas lograran subsistirá en épocas críticas, p los círculos de excelencia, los Asistegán y los Centros tecnológicos – Tecnigán, por nombrar unos pocos.
 
También se registró dos cambios fundamentales sobre lo que hoy está orientando la ganadería de todo el mundo: avanzar hacia una ganadería sostenible (económica, ambiental y socialmente), basada en una nueva relación con los recursos naturales y en la Buenas Prácticas Ganaderas, que son temas sobre el cual hoy el mundo espera que se reenfoquen las ganaderías.
 
Y, de otra parte, por el fortalecimiento de la investigación. En ese campo la gerencia técnica de Fedegán produjo una serie de investigaciones relacionadas con modelos productivos, la extensión, y la asistencia técnica, en el cual ocupó gran atención los temas relacionados con la alimentación y la nutrición, la salud animal; la dinámica poblacional con la monta estacional, así como las investigaciones económicas en las que se logró establecer realmente los costos de producción, los indicadores productivos y económicos por región y por orientación productiva del hato ganadero, y por la producción de indicadores y estadísticas como la producción nacional y regional de leche en compañía con el DANE, los modelos de gestión y transferencia de conocimiento o la regionalización de la producción con base en la alimentación para reducir gases de efecto invernadero, o la Ruta de industria cárnica bovina financiada por el MADR. Fueron muchos insumos para desarrollar una política pública que fueron desechados por los ministros de turno
 
Capítulo especial merece el proyecto Ganadería Colombiana Sostenible, cuya ejecución ha logrado cumplir el objetivo propuesto de promover la adopción de sistemas de producción Silvopastoriles amigables con el medio ambiente, para mejorar la gestión de recursos naturales, incrementar la prestación de servicios ambientales (biodiversidad, suelo, agua y retención de carbono), elevar la productividad en las fincas participantes y la reducción de la pobreza.
 
Hoy este proyecto muestra importantes avances en la implementación de sistemas Silvopastoriles en productividad y eficiencia (carga animal; productividad en leche; calidad de leche; y costos de producción e ingresos).
 
Son investigaciones y proyectos que tienen reconocimiento internacional.
 
Fedegán… ¡Siempre!
 
Ese apretado resumen –que peca por dejar por fuera muchas iniciativas y logros– junto con las tareas y acciones emprendidas por Fedegán cuando no operó la cuota de fomento ganadero y lechero, es decir desde enero de 2016 hasta la fecha, confirman la permanencia y la consigna de confianza y futuro, que fue proclamada por el presidente ejecutivo de Fedegán, José Félix Lafaurie Rivera, en el 36º Congreso Nacional de Ganaderos,
 
Pese a esa discontinuidad que produjo la determinación del MADR de quitarle la administración del Fondo Nacional del Ganado a Fedegán, en estos tres últimos años esta entidad ha mantenido intacta su capacidad de servicio a los ganaderos.
 
Sobresale entre esas acciones, la Unidad de Gestión de Recursos y Operación de Proyectos – UGROP, creada por la Junta Directiva de la Federación, el 14 de julio de 2016.
 
La misión de la unidad consiste en “contribuir al fortalecimiento de la base gremial de Fedegán, a través de la formulación y operación de proyectos que movilicen recursos de diversas fuentes, permitiendo mejorar la productividad, rentabilidad y sostenibilidad del sector ganadero colombiano”.
 
Entre los resultados más relevantes de la unidad a lo largo de sus dos (2) años de operación, además de mantener activa la imagen de FEDEGÁN como el gremio cúpula del sector, es el reconocimiento nacional e internacional de su capacidad para diseñar y operar programas y proyectos, dirigidos a mejorar las condiciones de vida de los ganaderos.
 
Una primera iniciativa está relacionada con la agregación de valor, por parte del equipo técnico de la Federación, a los proyectos de Ciencia, Tecnología e Innovación diseñados y operados hasta 2015 por FEDEGÁN-Fondo Nacional del Ganado, específicamente en los siguientes temas:
 
  • Incorporación de la metodología de Gestión del Conocimiento en el programa de extensión ganadera Asistegán.
  • Diseño del programa Zonas Ganaderas Competitivas, que incluye la operación de acciones complementarias, fortaleciendo los procesos de innovación y transferencia de tecnología en un territorio específico.
  • Ganadería colombiana: Hoja de ruta 2018-2022. Documento que fue entregado al presidente de la República, Iván Duque y al ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Andrés Valencia, quienes han mostrado un especial interés por recuperar la economía ganadera y llevarla al objetivo de convertirla en un renglón de exportación, con generación de divisas importante para el país, contribuyendo a la diversificación de la canasta de exportables. (Lea: Ganadería Colombiana: Hoja de Ruta 2018 – 2022)
 
Hacia el futuro inmediato, el gran reto de Fedegán como entidad gremial, además de avanzar lo perdido en el campo de la fiebre aftosa y en recuperar los mercados internacionales perdidos por la misma causa, es retomar temas como la trazabilidad, el Sistema de Inspección, Vigilancia y Control para que funcione, y llevar carne y leche colombianas a Europa, Estados Unidos y muchos otros mercados.
 
Como indicara Lafaurie Rivera en el pasado Congreso Nacional de Ganadero, Fedegán mantendrá levantadas las banderas de la ciencia, la tecnología y la innovación como factores de cambio, y de una ganadería rentable y respetuosa de la naturaleza. “Porque ese es el futuro”.