Nuevo pacto por el crecimiento del sector lechero debe incluir más compromisos de la industria

Por: 
CONtexto ganadero
18 de Septiembre 2020
compartir
Colombia, leche, consumo, pacto por el crecimiento del sector lechero, pacto sector lechero 2020, ganaderos, industriales, Estado, fomento al consumo de leche en estratos de bajos recursos, generación de empleo, Vicepresidencia de la República, fedegan, Analac, ICA, sanidad e inocuidad, Fondo Nacional del Ganado (FNG), coronavirus, coronavirus Colombia, COVID-19, cuarentena, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
El nuevo Pacto por el Crecimiento Económico del sector lechero no solo debe comprometer al productor sino a todos los eslabones de la cadena. Foto: fmspacio.com

Un año después de la firma del primer Pacto por el Crecimiento Económico y Generación de Empleo del sector lechero, hay avances en el fortalecimiento de la cadena, pero todavía falta atender problemas estructurales tanto al eslabón primario como de las industrias procesadoras.

 

En septiembre del año pasado, representantes del gobierno nacional e integrantes del sector lechero del país firmaron el Pacto emprendido por Vicepresidencia, que incluyó compromisos de los sectores público y del privado (industria y productores).

 

De parte del Ejecutivo, firmaron la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, los Ministerios de Agricultura y Comercio, el ICA, Invima y otras entidades públicas. (Lea: 8 años del TLC con EE. UU.: 161 000 t de lácteos importadas, cero de carne exportadas)

 

Por parte de los privados, asistieron representantes de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), gremio cúpula de la ganadería en Colombia, y de Asoholstein, Analac, Fedecoleche, Asoleche, así como de las procesadoras Alpina, Alquería, Nestlé y El Recreo.

 

Para Óscar Cubillos Pedraza, jefe de Planeación y Estudios Económicos de Fedegán-FNG, se requieren mayores esfuerzos, empezando por no concentrar responsabilidades únicamente al eslabón primario, como es el aspecto sanitario y la erradicación de enfermedades.

 

Tiene que prestarse mayor atención a la ineficiencia de la industria, por ejemplo en fomentar aún más el consumo de leche, porque las procesadoras dijeron que ellas ya estaban haciendo campañas publicitarias”, afirmó. (Lea: Una Colombia lechera que se ahoga en importaciones)

 

A juicio del funcionario, la firma del nuevo pacto que se llevará a cabo en los próximos debería incluir otros eslabones de la cadena, como de la comercialización. Pero sin duda alguna, insistió en que hay que dejar atrás que “la culpa es de la vaca o del ganadero”.

 

Creo que todos los actores deben reconocer que la competitividad depende de todos. Por ejemplo, tenemos que hacer grandes esfuerzos en el consumo, porque a pesar de ser un gran productor de leche, la población no está tomando leche porque es costosa”, señaló.

 

Cubillos precisó que no existe una “cultura de la leche”, esto es, que la gran mayoría de colombianos, especialmente en estratos bajos, no consume quesos o yogures porque son productos caros y sus ingresos no son suficientes para optar por este tipo de alimentos.

 

“De otro lado, hay que diseñar unas políticas para saber qué debemos hacer con la leche según la estacionalidad. Cuando haya mucha leche, se debe procesarla y guardarla para sacarla cuando haya baja producción”, dijo. (Lea: Se firmó pacto por el crecimiento del sector lechero)

 

El objetivo de estas políticas debe conducir a frenar las altas importaciones de leche, que en el primer semestre del 2020 se acercaron a las 50 000 toneladas, una cifra sin precedentes. Esto pasa por formalizar el acopio y capturar el líquido que se comercializa de manera informal.

 

Por su parte, José Félix Lafaurie, presidente ejecutivo de Fedegán, explicó en un debate en la Cámara de Representantes que existen “dos Colombias”, una que le vende a las grandes procesadoras y otras en la que están los pequeños lecheros que no tienen cómo llegar a la industria.

 

Esa segunda “Colombia” está compuesta por ganaderos con menos de 20 cabezas y son los que reciben $600 por litro de leche y constituye a la mayoría de productores. Para contribuir a estos campesinos y fomentar el consumo, propuso la creación de un nuevo mecanismo.

 

El sector ganadero está dispuesto a contribuir en un fondo que permita sacar de la informalidad, al año, más de 400 millones de litros para que con leches subsidiadas vayan a esos sectores populares. Tanta leche como la que hoy fue importada y que equivale a más de 48 000 toneladas que corresponden a 492 millones de litros que se dejaron de comprar a miles de pequeños ganaderos”, sugirió.